7219_ni%c3%b1os_con_cubrebocas
LA CLASE

Tema del mes

Edna Marcela Barrios Gómez


MODO “Supervivencia Escolar” en tiempo de Contingencia

En el tiempo en el que nos ubicamos hoy, bajo la contingencia del COVID-19, muchos hemos tenido que permanecer en casa trabajando y teniendo la tarea de cuidar y entretener a los hijos; en medio de la pandemia, en muchas partes del mundo las escuelas han tratado de seguir con normalidad; con clases en línea, tareas, exámenes, actividades, videos, visitas virtuales a museos, etc., y no está mal tratar de mantener la rutina, pero ¿debemos seguir como si no pasara nada?, ¿todos tenemos la posibilidad de acceder a clases en línea?¿todos contamos con internet en casa, o datos en el celular?; muchas familias optaron por irse a su pueblo donde no tienen conectividad. Tomando en cuenta estas circunstancias ¿cómo podemos esperar que las escuelas y los estudiantes sigan con normalidad?.

Que los alumnos estén fuera de la escuela ha generado una reacción de los sistemas escolares buscando eficiencia utilizando la tecnología, pero ¿se ha capacitado a los docentes para el uso de plataformas educativas? ¿existe el apoyo por parte del sistema o institución para que la comunidad escolar tenga los medios y herramientas necesarias para estar conectados y poder participar en las clases en línea? Se pretende dar continuidad a una normalidad que está tambaleando.

La comunidad educativa vive una revolución en medio de la epidemia de Coronavirus. Alumnos con tareas interminables, padres haciendo malabares para ayudar a sus hijos, docentes sobrepasados de trabajo, plataformas virtuales desbordadas, escuelas públicas que tienen muchas carencias; familias que no cuentan con internet ni datos en su celular, estudiantes de educación básica que no cuentan con computadoras en sus casas, familias de bajos recursos que han decido regresar a sus pueblos donde la conectividad es inaccesible y escuelas particulares temerosas de perder su ingreso; se conjugan en un todo que parece al borde de la explosión.

Estamos en una situación absolutamente disruptiva y sin antecedentes en el mundo. Nunca hubo tantos alumnos afuera de la escuela como en este momento, según datos de la UNESCO (2020) mas del 90% de los estudiantes no asiste a clase. Para algunos ha requerido un gran esfuerzo. Aunque hay instituciones que tienen sistemas bien implementados, la mayoría no estaba preparada para algo de este tipo y hubo que apelar a los recursos hogareños. Así, la organización de los horarios ha sido “el tema”.

Los inconvenientes de las clases en línea cambian según los sectores. En las escuelas de alto poder adquisitivo hay muchas presiones de las autoridades y de los padres para que los maestros dejen tareas. En muchas escuelas, a partir de los reclamos de los padres para que bajen el precio de la cuota, las autoridades comenzaron a presionar a los docentes para que mantengan a los alumnos en actividad constante.

En los contextos medio y medio bajo; es aun más complejo puesto que en muchas casas hay adultos que no saben cómo hacer para ajustar el tiempo y el espacio que necesitan en el trabajo, el que necesitan con sus hijos, y el tiempo de convivencia familiar, que también es importante. Estamos atravesando una situación muy especial a partir de la pandemia que nos angustia a todos. A los docentes, a los padres y a los estudiantes. No es posible poder cumplir con el programa escolar como si todos estuviésemos en condiciones habituales.

Las quejas que leemos en redes sociales pasan por las dificultades para trabajar y cuidar a los hijos en casa, más que por lo que van a dejar de aprender por no asistir a la escuela. Los adultos deben solucionar qué hacer con los niños y niñas que normalmente entre las 8 y las 12:30 hrs. están en la escuela pública o como en las particulares se extiende el horario hasta las 14:00 o 15:00 hrs. Dependiendo de la institución.

Por eso, entre quienes han tenido que adaptarse a este modo de trabajo hay temas recurrentes. Uno de ellos es que definitivamente se trabaja más, hay una conexión que agobia y que incluso puede llegar a ser tiempo completo de trabajo en casa. El horario laboral ya no es de lunes a viernes de 8 a 17 hrs., en mi caso estoy todo el día con el teléfono y con el correo, los jefes escriben a toda hora y obligan a estar conectado; no hay duda que el horario que se dedica en casa al trabajo es mayor al que se da en el espacio laboral.

Nuestro manejo de la tecnología es todavía incipiente a nivel de población general, en este período hemos encontrado limitaciones por nuestro insuficiente entrenamiento en el trabajo informático, hay quienes no encuentran cómo resolver problemas digitales, pero el escenario de la pandemia ha desnudado un problema que ya existía: “Protestas y solicitudes por lograr jornadas laborales de ocho horas”, desde hace años estas se extienden cada vez más. Al estar en la casa la jornada laboral está atravesando por cuestiones domésticas y hay quienes consideran que se pueden conectar a internet a cualquier hora; además el acompañamiento a las actividades escolares de los hijos y adaptarse a los horarios en que las tiendas están abiertas; como consecuencia termina el día más cansado y con el estrés de haber estado todo el tiempo vinculado al trabajo.

Muchos docentes refieren que las actividades virtuales llevan mucho más tiempo de preparación que las presenciales. No es lo mismo usar recursos virtuales como apoyo al trabajo en el aula que planificar la educación a distancia, porque tienen lógicas que son distintas. Nos encontramos con docentes que reciben consultas las 24 horas, cualquier día de la semana; un aspecto importante es que los recursos debe aportarlos el docente; electricidad, conexión a internet y aparatos como teléfono o computadora corren por su cuenta. Los costos que esto implica se suma que muchas veces no son los mismos que hay en la escuela y por ello la labor resulta complicada o más extensa; tener que responder a demandas todo el tiempo no es inofensivo; toda la situación genera estrés y ansiedad que en muchos casos se manifiestan orgánicamente con alteración del sueño o problemas de salud.

El estrés a largo plazo puede ocasionar problemas de salud graves. Las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar síntomas de estrés, entre ellos dolores de cabeza y malestar estomacal. Además, las mujeres son más propensas a padecer afecciones de salud mental que empeoran con el estrés, como la depresión o la ansiedad según Hammen, Kim, Eberhart y Brenne, (2009: 718–723).

El aprendizaje requiere del debate entre los estudiantes, la formulación de conjeturas y la validación y eso hace que las propuestas de aprendizaje a distancia sean limitadas para ayudar a construir un razonamiento. Utilizar recursos virtuales como apoyo educativo al trabajo en el aula es completamente distinto a planificar la educación a distancia; A muchos se les complica enviar las tareas y lo hacen a veces a la madrugada, hay quienes sólo pueden conectarse por la noche; por eso también les cuesta cumplir con horarios y fechas de entrega de actividades.

La forma de sobrellevar este momento requiere mucha calma, serenidad y reflexión sobre lo que nos enseña esta situación. Yo trabajo en una escuela primaria pública que empezó a elaborar propuestas de educación a distancia; estamos en el proceso, pero nos hemos encontrado con muchas dificultades para que nuestros estudiantes puedan adaptarse ha este nuevo ritmo de trabajo puesto que las limitaciones de equipo y conectividad es un limitante para lograr el propósito de la educación. No le podemos sumar más angustia a la situación.

Las Tecnologías de la información y la comunicación TIC traerían un acceso igualitario al saber. Lo que se ve en todo el mundo en estos días es que el paso a la virtualidad profundizó las diferencias sociales. Se puede ver en los problemas y en las propuestas. En las escuelas con alumnos de alto poder adquisitivo hubo propuestas de clases como videos online, ese tipo de iniciativas se pueden llevar adelante si tiene un contexto social que lo permita; la tecnología ha cobrado un papel fundamental en el entorno educativo a través de las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento TAC; El objetivo de las TAC no es enseñar a usar la tecnología, sino enseñar con la tecnología (Ruiz y Dávila, 2013).

Estas propuestas sirven cuando los alumnos tienen un dispositivo propio, una buena conectividad y demás. Para las poblaciones de menores recursos las opciones de conectividad no son las ideales, o comparten con la familia un mismo espacio, y muchas veces con dispositivos no tan aptos para algunas tareas, como el celular.

Está todo por hacerse en este nuevo escenario porque las herramientas virtuales deberían servir para reducirlas. Las tecnologías cambiaron y seguirán cambiando. Incluso la escuela, porque todo el saber humano tiene que ser para todos. Hay ciertas cuestiones que ya no tienen vuelta atrás en el vínculo con lo tecnológico. Pero también la cuarentena realza el valor de algunas cosas que suceden en el aula y van más allá de los contenidos. El afecto y los lazos también son necesarios para aprender en el sentido amplio de la palabra. Cada comunidad educativa debe aprender de esta experiencia, del estudiante que no puede aprender por el contexto, del docente que se satura, del padre de familia que debe organizar y optimizar tiempo, considero que hay una revalorización del rol docente después de mucho tiempo de ataque y de apreciaciones negativas. Un reconocimiento a su saber específico, que queda oculto detrás del debate público y que ahora los padres pueden aprender lo que pasa en el aula y lo que el docente enfrenta día a día con sus hijos.

Conclusiones

El trabajo impuesto por la pandemia requiere un tiempo de adaptación. Quizá no había un espacio de trabajo ni horas dedicadas a ello. La adaptación no es sencilla y depende de cada persona.

Los docentes, que de un día para el otro debieron reformular radicalmente la forma de trabajo. Las dificultades para organizarse, la conectividad y la disponibilidad de computadora o teléfono demoran los plazos; y esto estresa ya que deben cumplir con un programa escolar que se debe culminar durante el ciclo escolar; mismo que ahora los tiene en incertidumbre.

Los padres que trabajan deben agregar el acompañamiento escolar de los hijos, ya que las horas dedicadas a esto se han incrementado notoriamente con el aislamiento y la educación digital.

Referencias

  • Ruiz, J., & Dávila, I. (2013). Las nuevas tecnologías como herramientas que facilitan la educación formativa en la educación. Recuperado de http://www.seeci.net/cuiciid2013/PDFs/UNIDO%20MESA%202%20DOCENCIA.pdf
  • Hammen, C., Kim, E.Y., Eberhart, N.K., Brennan, P.A. (2009). Estrés crónico y agudo y los predictores de depresión severa en mujeres (versión en inglés). Depression and Anxiety; 26(8): 718–723.
  • UNESCO (2020). Interrupción educativa y respuesta al COVID-19. Recuperado de: https://es.unesco.org/covid19/educationresponse

Edna Marcela Barrios Gómez
Directora Regional ODAEE, México, Catedrática UPN 095

Jimena. 04 de Mayo de 2020 21:58

Excelente artículo ! Capta perfectamente estos momentos de crisis y nuevas costumbres

Stephan Dávalos. 04 de Mayo de 2020 22:20

Excelente revisión de la actualidad de la educación en los tiempos del Covid-19. Se deben optar nuevas estrategias de aprendizaje y mayor cobertura en las áreas de mayor necesidad

Stephan Dávalos. 04 de Mayo de 2020 22:20

Excelente revisión de la actualidad de la educación en los tiempos del Covid-19. Se deben optar nuevas estrategias de aprendizaje y mayor cobertura en las áreas de mayor necesidad

Anónimo. 05 de Mayo de 2020 08:39

Sin duda era un tema del que todos hablaban sin el valor de plasmarlo “formalmente” y la forma en la que lo plasmó ha sido una excelente forma.

¡Extraordinario artículo!

Armando Dávalos Ibañez. 05 de Mayo de 2020 08:53

Excelente, narra los conflictos humanos, la carencia de infraestructura;así como la resolución del docente, la adaptación de los padres y el cambio de los alumnos a la Pandemia de Covid-19, la soledad que producen las TIC y como se requieren de lazos afectivos en el aprendizaje

Armando Dávalos Ibanez. 05 de Mayo de 2020 09:10

Mejor imposible, muy ac doc con la panemia de Covi-19 y él aprendizaje dando los diversos escenarios tanto del docente,sus cambios de paradigmas; como el involucramiento de los padres en la educación y por último la proactividad de los alumnos. Las TAC deben usar las tecnologías para aprender y no aprender las tecnologías.

JAVIER REYES. 05 de Mayo de 2020 09:31

BUEN ARTÍCULO.
TE HACE LLEGAR A LA REFLEXIÓN SOBRE TODAS LAS CONSECUENCIAS, TANTO POSITIVAS COMO NEGATIVAS, QUE ESTÁ DEJANDO EN NUESTRA SOCIEDAD MEXICANA ESTA SITUACIÓN DE AISLAMIENTO Y DE CONTINGENCIA DE SALUD

Armando Correa. 05 de Mayo de 2020 15:05

Excelente artículo apreciada Maestra Marcela Barrios, creo que vamos a aprender muchas cosas con esta pandemia COVID-19, pero lo mas importante es que nuestros hijos están seguros en lo referente a la salud, aunque no asi en la cuestión del aprendizaje, porque se están enfrentando a unos maestros en casa que no tienen la experiencia en esta labor y que es muy estresante para el entorno familiar porque los padres no estamos preparados para enseñar, solo para educar.

abelroca. 13 de Mayo de 2020 14:21

nO CABE DUDA,QUIENES DIRIGEN LA EDUCACION NADA SABEN DE ELLA, POR LO TANTO LA INVENTAN Y LO QUE INVENTAN ES UN MODO MAS DE DOMNACION, LO QUE PROPONE ES SOLO UNA INSTRUCCION, ACASO PARECIDA A LA EDUCACION MUTUALISTA DE INICIO DE LA INDEPENDENCIA LA ARTICULISTA EN TODO TIENE RAZON.

Evangelina Amezcua. 16 de Mayo de 2020 10:35

Excelente análisis de la situación real por la que estamos pasando y que pareciera que es algo transitorio, creo que este es el inicio de una nueva forma para la educación que se hará obligatoria .

Agregar comentario