Creatividad_en_aula
Orientación educativa

Decisiones

José de Jesús González Almaguer
Norma Olivia Matus Hernández


La creatividad en el aula: aprendizaje para la vida

“La creatividad consiste en ver lo que todo el mundo ha visto y pensar lo que nadie más ha pensado”.
Jonathan Mildenhall

Comenzaremos el artículo con una historia, que tal vez algunos docentes ya han escuchado y tal vez (eso esperamos) algunos hayan modificado su práctica con ello.

“El Inspector visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó la atención: una maestra estaba atrincherada detrás de su escritorio, los alumnos estaban alborotados, se veía un gran desorden; el cuadro era caótico.

Decidió presentarse:

Disculpe, soy el Inspector… ¿Tiene algún problema?»

«Estoy abrumada señor, no sé qué hacer con estos chicos… No tengo láminas, no tengo libros, el ministerio no me manda material didáctico, no tengo recursos electrónicos, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles…»

El inspector que era un «Docente de Alma», vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:

“¿Qué es esto?”
“Un corcho señor «…gritaron los alumnos sorprendidos.

«Bien, ¿De dónde sale el corcho?».

«De la botella señor. Lo coloca una máquina…», «del alcornoque… de un árbol» … «de la madera…», respondían animosos los niños.

«¿Y qué se puede hacer con madera?», continuaba entusiasta el docente.

«¡Sillas…», «una mesa…», «un barco! «.

“Bien, tenemos un barco. ¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en la pizarra y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito?

Escriban a qué provincia argentina pertenece.

¿Y cuál es el otro puerto más cercano?

¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce esta región?

¿Alguien recuerda una canción de este lugar? Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:

«Señor nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas Gracias.»

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra. Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden

«Señorita… ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?”

“Sí señor, ¡Cómo olvidarme! Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho. ¿Dónde lo dejó?»” 1.

Cuando el maestro no tiene creatividad, nunca encontrará el corcho ni encauzará al alumno para que encuentre otros corchos en la vida

La creatividad no se aprende en un libro de texto, va más allá, es observar el medio que nos rodea y aprovechar al máximo los recursos con que se cuenta, y tener en mente un objetivo claro. Es trabajar en pos de un objetivo con expectativas planteadas, las cuáles deseamos que el alumno rebase.
El ideal de todo docente es educar para la vida, esperamos que el conocimiento adquirido en el aula dé respuesta a interrogantes de los alumnos en un futuro, que esté dotados de las herramientas necesarias para resolver un conflicto y cómo tomar decisiones creativas que le permitan crecer y transformar su vida y la de la sociedad.

“Afortunadamente, hoy en día los maestros queremos ser generadores de cambio, somos creadores activos en el aula, llevamos a cabo acciones que dejarán una impronta tanto a corto como a largo plazo y nos rodeamos de maestros fascinantes que nos invitan a ampliar el umbral de innovación que nos permiten aulas, familias o centros” 2.

Es importante distinguir entre creatividad e innovación. La creatividad es esa solución original ante un problema (ya sea viejo o nuevo), un chispazo de la mente, una inspiración improvisada, un acto de mejoría sobre la rutina ensayada. Sin embargo, esa creatividad puede ser solo una solución específica ante un problema, puede ser una respuesta ocasional ante algún error sistemático. Por el contrario, la innovación significa que hemos encontrado la manera de reproducir esa solución creativa para incorporarla a los procesos rutinarios. La innovación significa que hemos “industrializado” la solución creativa para que esté presente en el diseño y entrega del servicio. La innovación implica que la mejora no es solo una ocurrencia de una persona, sino que se ha logrado establecer un nuevo estándar de calidad que se encuentra regularizado en las actividades de la organización.

Un ejemplo real y sobre todo actual de la creatividad, es lo ocurrido en Cateura, Paraguay, en 2006, cuando Favio Chávez, un ingeniero ambiental aficionado a la música, llegó a esta población, que es un vertedero de basura, y sus habitantes hacen de ésta su medio de vida.

Diez años después, encabeza la Orquesta de Instrumentos Reciclados, una agrupación musical que incorpora en sus filas a generaciones de niños que viven en el basurero de Cateura. Sus instrumentos, muy particulares, están hechos con los desechos de este basurero, uno de los más grandes de Paraguay.

El documental Landfill Harmonic (https://youtu.be/4qF9rqcNiQQ), del director anglo-canadiense Graham Townsley, narra la fantástica historia de esta orquesta que, como lo cuenta su director Favio Chávez, convierte la basura en notas de música: “Cuando comencé a vivir de cerca la situación de las familias, me di cuenta de que muchos de los niños terminan trabajando en la basura, como lo hacen sus padres. Ahí surgió la idea de enseñar música a los hijos de los gancheros”.

El documental sigue los pasos de los niños y jóvenes de la comunidad en su aprendizaje de la música con instrumentos reciclados creados por un carpintero de Cateura. Su creatividad permitió construir violines, chelos y percusiones únicamente a partir de objetos sacados del basurero.

Con su cámara de video, el documentalista Graham Townsley narra las dificultades que enfrentan las familias de Cateura, tanto de orden económico como personal. Pero la película permite darse cuenta de las oportunidades que representa la música para los jóvenes de este pueblo pobre de Paraguay, como cuando descubren el mar al viajar a Río de Janeiro para tocar por primera vez fuera del país.

“Creo que conmueve a la gente porque es inspirador”, explica el cineasta Graham Townsley desde Washington. “Demuestra qué se puede hacer, cuánto se puede hacer, con cuán poco. Aquí están estos chicos que viven en la miseria total, en un basurero en Asunción, y con esa simple idea de hacer una orquesta hecha de basura, muestra cómo se puede de las cosas más feas hacer las cosas más bellas. Tocar Mozart con basura, sin realmente saber qué estaban haciendo… Yo creo que descubrieron una metáfora tan fuerte y profunda, que toca a todo el mundo”3.

Nuestro deseo como docentes es que nuestros alumnos no se conviertan únicamente en reproductores de conocimiento, sino que sean capaces de utilizar su creatividad para transformar los saberes movilizados y lo apliquen en su vida, para así cumplir con el pilar de Enseñar para la vida: “ofrecer a los ciudadanos las herramientas necesarias para que puedan integrarse de forma activa y constructiva dentro de los distintos escenarios sociales”4.

Sin embargo, la Orquesta de Instrumentos Reciclados no puede ser solo un acto de creatividad. La sociedad actual requiere encontrar en esas soluciones la oportunidad de generar la innovación que transforme la manera en que vivimos. Debemos identificar la ocasión de reproducir este fenómeno y obtener opciones establecidas que se presenten como un horizonte de posibilidades para grupos de personas vulnerables. Estamos ante la posibilidad de innovar en la sociedad global con mecanismo financieros, educativos, culturales y comunitarios para que otras personas talentosas transiten por caminos que resuelvan la marginación económica y fomente la riqueza sociocultural para dar voz a quienes tienen una cosmovisión diferente.

La humanidad se enriquece cuando encuentra nuevos cantos, nuevas expresiones, nuevas emociones. Lo mejor de esta opción es que, al abrir nuevas rutas para el desarrollo cultural de la humanidad entera, estaremos trabajando por un mundo donde la creatividad florece y sabemos muy bien que los espíritus creativos, cuando se encuentran, siempre descubren nuevas formas de establecer un diálogo fecundo.

Notas
1. El corcho pedagógico; Ruiz, Pablo en: https://www.alaya.es/2019/02/20/el-corcho-pedagogico/

2. El corcho pedagógico; Ruíz, Pablo en: https://www.alaya.es/2019/02/20/el-corcho-pedagogico/

3. En https://www.rfi.fr/es/cultura/20161122-la-historia-de-la-orquesta-del-vertedero-de-cateura

4. En https://www.grupo-sm.com/es/post/aprender-para-la-vida

José de Jesús González Almaguer
Coordinador de Educación Continua de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Docente de la Universidad Anáhuac Mayab, del Colegio de Imagen Pública y de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 095. Ha realizado intervenciones como consultor y brindado capacitación tanto en el sector privado como público y el tercer sector. Su trabajo profesional le ha llevado a recibir distinciones internacionales como el Premio Galardón ECO (Estratega de Comunicación) y el Premio Gold Quill, otorgado por la International Association of Business Communicators (IABC). Ha sido Presidente de la Asociación Mexicana de Comunicadores Organizacionales (AMCO) y ha participado en once libros especializados en español y uno en inglés. Lic. En Periodismo y Comunicación Colectiva, Maestría en Educación, estudios de Maestría en Comunicación Institucional, Especialista en Valores, estudios doctorales en Humanidades y estudios doctorales en Innovación y Responsabilidad Social.

Norma Olivia Matus Hernández
Profesora de UPN. Diplomada en Mediación lectora (UAM). Licenciada en Administración (UAM). Docente de primaria por 20 años (ENM).

Agregar comentario