Buscando_en_la_noche
Sala de Maestros

Cuentos en el muro

Alma Torices


Benjamín, el maestro equivocado; recordando a la flaca: ¿por las convicciones?

(Silbido)
—Ah, pinche profe bipolar (se asoma por la ventana) ¡Está abierto! (Entra, fuma, va a la cantina) ¡Cabrón, pareces albañil! Neta que tus ex’s se ganaron la santidad al aguantarte. ¿Cerveza, tinto, agua fría, té, café..? …Ah… ¿abrazo?

Abrazo largo.

—¡Ah!.. ven.
No sé cuándo fue la última vez que recordé a la flaca—Benjamín Rojas evoca y pretende recobrar, dejándose ir en el viaje de la memoria y la mirada en la lontananza del muro más lejano se su escritorio— un amor que no prosperó en años, según ella, porque yo no quise. La verdad es que era demasiado: ella pagaba renta con los cinco mil pesos que ganaba, tenía hijos aunque igual que yo no vivía con ellos, ella asumió el papel de proveedor y nunca entendí cómo pagaba el café, la entrada al teatro, la cerveza y el billar, tenía tiempo para leer, tenía esperanza y creo que era feliz. ¿Cómo no admirar a alguien que parece ser feliz ganando cinco mil pesos mensuales? Supongo que por eso me alejé. Era demasiado… como ella decía.

Esta flaca es esas personas que no olvidas, pero si no está, tampoco recuerdas. ¡Tanto en común! Y tanta la distancia: cuando yo iba por el arte —en la prepa— ella entró al magisterio y cuando a mí me ofrecieron la primera clase y decidí orgulloso seguir los pasos de mi abuelo y de mi padre, ella se reencontró con el arte alternativo desdeñando su basecita y después de perder a su primer hijo. ¿Cómo pudo embarazarse la ultra mujer independiente que juró nunca parir? Cuando la busqué fue porque no pude hacer mi vida en pareja, ni en el arte ni en la docencia. ¡Y me encuentro con una flaca recién embarazada que amamanta a otro! ¿Cómo? ¿Dónde quedan las convicciones?, ¿y los ideales?, ¿cómo puede uno decir sí y al tiempo militar el no? Ella si tenía convicciones: sólo buscaba ser feliz. Aunque se las arreglaba para meterse en líos, como ella, escandalosos.

Fueron años de caminos abiertos que se unían para dar cuenta de la ruta que mis incipientes convicciones llevaban. La flaca sin pudor cambiaba de metas como de pareja, de vida y de colonia. Eso es incongruente con una persona que dice tener metas claras, ser —como decía mi abuelo— de una pieza. Mi abuelo fue congruente… Mi padre fue congruente. Yo me creí congruente hasta que me divorcié. Es increíble cómo nos transformamos; el miedo y la privacidad violentadas por un invasor que es invadido, cuando la formula de Freire falla, pues bien un matrimonio podría ser la relación del educador-educando con un educando-educador. Me asumí congruente hasta que Ana me dijo “pendejo”, entonces modifiqué actitudes en la clase, cosa vana porque los años lo hacen a uno mañoso, y sí, el ejercicio docente volvió a la actividad; hallé en la literatura el medio para desahogar la neurosis de mis otros ‘yo’ y aprendí a vivir conmigo más a huevo que a voluntad, de repente me quedé solo anclado al cine, otra salida que compartí íntimamente con la flaca y que ella me había heredado como terapia anti soledad.

El cine es mejor que la vida. Dijo después de ver su película favorita La sociedad de los poetas muertos. No es que no supiera de cine, lo que pasaba es que muy en el fondo era una mujer que rayaba en lo cursi, quizá por eso nadie pudo con ella. Lo bueno para mí, es que siempre estaba esta flaca, a la hora que la buscara, ella estaba siempre para mí.

