6915_el_manifiesto_de_cordoba
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Parásitos o la metáfora del título llevada al límite

En febrero de 1946 se fundó en forma institucional (respaldado por el Ministerio de Educación Nacional y Bellas Artes, de Francia) el Festival Internacional de Cine de Cannes, que sigue siendo la gran referencia cinematográfica mundial. El principal reconocimiento que se entrega en este Festival es la Palma de Oro a la mejor película. Este año (2019) por vez primera se otorgó el reconocimiento a un director de la emergente y poderosa cinematografía coreana, Bong Joon Ho, al que ya le debíamos obras, por lo menos interesantes, como Okja o Snowpiercer: Rompenieves.

Mucha agua—de bellos fotogramas, hermosos sonidos, atardeceres fílmicos, impecables alfombras rojas y lindísimos rostros— ha humedecido este premio y lo ha hecho crecer y ganar un prestigio casi indiscutible. Si sólo consideramos de 1970 a la fecha, encontramos, reconocidas con la Palma de Oro, obras maestras —de muy diversos géneros y estilos— de la cinematografía mundial como: Mash (Altman,R. EUA: 1970); La clase trabajadora va al paraíso ( Petri, E. Italia: 1972); Espantapájaros ( Schatzberg, J. EUA: 1973); Taxi Driver ( Scorsese, M, EUA: 1976); El tambor de hojalata (Schlöndorff, V, Alemania Oriental: 1979); Kagemusha (Kurosawa, A. Japón: 1980); Paris- Texas ( Wenders, W. Alemania Oriental: 1984); La misión ( Joffe, R; EUA: 1986); Pelle el conquistador ( August, B, Suecia: 1988); Adiós mi concubina (Kaige, CH. China: 1993); Underground ( Kusturica, E. Yugoslavia: El pianista ( Polanski, R. Francia: 2002); Amour ( Haneke, M. Austria: 2012); Sueño de Invierno (Bilge Ceylan,N. Turquía: 2014); Yo, Daniel Blake(Loach K: Reino Unido: 2016); Un asunto de familia (Koreed, H. Japón: 2018) y Parásitos ( Joon-ho B. Corea: 2019).

La cinta Parásitos, en el inicio, da cuenta de una familia pobre en un mísero barrio de lo que podría ser el Seúl actual. El padre está desempleado, la esposa también y pasan el tiempo entre siestas y sobrevivencias. Los dos jóvenes hijos tienen como principal preocupación tener señal de internet (wi-fi) para sus celulares, que roban de los vecinos. Ninguno de los miembros de esta familia tiene oficio o beneficio. Un día llega un joven universitario amigo de Gi Woo y le hace una propuesta de trabajo: enseñarle ingles a una niña de clase social alta, apellidados Park. El plan es que se la cuide porque el universitario viajará un año y pretende regresar a formalizar la relación con la estudiante adolescente.

Asombrado le dice que no tiene estudios, pero Jessica, la hermana, ayudará a falsificar unos documentos. El joven entra a la familia y pronto se da cuenta que los otros miembros de su familia también pueden tener cabida en ese paraíso, disimulando el parentesco y mintiendo sobre su escolaridad y trayectoria laboral, comenzando con su lista hermana que se hace pasar por Psicóloga del arte y se vuelve la tutora del inquieto hijo menor de la familia. Pronto lograran que el padre entre de chofer y la madre de sirvienta principal. La familia pasa del subempleo (mal doblar cajas para pizzas) a vivir junto a la riqueza de una familia, que —también en principio— no muestra mayor reparo en recibirlos. De mendigos a casi ricos, lo que hace que muy pronto pierdan el piso y cualquier forma de estabilidad.

La cinta muestra la desigualdad social de una forma muy inteligente, en la que los ricos no necesariamente son los que están llenos de defectos o los pobres son inútiles. Ambos ejercen una forma de parasitismo que viene de muy lejos y cala en forma profunda. Aquellos el de dependencia del servicio doméstico o ahora educativo particular y los otros, la familia pobre, del golpe de suerte que los sacará para siempre de la pobreza y encontrar al organismo vivo que se hará cargo de su vida para siempre.

Esa es la gran metáfora de la cinta, la que nombra el título y que da muchas vueltas con inmensa precisión en la película. El término parásito acepta un montón de significados. El diccionario de la Real Academia Española de la lengua, reconoce dos interpretaciones, para el mismo:

1. El biológico:
Bicho de un ser vivo: Utilizar como alimento a otro ser vivo sin llegar a matarlo.

2. El social:
Aprovecharse de las ideas de otra persona1.

Por su parte para el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos los parásitos son:
bq. son organismos que se nutren de los nutrientes y de la protección de otros organismos conocidos como huéspedes. Éstos pueden ser transmitidos de animales a humanos, de humanos a humanos o de humanos a animales. Muchos parásitos han emergido como causantes de enfermedades transmitidas por alimentos y por agua. Estos organismos viven y se reproducen dentro de los tejidos y de los órganos de humanos infectados y de animales huéspedes y son frecuentemente excretados en las heces.2

Son muchos más las connotaciones que tiene el término y que son genial y hábilmente usadas en la cinta: el parásito oculto en el sótano, entre los miedos de los que construyeron la casa que habitan los Park; el paraisito que deja encargado al individuo equivocado, para que cuide a la mujer que lo mantendrá después; la esposa parásito que obliga a cocinar a media noche, su platillo favorito a la ama de llaves; el parásito que se apropia del sueño del amigo y carga la piedra de la suerte con la que intentarán matarlo. La familia parásita que festeja, en la sala minimalista de la mansión estar libres, cuando salen los patrones al campamento; el parásito que se deja pasear en el auto alemán de lujo, aunque no le guste el olor del parásito que maneja; el niño parásito consentido, que huele a la servidumbre y concluye que el olor es el mismo. La adolescente parásita de su maestro-novio; Parásitos que ven destruido su hábitat por la persistente lluvia. La metáfora siempre alcanza otro giro en un guion que va de la comedia de enredos o negra al drama familiar y social.

En un ecosistema caótico de la gran casona-museo, con varias familias parasitas entre sí, la violencia irrumpió y termina por develar la verdad, en una fiesta infantil, con visitantes e invitados, también parásitos, que esperan el pastel y el espectáculo de los apaches disfrazados, para sólo ser testigos de una violencia parasitaria, que se atreve a soñar en dejar de serlo, sin saber muy bien cómo.

La película es devastadora por que coquetea con la idea de que la especie humana es tan parásita como el peor de estos organismos. Lo que nos pone en los sentidos este film es: todos los seres humanos —de algún modo— somos parásitos; aunque no es grato reconocerlo.

1 https://dle.rae.es/parasitar?m=&e=

2 https://www.fsis.usda.gov/wps/portal/informational/en-espanol/hojasinformativas/enfermedades-por-alimentos/parasitos/parasitos-transmitidas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario