7040_modelo_educativo
Tarea


Valeria González Sánchez
Daniel Flores Salgado


Sociología de la Educación. Consideraciones contextuales del hecho educativo

Realizar un estudio de los propios y diversos procesos de la educación, desde los meramente pedagógicos hasta los que implican los propósitos de formación para cada nivel y los estructurales de todo el sistema educativo; requiere que se establezca desde una mirada compleja, bajo la premisa de que el hecho educativo, es un hecho social y por ende, complejo (Flores, 2011). Esta complejidad busca analizar todos los aspectos posibles, aunque no absolutos, que puedan intervenir al interior de entorno inmediato de cada individuo.

A la par de considerar lo anterior, con la trascendencia que implica acercarnos a lograr una perspectiva sólida de lo que se aborde, es necesario contextualizar el acontecer de cada aula, entendido éste último, como el espacio en donde es gestado el hecho educativo. Para que estos elementos y procesos puedan ser incorporados en el análisis respectivo, la Sociología y la educación a través de la Pedagogía y las ramas que la conforman, brindan elementos que permiten una reflexión sobre la práctica educativa, la estructura del Sistema Educativo Nacional (SEN) y por supuesto del medio en que se desenvuelven el alumnado, docentes, escuela y resto de la comunidad.

El campo que hace hincapié en la importancia de resaltar los múltiples factores sociales en diferentes niveles, que influyen y determinan las formas en que se va estructurando y reestructurando continuamente el mencionado hecho educativo, es la Sociología de la Educación (SE). Esta idea nos invita a reflexionar, si la educación como proceso de formación, puede de alguna manera, abordarse sin tener en primer plano y como referencia, el contexto en que se diseña, implementa, evalúa y retroalimenta, cualquier acción derivada de la misma, incluyendo procesos estrictamente pedagógicos, como pueden ser los teóricos conceptuales y los metodológicos.

Sociología de la Educación, objeto de estudio

Este campo educativo aborda elementos esenciales en el estudio de las prácticas correspondientes, al respecto Rodríguez (2000) señala que es una disciplina encaminada a “entender” la educación desde su dimensión social, a partir de conceptos, modelos y teoría de la Sociología, y enfatiza en el carácter descriptivo y explicativo; pero entendemos que la verdadera relevancia que la caracteriza es la posibilidad del fortalecimiento de los aspectos estructurales del propio hecho educativo, encaminados al mejoramiento de los aprendizajes (SEP, 2014) de los alumnos de cualquier nivel. La evidente complejidad que requiere el análisis y desarrollo de la educación como hemos enfatizado, ha derivado en la reflexión cualitativa y cuantitativa de los sistemas educativos de formación, ya que como señala Castillo (2012:29):
p((((((((. …“la educación tiene una estrecha relación con la sociedad y con las formas pedagógicas propias de cada cultura cuya intima correspondencia con los sistemas sociales generales nos permiten pensar a la educación como un perfeccionamiento personal, y al mismo tiempo colectivo”.

Podemos agregar a estas aportaciones, que bajo esta posibilidad de abordar la práctica educativa, con la SE nos asomamos incluso a la crítica de las razones que orientaron la estructuración de los niveles macros de un sistema derivados de los significados establecidos desde la dominación de clase (Giroux, 2010), como a las que llevan a realizar cualquier actividad en el salón de clases. McLaren (2011) señala en relación a esta postura de crítica, que la SE debe asumirse de manera radical, incluso como una “nueva Sociología de la Educación”, ante las adversidades de desarrollo global.

Procesos pedagógicos a partir de la Sociología de la Educación

Aunque ya hemos perfilado la postura asumida en el vínculo entre la SE y la práctica cotidiana de los docentes, materializada en los procesos metodológicos derivados de las aportaciones de las diversas teorías de aprendizaje y de la propuesta pedagógica oficial, establecida en el Plan de estudios (SEP, 2011) y en el Modelo Educativo (SEP, 2017); es imprescindible señalar que esta rama permite por un lado, identificar los argumentos de la estructuración del SEN en todos sus niveles, incluyendo por supuesto los propósitos de educación para cada uno de estos, así como la importancia de las estrategias que los propios profesores frente a grupo diseñan e implementan, de tal modo, que la pertinencia de estas últimas, radica en la consideración de múltiples factores que afectan el desarrollo de sus alumnos, tanto en lo colectivo como en lo individual, en basar estos procesos en el conocimiento sólido de los mismos a través de un diagnóstico que debe renovarse permanentemente, y que deriva en la estructuración metodológica de las Secuencias Didácticas correspondientes, con los momentos que consideran: Inicio, Desarrollo y Cierre (Flores, 2018), de la definición de las formas de organización grupal en que se realizan las actividades de enseñanza, de evaluación1 y de aprendizaje, los recursos que han de apoyar los propios procesos de enseñanza y de aprendizaje, así como la retroalimentación y ajuste a la práctica.

Todo lo anterior deriva en el hecho de que aunque los aspectos didácticos, con la amplia gama que esta ciencia comprende, a pesar de la sólida argumentación de las aportaciones teóricas y metodológicas, en función de las posibilidades de aprovechamiento académico de los estudiantes; pueden resultar improductivas, si no la utilizamos a partir de la detección e interpretación de su contexto y desenvolvimiento, incluyendo el propio del educador, ya que cada uno tiene maneras diferentes de pensar o de actuar con relación a la realidad inmediata y dialéctica (Mendoza, 2017) en la que van creciendo, pues ésta determina varios aspectos como el comportamiento de cada uno; sin embargo no somos ajenos a que de alguna manera podamos empatizar con costumbres y culturas diferentes, ya que como Durkheim (2008) señala en este sentido, sólo podemos abordar la educación considerándola precisamente como un hecho social.

