7230_slajov_zizek
LA CLASE

Tema del mes

Slavoj Žižek


¿Qué película estamos viendo ahora en la vida real?

A menudo escuchamos que lo que estamos pasando ahora es un caso de la vida real, de esos que estábamos acostumbrados a ver en las distopías de Hollywood. ¿Entonces qué tipo de películas estamos viendo ahora en la vida real?

Cuando recibí el mensaje de muchos amigos estadounidenses sobre las tiendas de armas y cómo habían vendido totalmente su mercancía, incluso más rápido que las farmacias, traté de imaginar el razonamiento de los compradores: probablemente se imaginaban a sí mismos como un grupo de personas aisladas de forma segura en su casa, bien abastecida, y defendiéndose contra una multitud infectada y hambrienta, como en las películas del ataque de los muertos vivientes… (También se puede imaginar una versión menos caótica de este escenario: las élites sobrevivirán en sus áreas apartadas, como en la película 2012 de Roland Emmerich, donde un par de miles sobreviven por un precio de admisión de mil millones de dólares por persona…).

Otro escenario en la misma línea catastrófica vino a mi mente cuando leí la siguiente noticia: “Se insta a los Estados con pena de muerte a liberar medicamentos almacenados para pacientes con Covid-19. Los principales expertos en salud firman una carta asegurando que los medicamentos muy necesarios utilizados en inyecciones letales ‘podrían salvar la vida de cientos’ ”. Inmediatamente entendí que el punto es aliviar el dolor de los pacientes, no matarlos. Pero por una fracción de segundo recordé la distópica Soylent Green (1973), que tiene lugar en una tierra superpoblada post-apocalíptica, y donde los viejos ciudadanos disgustados con la vida en un mundo tan degradado tienen la opción de “regresar al hogar de Dios”: en una clínica del gobierno, se sientan cómodamente y, mientras observan escenas de naturaleza prístina, se les duerme gradual e indoloramente… Cuando algunos conservadores estadounidenses propusieron que se sacrificará la vida de los mayores de 70 años para que la economía funcione y salve el estilo de vida estadounidense, ¿la opción presentada en la película no sería una forma “humana” de hacerlo? Pero todavía no estamos allí.

Cuando el coronavirus comenzó a extenderse, la idea predominante era que se trata de una breve pesadilla que pasará con el clima cada vez más cálido en la primavera: la repetición de la película aquí fue la de un breve ataque (terremoto, tornado…) cuya función es hacernos apreciar en qué sociedad tan agradable vivimos. (Una subespecie de esta versión es la historia de los científicos que salvan a la humanidad en el último minuto al inventar la cura (vacuna) exitosa contra un contagio, la esperanza secreta de la mayoría de nosotros hoy).
Ahora que nos vemos obligados a admitir que las epidemias permanecerán con nosotros por algún tiempo, al menos, y cambiarán profundamente toda nuestra vida, está surgiendo otro escenario de película aquí y allá: una utopía enmascarada como distopía. Recordemos The Postman, de Kevin Costner, un mega-fracaso postapocalíptico de 1997, ambientado en 2013, quince años después de que un evento apocalíptico no especificado dejó un gran impacto en la civilización humana y borró la mayoría de la tecnología. Sigue la historia de un vagabundo nómada sin nombre que tropieza con el uniforme de un antiguo cartero del Servicio Postal de los Estados Unidos y comienza a distribuir correos entre aldeas dispersas, pretendiendo actuar en nombre de los “Estados Unidos de América Restaurados”; otros comienzan a imitarlo y, gradualmente, a través de este juego, la red institucional básica de los Estados Unidos emerge nuevamente… La utopía que surge después del punto cero de destrucción apocalíptica es la misma que tenemos ahora en Estados Unidos, recién purificado de sus excesos posmodernos, una sociedad modesta en la que los valores básicos de nuestra vida se reafirman por completo.

Todos estos escenarios fallan en lo realmente extraño de las epidemias de coronavirus, su carácter no apocalíptico: no es ni un apocalipsis en el sentido habitual de la destrucción total de nuestro mundo, y mucho menos un apocalipsis en el sentido original de la revelación de alguna verdad hasta ahora oculta. Sí, nuestro mundo se está desmoronando, pero este proceso de desmoronamiento simplemente continúa sin un final a la vista. Cuando el número de infectados y muertos aumenta, nuestros medios especulan cuán lejos estamos de su punto más alto, ¿ya estamos allí?, ¿será en una o dos semanas? Ansiosamente, todos ponemos atención al pico de las epidemias, como si este pico fuera seguido por un regreso gradual a la normalidad, pero la crisis simplemente se prolonga. Tal vez, deberíamos reunir el coraje y aceptar que permaneceremos en un mundo viral amenazado por epidemias y disturbios ambientales. Tal vez, incluso si se descubre la vacuna contra el virus, seguiremos viviendo bajo la amenaza de otra epidemia o catástrofe ecológica. Ahora estamos despertando del sueño de que las epidemias se evaporarán en el calor del verano, y no hay un plan de salida claro a largo plazo, el único debate es cómo debilitar gradualmente las medidas de encierro. Cuando eventualmente las epidemias retrocedan, estaremos demasiado cansados y exhaustos para sentirnos complacidos… ¿Qué escenario implica esto? Las siguientes líneas aparecieron a principios de abril en un gran diario británico, describiendo una posible historia:

“Las reformas radicales, que revierten la dirección política prevaleciente de las últimas cuatro décadas, tendrán que ponerse sobre la mesa. Los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía. Deben ver los servicios públicos como inversiones en lugar de pasivos, y buscar formas de hacer que los mercados laborales sean menos inseguros. La redistribución volverá a estar en la agenda; los privilegios de los ancianos y ricos en cuestión. Las políticas hasta hace poco consideradas excéntricas, como los impuestos básicos sobre la renta y la riqueza, tendrán que estar en la fórmula”.

¿Es esto una repetición del Manifiesto Laborista Británico? No, es un pasaje de un editorial del Financial Times. En la misma línea, Bill Gates pide un “enfoque global” para combatir la enfermedad y advierte que, si se deja que el virus se propague a través de las naciones en desarrollo sin obstáculos, se recuperará y golpeará a las naciones más ricas en oleadas posteriores. “Incluso si las naciones ricas logran frenar la enfermedad en los próximos meses, el Covid-19 podría regresar si la pandemia sigue siendo lo suficientemente grave en otros lugares. Es probable que sólo sea cuestión de tiempo antes de que una parte del planeta vuelva a infectar a otra. Creo firmemente en el capitalismo, pero algunos mercados simplemente no funcionan correctamente en una pandemia, y el mercado de suministros para salvar vidas es un ejemplo obvio".

Por agradables que sean, estas predicciones y propuestas son demasiado modestas: se exigirá mucho más. En cierto nivel básico, simplemente deberíamos pasar por alto la lógica de la rentabilidad y comenzar a pensar en términos de la capacidad de una sociedad de movilizar sus recursos para continuar funcionando. Tenemos suficientes recursos, la tarea es asignarlos directamente, fuera de la lógica del mercado. Cuidado de la salud, ecología global, producción y distribución de alimentos, suministro de agua y electricidad, buen funcionamiento de internet y teléfono, esto debería permanecer, todas las demás cosas son secundarias.

Lo que esto implica es también el deber y el derecho de un Estado de movilizar a las personas.

Slavoj Žižek
Filósofo esloveno y director internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades de la Universidad de Londres

Agregar comentario