6861_juarez_y_demas
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Tiempo de luchar

A la memoria de un ser humano noble, un espíritu inquieto y un maestro que dejó un legado de servicio y amor al prójimo, revelándolo más con acciones tangibles y fraternas, que con discursos huecos, Enrique Servín.

LA HISTORIA ES MÁS QUE LA MEMORIA

Al momento de escribir estas líneas transcurre el doce de octubre, fecha significativa para la Ciudad de Chihuahua. Cierto en términos históricos sociales no hay otra fecha más significativa. Su fundación (apenas hace diez años conmemorábamos su tricentenario), el descubrimiento de América y la llegada del presidente Juárez en 1864, perseguido, algunos dirán que derrotado, la historia y el tiempo constatarían lo contrario.

Reflexiono en ello porque en el devenir de los tiempos todo transcurre, nada permanece, lo único constante dicen algunos es el cambio.

Reflexiono en ello mientras imagino ver desembarcar a Colón aquel 12 de octubre de 1492 en la bautizada isla San Salvador que originalmente se llamó Guanahaní.

Veo en el mismo día un 12 de octubre pero de 1709, en un debate a un Deza y Ulloa declarando con miembros de su comuna principal ya no sería la Villa de San Francisco de Cuellar ( hoy Santa Eulalia) sino la Villa de San Felipe del Real, la que daría origen ese día a la hoy ciudad capital Chihuahua.

Un 12 de octubre de 1864 Chihuahua ve llegar a Benito Juárez, cruzando el árido desierto y la llanura en su carruaje, se sienta él aquí en este generoso desierto y su hermosa gente, que a él como a otros tantos nos han acogido.

Es a cada persona de Chihuahua, que blasona en su escudo ser valiente para arrostrar los peligros de vivir en estas tierras, noble para soñar con ser y hacer mejor a esta tierra y leal a la convicción de ser chihuahuenses de bien.

Y con esta convicción de ser hombre de bien, este 12 de octubre es día de hacer un mensaje especial en dos sentidos, el primero es el de reiterar un exhorto a raíz de la tragedia intolerable, como llamé a lo que nos ha dolido tanto a todos que sucedió el pasado miércoles a raíz del asesinato del maestro Enrique Servín.

LA LOTERÍA DE LA TRAGEDIA

Quiero reiterar a familiares y deudos de quienes sufrieron y sufren por la muerte del maestro Servín unas palabras que hace años ya señalé en una tragedia que igual ocurrió sin que debiera ser.

Sirva este trabajo como un tributo a la memoria del número de chihuahuenses indeterminado que ha muerto en esta lotería de la tragedia como le llamo a la malhadada suerte de ver morir a sus familiares en este sinfín de muertes que en esta administración de Javier Corral que corre y en la cual se dice han llegado ya a 6500 los seres humanos fallecidos, dato que nos llena de un espíritu de tragedia que no debió ser y ha arrebatado cuerpos a la vida y lo peor también, lastimado espíritus por la ausencia de seres queridos.

LA LUCHA EL ANTÍDOTO AL ABUSO

Esta fecha tan emblemática para la historia de México y Chihuahua es un buen tiempo para reflexionar en dos sentidos el primero esperanzador de que podemos luchar por cambiar las cosas y eso soso será posible con un actuar ciudadano comprometido, quiero dejar constancia aquí que de principio a fin de la semana transcurrida el ejemplo de los habitantes de la Colonia Santo –Niño quienes desde hace ya casi 4 meses (23 de junio que supuesta mente se colocaría la primera piedra de un CAM que se pretendía instalar en ese espacio, sin tomar en parecer su acuerdo, no obstante que las canchas han sido usadas por más de 50 años como tales por esa comunidad).

Bien han manifestado desde entonces que ellos están en pie de lucha por la defensa de sus canchas deportivas y de ello bien que dieron muestra el pasado domingo 6 de octubre al manifestarse durante la llamada Carrera Unidos con valor, organizada y encabezada por el gobernador Corral, aunque a decir verdad lo de unidos con valor bien les aplica a los vecinos de Santo Niño, porque hay que tenerlo para plantarse así frente a un gobierno que es ayuno de diálogo y entendimiento sobre este tema y que a menos de 24 horas el lunes 7 a primera hora quien resulte responsable reenvió a los trabajadores de la construcción a reanudar, apoyados de la fuerza pública de menos en este caso 30 policías y varias unidades, como se ha hecho un modelo a aplicar en se lugar, a reabrir la obra que había permanecido inactiva por tres semanas por carecer de los permisos correspondientes, (baste señalar que aun esta imprecisa la propiedad del terreno, la dirección del referido permiso está equivocada y por si fuera poco un amparo signado desde el Juzgado Octavo de Distrito con sede en el Estado de Chihuahua concedió el día de antier 11 de octubre la suspensión provisional de la obra)

Se refiere este caso de Santo Niño y válidas las dimensiones se estima como una épico victoria ante el avasallamiento que se ha tenido cuando el poder desde el gobierno del Estado se ha ejercido tan injustamente que se ha perdido el respeto al mismo totalmente.

Bien vendía a quienes lo detentan un poco de humildad para escuchar las voces y acordar lo que en justicia sea mejor para las partes, parece una petición que no cabe en los oídos de quienes creyendo que el poder es para siempre no atinan a reconocer que fueron votados para servir como un mandato del soberano que es la ciudadanía, a quien no parecen querer escuchar.

Así las cosas y agradeciendo a los vecinos de Santo Niño que me han permitido acompañarles en esta tarea de lucha y recuperación de lo que a mi parecer le es justamente propio les agradezco su ejemplo de lucha en un momento en que Chihuahua toda puede encontrar en ellos un referente porque ya basta que enseñoree entre nosotros la violencia, el abuso y el autoritarismo, comentaba que no podemos permitir que NUESTRA TIERRA QUE ES DE TODOS, POR NUESTRA INACCIÓN. ACABE SIENDO TIERRA DE NADIE.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario