6998_presa
LA CLASE

Educación Ambiental



Educación Ambiental y Agua

Introducción

El presente trabajo aborda como surge la educación ambiental y como ésta puede brindar soluciones a las problemáticas ambientales, es importante mencionar que desde los años sesentas se han tenido una fuerte participación de distintos países y organizaciones, y hasta la fecha se siga impulsando mejorar la relación que tiene el ser humano con el medio ambiente.

También la educación ambiental viene a cuestionar el estilo de vida que hoy en día se está adquiriendo, con la finalidad de proponer nuevos comportamientos y en donde se despierte la preocupación, la responsabilidad y la concientización por el entorno.

Asimismo se aborda como la educación ambiental formal busque ser interdisciplinaria y transversal y se impulse a que esté presente en todos los niveles educativos, integrándose temas ambientales a los planes de estudios y a los libros de texto. A la par también se tiene la educación ambiental no formal, la cual busca apoyar a la educación ambiental formal, debido a que se interesa en transmitir información y conocimientos a toda la población y hacerla participe en las problemáticas ambientales.

Sin duda, uno de los temas claves dentro de esta tema, es la ética, la cual busca que a través de los valores ambientales respeto, justicia, igualdad, tolerancia, solidaridad, entre otros, se fomenten cambios de actitud y se promueva la toma de conciencia.

Una vez conociendo lo antes mencionado, se plasmó una definición propia de lo que se considera puede sumarse a la lista de las definiciones de educación ambiental.

Por último se desarrolló brevemente el tema del programa de intervención educativa, el cual se ha titulado: 2 Concientización y uso sustentable del agua”, el cual se llevará a cabo con la visión de la educación ambiental formal, y estará dirigido a niños de primaria, debido a que se busca transmitir la importancia, el valor, la cultura y el cuidado del agua para la vida diaria.

Desarrollo

El ser humano desde sus orígenes ha realizado un uso y aprovechamiento excesivo de los recursos naturales, trayendo consigo una crisis ambiental, por lo que a raíz de ello diferentes países y organizaciones se vieron en la necesidad de empezar a adoptar medidas para hacer frente a las problemáticas ambientales, naciendo lo que hoy en día es la Educación Ambiental.

Es importante mencionar que desde los años sesentas la educación ambiental empezó a tener presencia en el Club de Roma en 1968; pero, no fue sino hasta la Conferencia de Estocolmo 1972, donde se acuño el término de educación ambiental como tal, creándose también el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA); posteriormente en la Carta de Belgrado 1975, se toma a la educación ambiental como herramienta para generar una nueva ética en las relaciones del ser humano con la naturaleza; en la Declaración de Tbilisi en 1997, se acuerda incorporar la educación ambiental en todos los niveles educativos; se tiene también el Congreso de Moscú en 1987; Cumbre para la Tierra 1992; Declaración de Salónica 1997; así como diversos congresos Iberoamericanos que manifestaron interés en el desarrollo de la educación ambiental (Zavala y García, 2008).

A raíz de ello, se pueden encontrar diferentes definiciones, siendo una de ellas la de Mrazek (1996):

“La educación ambiental puede definirse como el proceso interdisciplinario para desarrollar ciudadanos conscientes e informados acerca del ambiente en su totalidad, en su aspecto natural y modificado; con capacidad para asumir el compromiso de participar en la solución de problemas, tomar decisiones y actuar para asegurar la calidad ambiental” (p.20).

Es importante puntualizar que lo que persigue y busca la educación ambiental, es que a través de ella se brinden los conocimientos necesarios para que se haga un cambio en el actuar diario con el medio ambiente, en donde despierte en los ciudadanos esa preocupación, responsabilidad y concientización por el entorno, también se busca que por medio de la misma se instaure una nueva ética, en donde a través del rescate de valores y actitudes se tomen mejores decisiones para el mejor desarrollo de la sociedad y se viva en un entorno favorable, buscando un mayor bienestar del ser humano, con la finalidad de alcanzar una sustentabilidad ambiental (Terrón,1985).

Por lo anterior mencionado, se puede rescatar que la educación ambiental viene a brindar ese apoyo para que la sociedad sea crítica en su actuar, así como de sus decisiones políticas y económicas, para contrarrestar las formas que se tienen de vivir bajo el paradigma capitalista dominante de hoy en día, es por ello que se puede observar y de acuerdo a Terrón (1985) la educación ambiental se encuentra bajo el enfoque constructivista, debido a que busca hacer cambios en la manera de pensar, de sentir y hacer de los individuos.

Aunado a ello se espera que la educación ambiental esté presente en todos los niveles educativos, sea interdisciplinaria y transversal (Bonilla, 2013), por lo que se integraron temas ambientales en todos los niveles educativos, teniendo con ello la educación ambiental formal, enfocándonos en el nivel de educación básica, se tienen temas ambientales en los libros de texto y asignaturas de ciencias naturales, geografía, educación cívica y ética, sin embargo se empezaron a presentar problemas, debido a que la información de los libros de ciencias naturales y geografía, abordan los temas ambientales desde el enfoque conservacionista y no contribuye totalmente a que se vea la dimensión social de los problemas ambientales (González, 2003), además de que se consideren que los programas planteados en los libros de textos están alejados de la realidad, manifestándose también que los docentes carecen de conocimiento en temas ambientales (Cazares, 2018), así como se siga teniendo confusión entre los términos de ecología y ambiental, asimismo en los demás niveles educativos se tiene que las materias que abordan temas ambientales no son obligatorias y no son seriadas en el plan de estudios, sino se tienen como optativas, deteniendo con ello la continuidad de los conocimientos que se puedan adquirir, restándole a la educación ambiental la importancia que merece.

Por otra parte, no se pude dejar de abordar la educación ambiental no formal, que como su nombre lo dice no forma parte del plan de estudios de las instituciones académicas, pero sí se desarrolla a la par de ésta, debido a que es dirigida a toda la población, desde niños, amas de casa, trabajadores, etc., con la finalidad de que se transmita información y conocimiento a mucho más personas, con el objetivo de que toda la sociedad en su conjunto se involucre y participe a hacer un cambio en la problemática ambiental (González, 1993), algo sumamente rescatable es que, si la educación ambiental no formal y formal van de la mano se pueden alcanzar mejores resultados en el cuidado y protección al medio natural.

Sin duda uno de los temas que trata de rescatar la educación ambiental es la ética, la cual a través de los valores ambientales, busque que el ser humano tenga actitudes positivas con la naturaleza, y reconozca que es parte de ella y no que la naturaleza le pertenece, algunos de los valores ambientales son, el respeto, la justicia, la igualdad, la protección al ambiente, la tolerancia, la solidaridad, la paz, el amor y los derechos humanos (Castro, Cruz y Ruiz, 2009), al practicar estos valores se espera se fomenten acciones para proteger el medio ambiente, se impulsen cambios de actitud, se reconozca y se valore nuestro entorno natural y sobre todo se promueva la toma de conciencia.

Ante este panorama, conocer como nace la educación ambiental, su desarrollo, su implementación tanto formal como informal, y la importancia que le otorga a los valores ambientales, se puede plasmar una definición propia:

La educación ambiental es el proceso de transmitir conocimientos y valores ambientales, que generen cambios y comportamientos positivos con nuestro entorno, capaz de formar ciudadanos conscientes para resolver los problemas actuales y futuros del medio ambiente.

Finalmente, como ya se mencionó en líneas anteriores es importante se realice una reflexión acerca de la relación que el ser humano tiene con la naturaleza, cambiando esta reflexión a la relación que el ser humano tiene en la naturaleza, se debe reconocer que se es parte de, y que sin un medio ambiente sano, se está atentando sobre la vida misma.

Conclusión.

Como futuro educador ambiental, es de suma importancia transmitir los conocimientos adquiridos, por lo que plasmo de manera general el esbozo del programa de intervención educativa que se aspira llevar a cabo en el siguiente semestre de la maestría, en donde se elige como tema; concientización y uso sustentable del agua.

Se decidió realizar un proceso de intervención en educación ambiental tomando como base el recurso agua, debido a que se considera como uno de los más importantes elementos (sobre todo en esta ciudad desértica), como sustento de todas las actividades del ser humano, sumándole que en la localidad se han tenido algunas consideraciones que lo posicionan como uno de los recursos vulnerables y que le debemos manifestar mayores cuidados, se elige por lo tanto que sea a través de la educación ambiental formal el medio para que se transmita a los niños de primaria la importancia del uso y cuidado del agua, se busca también conocer cómo y qué información reciben en sus escuelas en temas del agua, se selecciona ese nivel debido a que se considera que en esta etapa lo niños pueden interiorizar la importancia, el valor, la cultura y el cuidado del agua para la vida diaria.

Con el objetivo de lograr un cambio en la actitud de respeto hacia el agua, se valore la importancia del agua como recurso en los diferentes usos que se tienen, pero también se conozca la vulnerabilidad que tiene, así como despertar el interés por los aspectos relacionados con el cuidado del vital líquido, pretendiendo sembrar en estos pequeños un poco de conciencia, sensibilización y uso sustentable del agua.

Como se plasmó durante el trabajo, se considera que la educación ambiental viene a ser ese parteaguas que nos brinda estrategias pedagógicas, para contribuir a la formación de la conciencia de los individuos sobre el cuidado del medio ambiente, para que a través de poner en práctica los valores ambientales, se modifiquen las actitudes y comportamientos con el entorno, para poder gozar de un medio ambiente sano y alcanzar un desarrollo sustentable.

Referencias

  • Bonilla, P. G. A. (2013). Educación Ambiental: Saber Interdisciplinar y Trasversal. Biografía Escritos sobre la biología y su enseñanza, 6, (10), 22-27.
  • Castro, C. A., Cruz, B. J. L., y Ruiz, M. L. (2009). Educar con ética y valores ambientales para conservar la naturaleza. Convergencia, 16_, (50), 353-382, consultado el 10/11/2019. En: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sciarttext&pid=S1405-14352009000200014
  • Cázares, H. L. G. (2018). Retos y Oportunidades en la Incorporación de Prácticas de Educación Ambiental en dos escuelas primarias de Tecate, Baja California (Tesis de Maestría). El Colegio de la Frontera Norte. Tijuana. B.C. México. consultado el 10/10/2019. En: https://www.colef.mx/posgrado/wp-content/uploads/2018/10/TESIS-C%C3%A1zares-Hern%C3%A1ndez-Lizett-Guadalupe.pdf
  • González, G. E. (1993). Educación Formal, Educación no Formal, comunicación educativa como Educación Informal. INECC-SEDESOL-UNESCO.
  • González, G. E. (2003). Atisbando el desarrollo conceptual de la educación ambiental en México. Horizonte Sanitario, 2, (1), 34-44.
  • Mrazek, R. (1996). Paradigmas alternativos de investigación en educación ambiental, México: Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias-Universidad de Guadalajara. México.
  • Terrón, A.E. (1985). Educación Ambiental: Representaciones sociales y sus implicaciones educativas. UPN. México.
  • Zabala, I., y García, M. (2008). Historia de la Educación Ambiental desde su discusión y análisis en los congresos internacionales. Revista de investigación, 32, (63), 201-218.
  • Noreida Beatriz Vega Cruz, es alumna: 3er semestre: Maestría en Educación. campo Educación Ambiental. upn 021. Mexicali
Agregar comentario