Portada_ppl_25
Botones_open_access

LA CLASE

Tema del mes

José Luis Vázquez Luna


Open Access o acceso abierto

Una de las principales funciones que han tenido las bibliotecas desde hace muchos años, es apoyar a sus usuarios en la localización y recuperación de libros, artículos de revistas y otros materiales, que les ayuden a realizar una tarea o llevar a cabo alguna investigación. Para ello, utilizaban diversas herramientas como son: las bibliografías, los catálogos de otras bibliotecas, los índices y los convenios de préstamo interbibliotecario, establecidos entre diferentes unidades de información, para intercambiar documentos, todo esto con la finalidad de ayudar a satisfacer las necesidades de información de los alumnos, profesores o investigadores.

Esta tarea al igual que muchas otras se han visto trastocadas y modificadas por el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s) que han generado una revolución en prácticamente todos los aspecto de la vida del ser humano, pues no hay lugar donde volteemos, y no veamos la influencia de los avances tecnológicos.

Con la llegada de Internet esta actividad se modificó radicalmente e incluso algunas personas han llegado a pensar que la función de las bibliotecas tiende a desaparecer, sin embargo, este tema será analizado en otro momento, hoy lo que analizaremos es la cuestión de edición y publicación de información.

Anteriormente para que un investigador publicara algún trabajo, necesitaba enviarlo a una editorial para que evaluara el documento y decidiera si reunía los requisitos para ser incluido en algún número de la revista, esto llevaba mucho tiempo, y las posibilidades de dar a conocer sus hallazgos eran reducidas ya que existían relativamente pocas publicaciones reconocidas. Además para ser consultado, los propios investigadores o las unidades de información, debían pagar una suscripción a la revista y el costo era alto.

Este esquema tradicional de publicación, consulta y citación de trabajos, ha estado fundamentado en el prestigio de las revistas científicas y de los trabajos que en ellas aparecían, además de la reputación de las casas editoras que las publicaban, pues aportaban un valor agregado, garantizando la calidad de la investigaciones al ser revisadas por especialistas en la materia del estudio en cuestión, a través de un sistema de “revisión de pares”.

Otro punto a considerar era la calificación o valoración que se le daba a las revistas de acuerdo al número de veces que son citados los trabajos publicados en ellas (factor de impacto) esta medición es publicada en un índice desarrollado y administrado por la editorial Thomson Reuters en su base de datos Journal Citation Report.

Por todo lo anterior, se ha tenido la idea que solo la información publicada por empresas reconocidas en valiosa, que lo publicado en la red, carece de relevancia y validez, pues no hay un control sobre lo que se publica, sin embargo, han aparecido grupos preocupados por difundir información de calidad en la red la cual está avalada por especialistas y sigue básicamente el mismo proceso del material impreso, pero con la diferencia de ser libre y no tener costo para el usuario final.

En los años noventa se lanzo la iniciativa denominada Open Access Initiative, (OAI), promovida por la Open Society Foundation, que fue un proyecto con el cual, la comunidad científica pretende que los estudios científicos financiados con fondos públicos sean de libre acceso a la ciudadana, básicamente Inglaterra y la Unión Europea iniciaron con este movimiento y se ha extendido a prácticamente todo el mundo. Con esta iniciativa los usuarios tienen acceso al conocimiento sin tener que pagar, ni tener que entregar información personal (registrarse).

El término Open Acces o Acceso Abierto, es definido como la disponibilidad gratuita en la Internet pública, para que cualquier usuario, la pueda leer, descargar, distribuir, imprimir, con la posibilidad de buscar o enlazar todos los textos de estos artículos, recorrerlos para indexación exhaustiva, usarlos como datos para software, o utilizarlos para cualquier otro propósito legal, sin barreras financieras, legales o técnicas, distintas de la fundamental de ganar acceso a la propia Internet.

La persona que accede al documento no tiene que pagar por los documentos, sin embargo, no es del todo gratuita, pues existen dos modalidades para la publicación de los trabajos, la primera es conocida como “Acceso abierto vía dorada” en la cual los investigadores o las instituciones que las financian, pagan a las revista para que los artículos estén abiertos. Esta modalidad invita a las instituciones a crear publicaciones electrónicas que permitan a sus autores publicar en revistas bajo la modalidad de Access Open, aquí mayoritariamente las revistas mantienen los derechos de publicación, es decir los autores cargan las versiones previas o finales de sus trabajos, pero las editoriales deciden cuándo publicarlas. Algunas de las plataformas que se han desarrollado gracias a esta iniciativa son SciELO, Open Jounal, SystemS(OJK) entre otros.

La otra modalidad en “Acceso Abierto vía verde” la cual promueve el desarrollo de repositorios institucionales públicos, donde los autores almacenan sus artículos, esta vía tuvo un fuerte impacto cuando el Massachusetts Institute Technology (MIT) decide poner a disposición pública todo el acervo documental a través de su repositorio.

Si consideramos que uno de los objetivos que persiguen los investigadores es dar a conocer a un mayor número de personas sus trabajos, y mediante el Acceso Abierto lo pueden lograr, además de reducir el costo para los usuarios finales, esta es una alternativa muy atractiva, además se logra una mayor visibilidad, un mayor dinamismo en el proceso de investigación y disminuir la brecha de acceso a los países emergentes.

Respecto al factor de impacto de las revistas de Open Access, ya también se está generando un índice que mide su influencia en las nuevas investigaciones por lo que los académicos pueden estar tranquilos en ese sentido. La herramienta es el ISI Web Citation Index, el cual es un índice de citas de publicaciones académicas, con especial cobertura de los repositorios institucionales y especializados. Dentro de estos repositorios se encuentran informes técnicos, preprints, tesis, literatura gris, y otra tipología documental accesible en texto completo vía PDF u otro formato.

La iniciativa de Open Acces, derivada del uso de las Tecnologías de Información y Comunicación, ha modificado algunos de los conceptos en la percepción de la forma de publicar y difundir el conocimiento, y ha desmistificado la idea de que todo lo que se encuentra en la nube carece de valor. Las personas interesadas en la academia y la investigación, tienen hoy la oportunidad de contar con recursos de alta calidad para generar nuevo conocimiento y sentar un precedente en las nuevas generaciones.

Periódico Mural

LA CLASE

Usos múltiples

Orientación educativa

Deserciones

Tarea

Sala de Maestros

Benjamín Rojas: El maestro equivocado