7046_policias_en_la_calle
LA CLASE

Tema del mes

Laura Poy Solano


Falta enseñar en casa y en aulas habilidades socioemocionales

Enfrentar las múltiples violencias que afectan a niños y adolescentes en México reclama, más que el regreso de programas como Mochila Segura o Escuela Segura, el abrir canales de diálogo donde alumnos, maestros, directivos y padres de familia realmente escuchen lo que le ocurre a los menores, afirmaron especialistas en violencia escolar, luego que un alumno de sexto grado de primaria asesinó de un disparo a su maestra, para después suicidarse en un colegio privado de Torreón, Coahuila.

En tanto, la Secretaría de Educación Pública (SEP), emitió un comunicado para lamentar los hechos y anunciar que en la próxima reunión del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu) se abordará el tema de prevención de la violencia en los planteles. Esteban Moctezuma Barragán, titular del ramo, lamentó profundamente los actos de violencia y externó su solidaridad con los familiares de las víctimas.

En años recientes se presentaron dos casos en los que menores fallecieron por arma de fuego dentro de escuelas de educación básica. En 2014, en una secundaria pública en Atizapán, estado de México, un menor de 13 años murió tras recibir un balazo en la cabeza que uno de sus compañeros le disparó. En 2017, un joven de 15 años, que asistía a una escuela particular en Monterrey, Nuevo León, detonó un arma contra su profesora, tres compañeros y a sí mismo. En abril de 2019 se conoció el caso de una alumna del CCH-Oriente, quien murió por un disparo cuando tomaba una clase de matemáticas, al parecer por una bala perdida.

En entrevista por separado, Marcelino Guerra Mendoza y Roberto González Villareal, profesores-investigadores de la Universidad Pedagógica Nacional-Ajusco, destacaron que los casos de violencia que involucran armas de fuego y agresiones mortales al interior de las escuelas en México son casos excepcionales dentro de las múltiples violencias que inciden en el ámbito escolar. Guerra Mendoza destacó que si el actual gobierno federal se considera distinto a administraciones anteriores, no puede responder con los mismos instrumentos que han sido un fracaso en el pasado para confrontar con la violencia en las escuelas. Mochila Segura es un claro ejemplo de que no funciona criminalizar al alumno.

Al respecto, González Villareal, señaló que ante casos como el ocurrido en Torreón, se suele buscar una salida rápida, y responsabilizar a los contenidos culturales y de entretenimiento de estos comportamientos, cuando sabemos que no es así. Tenemos que ser cuidadosos en el análisis de estos casos, que son excepcionales dentro de la realidad de los planteles.

Agregó que desde hace 25 años “éste tema ha sido materia no sólo de debate, sino una realidad que enfrentamos en los centros escolares a la que no hemos sabido responder.

Periódico La Jornada Sábado 11 de enero de 2020, p. 4

Laura Poy Solano

Agregar comentario