Estudiantes_en_cu
Usos múltiples


Alfredo Gabriel Páramo


Olimpia, mentir con la verdad. 2 de octubre, año 51.

Olimpia (Cravioto, 2018) es una película mexicana que con algún retraso utiliza la técnica de rotoscopia, sale muy a tiempo para celebrar (y aquí uso este término con toda voluntad, y no el de conmemorar) el 2 de octubre de 1968. Bajo el manto protector no de la UNAM, sino de las autoridades universitarias, la película nos recuerda que las Olimpiadas (“tan bonitas, tú”) estuvieron en peligro por el movimiento, que según se ve en la cinta, se limitaba a marchar, a quemar autobuses y a botear.

Olimpia presenta una visión que no concreta, solo apunta; no muestra muertos, solo un poco de violencia; no se mete en el alma de los estudiantes, pero sí en el de sus familias “preocupadas por esos chamaquitos tan revoltosos”. El movimiento, se dice expresamente, surge por la golpiza de La Ciudadela, que si bien fue el detonante, no la causa última, centrada más bien en el hartazgo social, el desencanto de los gobiernos de la Revolución, la violencia del Estado contra campesinos, trabajadores, médicos, estudiantes. El milagro mexicano, que ahora se recuerda, falsamente, como trabajo para todos y casas en propiedad para la clase media.

Olimpia, o la visión sobre las reuniones del CNH como catálogo de sabiduría zen new age, en el que los estudiantes acordaban ser buenos, no decir groserías. Los lemas en Olimpia están higienizados. El entrañable “únete pueblo”, se convierte en un asombroso “únete al pueblo”, seguramente porque habla a estudiantes que no se consideran pueblo, sino otra cosa, para los que “sería lindo juntarnos con esos que andan por las calles y son bien folklóricos”.

Olimpia es la desmemoria, es olvidar estudiantes politizados, lectores de periódicos, atentos al acontecer político y social, y no meros espectadores a los que el movimiento les cayó quién sabe de dónde, porque lo que ellos querían únicamente, como expresa una de las protagonistas, es faltar a veces a clases y ponerle apodos irrespetuosos a sus profesores.

Alfredo Gabriel Páramo
Profesor, periodista, escritor. Twitter @lavacadiablo www.karacteres.com

Agregar comentario