7030_un_buen_dia_en_el_vecindario
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Un buen día en el vecindario o verdad, bondad y belleza

En el cine los personajes verdaderamente buenos, bondadosos y puros, son muy raros. Sobre todo, en películas de corrida normal en cartelera, no las religiosas o las de personajes históricos extraordinarios. De hecho, podemos afirmar que el cine, en general, es un arte políticamente correcto en cuanto al bien el mal. Por regla general los protagonistas van hacia el bien —o lo que consideran su estado de bienestar o felicidad— al que se les oponen situaciones, conductas, sucesos, calamidades, desgracias o antagonistas que no les permiten fácilmente llegar a su meta o logro. Esos muros, tropiezos y giros es lo que hace interesantes los guiones que se llevan a la pantalla.

Sin embargo, en las narraciones, para que resulten creíbles, los protagonistas de las cintas de ficción son humanos, profundamente humanos: con defectos y virtudes. Domina el bien en sus comportamientos, pero tienen rasgos negativos, cometen equivocaciones, reaccionan a impulsos. Los personajes demasiado buenos en las cintas, no se ven como verdaderos; representan caricaturas o se observan demasiado tontos: como los muchos Santa Claus cinematográficos, que soportamos cada Navidad.

En cambio, los malos suelen ser complejos, emprendedores, creativos y con muchos matices en la personalidad. Pueden crear una masacre o pensar en apretar el botón de una bomba nuclear y terminar dándole un beso a un niño en la frente o hasta un regalo de cumpleaños, al final de una escena.

Un buen día en el vecindario ( Marielle Heller, EUA: 2019) tiene una trama sencilla: trata de un hombre bueno; un conductor de televisión y el proceso de un reportaje que se realiza sobre él, al considerarlo un héroe contemporáneo. Está inspirada en la historia real Fred Rogers, el presentador de TV infantil y el periodista Tom Junod. Este artículo periodístico para una revista le es asignado a Jund, en un mal momento de su vida y no disfruta la idea al principio.

El profesional de la escritura atraviesa por una circunstancia difícil: su hermana contraría matrimonio y su padre asistirá a la boda. El periodista no se lleva nada bien con él, guarda rencores y resentimientos profundos hacia su progenitor desde la muerte de su madre.

Esta historia la vamos sabiendo, en paralelo, en lo que vemos varias grabaciones del programa de televisión infantil, en el que el Sr. Rogers, es alegre, sano, con un vestuario de ciudadano norteamericano, clase mediero y urbano promedio (camisa clara, suéter rojo, pantalón beige y corbata negra), canta canciones para ser buenos vecinos, empatiza, da consejos, cuenta historias humanas, maneja títeres, comete equivocaciones que no corrige en posproducción.

Es un personaje equilibrado que no quiere escribir un manual de auto ayuda, sino ver el mundo en forma positiva y que presta atención a lo que graba en el programa y no corrige mayormente. Tal vez como muchos programas.

El periodista, formado en el oficio de la duda y el escepticismo, tiene muchos prejuicios sobre el personaje que le ha tocado investigar, que lo son más por su circunstancia existencial. Esta convencido que lo que ve, no es la verdad, sino una escenificación.

Se sorprenderá con los resultados de lo que encuentra en sus investigaciones entre lo que aparece en pantalla y lo que Rogers es en la realidad, pero, sobre todo, por como él se ve obligado a implicarse en la investigación y como el objeto de su estudio, se vuelve un sujeto imprescindible en su vida.

Es muy difícil encontrar en la vida un ser humano que tenga una línea de continuidad entre lo piensa, dice y hace en que se dedica. Más si este personaje tiene sus verdades claras, es bondadoso y compasivo, y tiene un sentido ético de la existencia, lo que nos cuenta este relato es que aún en los medios de comunicación pueden resultar reales estos personajes idílicos y cotidianos.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario