7042_alrededor_del_pozo
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Que no llegue la sangre al río

“Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo”.
Jacques Y. Cousteau.

LA SANGRE Y EL CUERPO

La sangre representa 1/13 del peso total del cuerpo humano (5 litros en una persona de 65 kg de peso). Circula por las arterias y las venas. De color rojo vivo en las arterias y oscuro en las venas. El 55% de la sangre está formado por un líquido llamado plasma en el que están en suspensión diversas células: glóbulos rojos (43%), glóbulos blancos y plaquetas (2%). De aquí se resume que el 45% de la sangre son partes sólidas y el restante es líquido. Además hay una parte gaseosa (oxígeno, anhídrido carbónico, etc).

La sangre es tan vital para nosotros como el aire que respiramos. Podemos vivir sin alguno de nuestros órganos, pero no sin sangre; por eso es tan valiosa.

La sangre, impulsada por el corazón, se distribuye a través de las arterias (sangre arterial) y capilares por todo el organismo y vuelve por las venas (sangre venosa) al mismo para, a través del proceso de oxigenación en los pulmones, para convertirse de nuevo en sangre arterial.

A lo largo de este ciclo, la sangre cumple las siguientes funciones vitales:

•Respiratoria: transportando el oxígeno y una parte del dióxido de carbona que toma del aire de los pulmones.
*
•Nutritiva: mediante el aporte de sustancias nutritivas procedentes de la digestión.
•Inmunitaria o defensiva: protegiendo el organismo gracias a la presencia de los leucocitos o glóbulos blancos.
*
•Excretora: recogiendo los residuos y desechos para ser eliminados.
•Transportadora: de las secreciones y hormonas producidas por las distintas glándulas.
*
•Reguladora: manteniendo en equilibrio el agua del organismo, la temperatura corporal, etc…

Sabías que por cada milímetro cúbico de tu sangre corren más de cuatro millones de glóbulos rojos, transportando oxígeno las 24 horas del día, 365 días 5 h 48 min 45,25 días al año por lo que se adiciona un año para hacerlo de 366 cuando es bisiesto

Si consideramos por separado los diversos componentes de la sangre, éstas son sus funciones:
•Plasma: transporta el agua y los elementos nutritivos a las células. Contiene, asimismo, los anticuerpos útiles contra las enfermedades. Más del 90% está compuesto por agua, el resto son proteínas, glúcidos, lípidos, hormonas, potasio, sodio, etc. Es de enorme importancia en el campo de la transfusión sanguínea ya que de él se obtienen la albumina, las gammaglobulinas, los factores de coagulación, etc.
*
•Glóbulos rojos o eritrocitos (también llamados hematíes): llevan el oxígeno de los pulmones a los tejidos. Cada persona tiene entre 4,5 y 5,5 millones por milímetro cúbico de sangre. El exceso de glóbulos rojos se denomina poliglobulina. Su déficit se denomina anemia.
•Glóbulos blancos o leucocitos: nos protegen contra las infecciones. Una persona tiene de 5.000 a 9.000 leucocitos por milímetro cúbico de sangre.
*
•Las plaquetas: taponan las hemorragias y favorecen por tanto la coagulación. Tenemos entre 250 mil y 350 mil por milímetro cúbico.

Hasta aquí los datos sobre la sangre ahora diré el porqué de la analogía de llamar al agua la sangre del Mundo.

AGUA/MUNDO

Distribución del Agua en el mundo

No es raro escuchar que nuestro planeta, en lugar de llamarse “Tierra”, debería llamarse “Agua” ya que ésta cubre aproximadamente el 70 por ciento de su superficie.

Quienes promueven esta idea se basan en un grave error de apreciación. Nuestro planeta no es un círculo sino una esfera y, al tratarse de un cuerpo, deberíamos establecer la proporción en función de los volúmenes involucrados y no de las superficies relativas. En este caso, y a pesar de ser el agua imprescindible para la vida, al planeta no le queda más remedio que llamarse Tierra. El agua sólo forma una delgada capa en su exterior y, a pesar de que algo de ella hay en los materiales de la litosfera y del manto, su proporción no alcanza a modificar la situación si la relación se establece en volumen o –aún peor– si en lugar de volúmenes se comparan las masas respectivas.

Pasamos así de una imagen de recurso abundante a otra, más adecuada, de real escasez a nivel planetario. Si nuestro interés se centra en cuánta del agua existente puede ser utilizada para la alimentación a un costo accesible, nos encontramos realmente en problemas.

