Tregua_de_un_llanto
Tarea

Poesía coral

José de Jesús González Almaguer


Tregua de un llanto

He prendido una vela en el corazón del día
Para alumbrar mis sueños
Porque tras las puertas nocturnas se oye el murmullo
De un llanto ácido que nace en las calles.

Lágrimas/ Sal/ Maquillaje
¿Alguna mujer ha perseguido con sus ojos
el nuevo orden forjado por este ácido llanto?
Imágenes que desbordan el puño que las atrapa.

Hay cantos que asaltan mi hogar:
Cobijados por una juventud en reposo,
desprecian las sombras que ilustran los muros
y le dan la espalda a la noche.

Es preciso concebir la invención
De una mínima luz infantil.
Alejarse de toda herencia,
Crear un pendón bordado con luciérnagas.

La prisión de la angustia parece erguirse
y han de perderse aquellos que la sitian
ilustrados, audaces, estrategas,
lo mismo que un ángel caído.

Textos, sentencias y citas
pulverizan los hilos del iris
que caen al paso de las mulas de noria:
crean una alfombra cromática, al podar las palabras.

El deseo tenderá el puente
una mueca presagiará el torpe encuentro…
los demás pueden esperar afuera,
nacerá una flor que ningún cuchillo segará.

Hay teatros que nunca representan,
espectadores desgastados de aplausos.
Actores sin brío aguardan el infierno
De un telón que nunca se precipita.

Una mano persigna y la otra cruza los dedos
una cama flota en un estanque embravecido.
La numeralia pretende que guarda un arcón de secretos.
Los escrutadores la han abandonado porque no reciben pago

De un tiempo a este día, no me rinde el sueño.
Escucho sonidos aprisionados por una mordaza
no importa si es de satín o de seda,
Son arco iris aprehendidos por faltas a la moral.

Puedes cubrir mis ojos y mis oídos,
la humedad de tu cercanía
delatará el mar de tu risa
que navegará en cinco sentidos.

Algunas damas sonríen y piden acariciar al jorobado.
Algunos caballeros buscan la línea rosa mítica.
El cielo se convierte en estampa de un gran lago,
la locura invade a una estrella,
la pasión se revela como satélite,
una caricia se desdobla como plumaje.

Bruñir, robustecer, templar,
Habitar, abastecer, verter y revestir
las ensoñaciones que nos faltaron
desde siempre, desde que escapamos de la fantasía.

Ante la luz de la linterna creemos recordar el camino
nos hemos adentrado en la vejez y la soledad
cosechamos óleos, caobas, óxidos.
Estas lágrimas son un cálculo de dolor y nostalgia.

Se consume ya el cabo de vela
El olor del pabilo quemado inunda el sueño.
Me pierdo en la feracidad de tu cuerpo
Soy cuerda vibrante en tu rasgueo furioso.

Distingámonos. Antes de abordar los dédalos de la piel,
escarchados de ansiedad, deseo y sudor,
descubriremos el secreto de una lágrima sin sal,
de la tregua de un llanto ácido.

José de Jesús González Almaguer
Coordinador de Educación Continua de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Docente de la Universidad Anáhuac Mayab, del Colegio de Imagen Pública y de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 095. Ha realizado intervenciones como consultor y brindado capacitación tanto en el sector privado como público y el tercer sector. Su trabajo profesional le ha llevado a recibir distinciones internacionales como el Premio Galardón ECO (Estratega de Comunicación) y el Premio Gold Quill, otorgado por la International Association of Business Communicators (IABC). Ha sido Presidente de la Asociación Mexicana de Comunicadores Organizacionales (AMCO) y ha participado en once libros especializados en español y uno en inglés. Lic. En Periodismo y Comunicación Colectiva, Maestría en Educación, estudios de Maestría en Comunicación Institucional, Especialista en Valores, estudios doctorales en Humanidades y estudios doctorales en Innovación y Responsabilidad Social.

Agregar comentario