Bendita pantalla que puede envolver los sentidos, remover conciencias y aportar cultura general, pero ante todo, compañía, o sensación de compañía, como decía la flaca al apagar la pantalla precisamente cuando abría la puerta. Ahora que lo recuerdo, nunca pude ver qué veía mientras me esperaba. Seguro una del tipo de La sociedad de los poetas muertos que no acababa de salir de mi mente, bueno, no toda la película, sino una toma, la toma de noche, con el árbol a un costado y el joven colgado seguía en mí. ¿De verdad moría por una convicción?, ¿habré motivado algo así?, ¿habré sido el árbol de alguno? No te claves y mejor clávate acá, también eso decía la flaca.

La versatilidad para cambiar de gustos le ayudaba, de los tacos de longaniza a la espiritualidad yoga, del arte a la docencia, de la chamba independiente a la burocratización basificada. Mientras que para muchos eso es igual a falta de convicciones… ¡A la mierda con las convicciones! Si sólo quería ser feliz y para ello cogía con quien quería y vestía como se le antojaba, si ganaba cinco mil pesos y con eso le bastaba para sonreír y estar ahí —en paz, sin reclamos—, cuando yo sin más que mis pendejas convicciones de estabilidad llegaba destrozado a reencontrarme con mi esencia entre sus piernas. Siendo congruentes con la vida mutante, esta flaca mamó el dinamismo vivo de la ley natural sin pedos para acatar las leyes sociales y pagar la renta.

El aire sopló frío por la frente de Benjamín, un escalofrío lo hizo caer en cuenta que todavía estaba sobrio como para recordar el número de la flaca… será otra vez cuando lo recuerde… será otra vez que no la olvide. töal

Alma Torices
Profesora de teatro y estudiante del Diplomado en Educación Ambiental de la Unidad 095 de la Universidad Pedagógica Nacional.

Verónica Ethel Rocha. 14 de Noviembre de 2012 07:29

Alma, necesariamente debo compartir con Amir y Sara tu cuento-relato del acontecer cotidiano, frontal y justo en permanente conflicto con el deber ser y la tajante realidad.Tal vez puedan comprender quienes son sus profesores, sus padres y los adultos, tal vez despierte el interés por la escritura y la posibilidad de apropiarnos de un centímetro de palabras nacidas de nuestros trayectos. Un enorme abrazo.

René A.. 14 de Noviembre de 2012 12:49

Bonito maestra, muy cotidiano.

Sandra Veronica García Guarneros. 20 de Noviembre de 2012 02:09

Alma, me encanta tu relato, considero que tiene muchos cuestionamientos apreciables, las convicciones parecen movernos a cada momento desde el inconsciente, y las llevamos en el frenesí de lo cotidiano, como profesores nos preguntamos constantemente si lo que hacemos es lo mejor, y esta hecho de la forma más eficaz, en el discurso, pensamiento y acción, ¿cómo afecta eso a los alumnos con quienes interactuamos?, pero más aún, desde que parámetros se ha formado eso que nos convence sobre que nuestro quehacer es el correcto, cuales fibras internas se mueven y se proyectan en acciones pedagógicas que trastocan a los estudiantes. Felicidades y seguimos reflexionando al respecto.

Alma. 09 de Abril de 2013 11:48

Gracias Vero, René y San, tres compañeros de viajes distintos y todos convergentes en un aula. Gracias… animan sus líneas.

brandon Alejandro Camargo García. 10 de Abril de 2013 12:46

Hola maestra bueno pues ahora entiendo todos sus aportes hacia nuestra educación y nuestro conocimiento y nos enseña atravez de los libros del cine etc más sin encambio nunca nos habíamos encontrado bueno en mi caso, con la cruel realidad y el mundo que aveces no vemos, lindo relato y hasta luego

Benitez de la Mora Karla. 10 de Abril de 2013 19:05

Maestra,Buenas tardes, soy la niña “nueva” del 3°J.
Se me hizo muy interesante su escrito,y me gusta su forma de redactar.Suerte.

Melissa Vega. 14 de Abril de 2013 18:34

Hola maestra, pues primero que nada ese relato esta hermoso el crudo es real es sincero ES VERDADERO, esa Falca es toda una valiente, jeje me gusto mucho ese personaje, y si me permite, la quiero felicitar por estos 3 grandes años de ser mi maestra, no se yo la admiro mucho a usted, es una mujer que lucha por una maestria la mismo tiempo que sigue en su trabajo de docente, y que aunque su hija este lecionada usted no falta a sus clases, ademas porque me ah inculcado ahora una de mis grabes pasiones el TEATRO antes ni me gustaba ahora lo amo! gracias a usted, ademas que ah cambiado mis ideales en 3 años maestra, y pues felicidades por su relato es muy bonito me encanto, la quiero!

Geovanny Abel Osorio 3*J. 14 de Abril de 2013 20:35

¡Así es la realidad de hoy en día !
Pero… Lo que cuenta es de que una persona puede ser feliz sin excepción , sin convicciones!
Me encanto el escrito , me encantaría ver más de este tipo de estilos ¡Felicidades!
GeovannyA.

Alma. 15 de Abril de 2013 00:23

Hola Brandon, Karla y Osoro: nos vemos pronto.
Bella Meli, gracias por tus letras: crear un personaje sea en papel o en escena es un reto porque implica coherencia, jajaja, bueno, eso digo yo. Te comparto que este texto surge a partir de una tarea, los profes en la Maestría en Educación Ambiental nos facilitaron un libro llamado así (Benjamín Rojas, el maestro equivocado), la tarea primero fue leerlo completo, y luego nos comentaron cómo escribieron ese libro y nos invitaron a sumarnos a esa aventura llamada “Benjamín Rojas”, entonces me puse a escribir, jajaja, dándole congruencia al personaje, jajaja, y pues no, los comentarios fueron pocos (muy halagadores, por cierto)… el punto es que este es el primer texto de mi grupo que se publicó y pues yo… como pavo real, jajaja, no podía dejar de presumir, verdad. TQM Meli… nos vemos y gracias por tus lindas letras.

amairany acevedo sandoval. 15 de Abril de 2013 22:07

valla maestra un aplauso para usted la verdad la admiro la admiro usted por este escrito nos muetra como es nuestro mundo en verdad la realidad en la que vivimos hay maestra la verdad la felicito por su trabajo se merese un 10 en todo siga escribiendo ya la quiero ver escribiendo su libro eee ok no jaja pues que me queda mas que decir muchas felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ALMA VELAZQUES

Trejo Larios Jared Alexander 3 K. 15 de Abril de 2013 22:14

Hola profesora en este escrito usted si me puso mucho a pensar por que estas cosas verdaderamente pasan y la felicito por tan buen escrito!

jonathan rodriguez. 15 de Abril de 2013 22:15

muy bien maestra muy bien se merece mucho por este texto que nos ha compartido y por mostrarnos como es la realidad de verdad la admiro como no tiene idea quisiera ojala suba mas textos pues me encantan gracias por sus textos ¡usted muy bien ! jaja

luis angel avila moreno. 15 de Abril de 2013 22:47

ja pues ya entndi como se deve escribir una obra de teatro ja pues yo sigo utilizando los terminos narrativos ja y pues felizidades qese siga superando por que como used nos dice no hay que ser como los demas del monton albañiles o ams de casa usted rompio tod ese estereotipo que tenia usted es una de mis profesoras consentidas jajaja no importa que digan que es barba siempre hablan de uno jq y pues ay qe aceptar las criticas ja bueno pues ya le e dicho todo lo que siento y demustre que es maestra de la 104 y que somo buenasos en artes ja

Clara Garcia Lopez. 15 de Abril de 2013 23:01

Profesora!
Sin duda sus textos son demasiado buenos, y sobre todo reflexivos, Tener una maestra como usted fue Destino, ya nos hacia Falta alquien que nos abriera los ojos!

La quiero

Alma. 16 de Abril de 2013 10:36

Hola Amairani, Jared, onathan, L.A. Ávila y Clara, jajaja, gracias por sus letras, sobre todo por el tiempo que dedicaron para escribir. ♥

Agregar comentario