De este modo, inequívocamente, cualquier aspecto relacionado con lo educativo, con su análisis y desarrollo, desde la macro estructuración que requiere al estar inserta en la sociedad, hasta la puesta en práctica de cualquier actividad en él; requiere de pensarse y realizarse desde la SE.

Conclusiones

Entendemos que, para un estudio preciso de los diferentes aspectos pedagógicos de la práctica educativa, es esencial una especificación de los argumentos que orientan las propuestas correspondientes. Todo lo que tiene que ver con la metodología de enseñanza, las estrategias que derivan de la misma y los demás procesos implicados; se han desarrollado en el mismo sentido que la educación, del papel que ésta desempeña y por supuesto de la sociedad en que se encuentra inmersa. Además, estas aportaciones han contribuido a fortalecer la intervención docente, ofreciéndole una estructura con bases teóricas, contrarias a la empírea y evidentemente a la improvisación.

Para la realización de las actividades en clase, tienen que tomarse en cuenta todos aquellos aspectos que puedan adquirir un papel importante a la hora de la enseñanza. Cuando nos enfrentamos a un conflicto educativo, a primera vista sólo consideramos la punta del iceberg, ejemplificando una mirada superficial, y cuando vamos indagando, entonces nos damos cuenta que cada uno de los alumnos enfrenta diversas batallas dentro de su mente, las cuales no puede resolver él sólo, y no porque no sea capaz, sino porque en muchas ocasiones no sabe cómo. El trabajo de los profesores frente a grupo, con este carácter de SE y consecuentemente complejo, debe encaminarse a la implementación de estrategias pertinentes que contribuyan a resolver los conflictos que se presenten, en beneficio de su desempeño académico.

Tampoco es propósito de este análisis, proponer que SE y educación, identificando ésta última como un proceso que se apoya y desarrolla desde las ciencias pedagógicas correspondientes; sean abordados como sinónimos. El punto clave radica en que si no asumimos cualquier aspecto y proceso de la misma, sin basarnos en el contexto que con gran peso le influye, en los fines sociales que determinan la estructura macrosistemática, y que retratan los intereses socioeconómicos, definidos por la clase oligárquica; encontraremos severas limitaciones de desarrollo para la mayoría de la población, ya que por consecuencia, la probabilidad de acercarnos a la pertinencia del acontecer en el aula y de la formación de ciudadanos reflexivos, analíticos y propositivos, serán reducidas.

Cuando se analiza superficialmente el hecho educativo corremos el riesgo de no atender las necesidades de formación que requieren los ciudadanos del futuro, que poco o nada tienen que ver, con las impuestas por los intereses de la clase en el poder. Es evidente como se ha expresado, que existen muchas limitaciones para mejorar la educación de la sociedad, y es por eso que es necesario establecer una mirada compleja del entorno para establecer así qué desventajas se encontrarán a lo largo del camino, revirtiéndolas en ventajas para la mejora integral; con lo que los educadores, asumiríamos nuestro compromiso como agentes sociales de transformación.

BIBLIOGRAFÌA

  • Castillo, J. (2012). Sociología de la Educación. Edit. Red de Tercer Milenio. México.
  • Durkheim, E. (2008). Educación y sociología. Edit. Colofón. México.
  • Flores, D. (2011). Taller de formación en Educación Ambiental para los docentes de la Escuela Primaria “José Martí” 2010-2011: Una experiencia de intervención educativa. Tesis de Maestría. Universidad Pedagógica Nacional. México.
  • _____ (2018). Secuencias Didácticas para Educación Primaria en México; Una propuesta metodológica estructurada desde la gestión directiva del Supervisor con base en el Plan de estudios 2011 y en Modelo Educativo 2017 de la SEP. Tesis de Doctorado. UCI. México.
  • Giroux, H. (2010). Teoría y resistencia en educación. Edit. Siglo XXI. México.
  • McLaren, P. (2011). La vida en las escuelas. Edit. Siglo XXI. México.
  • Mendoza, R. (2017). “La ética mirada desde la complejidad”, en Reflexiones en torno a la complejidad y la transdisciplina”. México.
  • Rodríguez, R. (2000). Sociología de la Educación. Universidad Pedagógica Libertador. Venezuela. (recuperado de http://sociologiaeducacion.tripod.com/sitebuildercontent/sitebuilderfiles/tema1.pdf el 21 de enero de 2020)
  • SEP (2011). Plan de estudios. México.
  • _____ (2014). Acuerdo Secretarial 717. México.
  • _____ (2017). Modelo Educativo. Aprendizajes Clave. México.

1 Aunque en realidad, toda estrategia de enseñanza es al mismo tiempo una estrategia de aprendizaje (Flores, 2018); sin embargo para fines de la reflexión presentada, se han separado los términos.

Valeria González Sánchez
Pedagoga (UCI), Asesora en lectura Braille (Fundación Espinosa Rugarcía, I.B.P).

Daniel Flores Salgado
Doctor en Educación (UCI), Maestro en Educación Ambiental (UPN), Especialista en Gestión Directiva de Calidad en Educación Básica (CAM-DF), Especialista en Computación y Educación (UPN), Licenciado en Administración (UAM), Licenciado en Educación Primaria (BENM), Supervisor Escolar de Educación Primaria (SEP), Docente de Licenciatura, Maestría y Doctorado en Educación (UCI), Auditor externo de la Licenciatura en Educación Primaria (Ceneval), Diseñador de programas académicos en Educación Primaria (IFIIE).

Agregar comentario