La mayor parte del agua es salada (95 por ciento), tanto la que se encuentra en los océanos como una gran parte del agua subterránea presente en los continentes. Desalinizar esta agua es aún muy costoso, aunque se están produciendo avances al respecto.

Del agua dulce (5 por ciento), la mayor parte reside en los casquetes de hielo de los polos y en los glaciares de las altas montañas (3,4 por ciento). Las aguas de los acuíferos subterráneos aptos para el consumo representan el 1,5 por ciento, mientras que las de ríos y lagos alcanzan sólo al 0,25 por ciento, proporción sólo mayor a la muy pequeña fracción de agua dulce que reside en la atmósfera (0,001 por ciento).

Este dato es por demás interesante si consideramos que en a planeta diariamente se estima se dan en promedio diez mil precipitaciones de agua así sean nevadas, lluvias tifones huracanes o granizadas, estas diez mil manera de devolver el agua que ha ascendido por la evaporación, puede parecernos demasiado en una lluvia torrencial pero es poco a nivel del cuerpo planetario que por años no ve caer una gota en amplias franjas de los desiertos.

Se dice del de Atacama que por una docena de años no vio caer la lluvia.

En consecuencia como se ve, el agua con que cuenta el planeta es poca; el agua dulce, poquísima; y la única manera de que no se agote es, inevitablemente, cuidarla.

LOS RETOS Y RIESGOS DE DESCUIDAR EL AGUA EN CHIHUAHUA

El agua debe ser extremadamente cuidada en Chihuahua, a razón es simple, vivimos en un desierto, y si los ríos son el sistema circulatorio del planeta y así como en nuestro cuerpo hemos hablado debe haber glóbulos blancos, rojos, plaquetas, así ha de haber siempre en ríos los peces, las ranas, las tortugas y las aves porque todos ellos son necesarios en nuestros ríos y los queremos vivos porque en ello y en nada mas nos va la propia vida. Así de simple así de claro.

Para que esto se logre no necesitamos una disputa entre facciones políticas así sean estas partidos políticos, niveles de gobierno DISPUTANDO por el agua, necesitamos una CONJUNCIÓN DE ESFUERZOS a favor de conservarla y lo mejor GENERARLA, quiero ver quiénes son los guapos desde el Congreso Federal o Estatal que le meten orden a la tala de árboles en la Tarahumara, donde están PROFEPA Y CONAGUA y los presidentes y/o presidentas que no solo descalifiquen, sino que califiquen como garantes de los ecosistemas de sus municipios.

ESTA TAREA ES DE TODOS DESDE EL PRESIDENTE NACIONAL, O EL MAS MODESTO MUNICIPAL PASANDO POR LE GOBIERNO QUE SE HA MOSTRADO OMISO CUANDO NO FACCIOSO EN ESTA DISPUTA POR EL AGUA.

NO ES HORA DE PELEARNOS, ES HORA DE SUMARNOS A LA TAREA DE CUIDAR EL AGUA ANTES QUE LITERALMENTE LA SANGRE LLEGUE AL RÍO Y LO DIGO POR LA YA PRONOSTICADAS GUERRAS DEL AGUA QUE SE DAN Y SE DARÁN POR ACUERDOS O DESACUERDOS, EVITEMOSLAS SEAN ENTRE ESTADOS, NACIONES O MUNICIPIOS SUMEMOSNOS Y TRABAJEMOS POR EL AGUA, POR CHIHUAHUA Y POR MÉXICO.

RECUÉRDESE La sangre es tan vital para nosotros como el agua que bebemos y si no lo tenemos claro, leamos y aún escuchemos al maestro catalán español Joan Manuel Serrat su tema; El Hombre y El Agua que a la letra dice asi…

Si el hombre es un gesto

el agua es la historia.
Si el hombre es un sueño

el agua es el rumbo.
Si el hombre es un pueblo

el agua es el mundo.
Si el hombre es recuerdo

el agua es memoria.
Si el hombre está vivo
el agua es la vida.
Si el hombre es un niño

el agua es París.
Si el hombre la pisa

el agua salpica.
Cuídala
como cuida ella de ti.
Brinca, moja, vuela, lava,
agua que vienes y vas.
Río, espuma, lluvia, niebla,
nube, fuente, hielo, mar.
Agua, barro en el camino,
agua que esculpes paisajes,
agua que mueves molinos.
¡Ay agua!, que me da sed nombrarte,
agua que le puedes al fuego,
agua que agujereas la piedra,
agua que estás en los cielos
como en la tierra.
Brinca, moja, vuela, lava,
agua que vienes y vas.
Río, espuma, lluvia, niebla,
nube, fuente, hielo, mar…

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario