6766_mentes_peligrosas
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Mentes peligrosas o maldades geniales: causas y consecuencias

Al estrenarse en nuestro país la película Mentes peligrosas (Dangerous Minds. Smith, J. EEUU: 1995) nos encontrábamos publicando semanalmente, en el periódico El Nacional, en una sección de educación llamada La hoja del maestro, lo que después sería toda una línea de investigación y generación del conocimiento, que nombramos: Cine y educación.

Por lo que no tardamos en verla y documentarla, dado que la película trataba de una profesora. Señalamos, hace más de veinte años, como la ex marinera Norteamericana LouAnne Johnson, vive su intervención docente como una montaña rusa emocional, con alumnos marginados de diferentes grupos sociales, en un condado urbano empobrecido del Estado de California y como gracias a sus innovadoras estrategias didácticas, curriculares y extracurriculares, casi todas contextualizadas, logra, primero sobrevivir, y luego impactar positivamente en sus estudiantes. La película estaba basada en las memorias de esta profesora y marinera. En 1996, se realizó una serie de televisión del mismo nombre (estrenada en la cadena ABC en EEUU, aquí en México en el canal 5) de una sola temporada de 16 episodios en los que retomaban el contenido de la película y profundizaba en casos de los estudiantes. No está de más decir que esta sección y alguno de nuestros libros se llama así en honor a aquella película.

Del cine de Tailandia llegó, este año, a las plataformas del mundo, la cinta Bad Genius (Poonpiriya, N. Tailandia: 2017) literalmente genios malos, que alguna distribuidora se le ocurrió nombrarla como Mentes peligrosas aprovechando la fama y éxito de la película Norteamérica antes aludida. Sin embargo, las dos obras cinematográficas, son totalmente distintas

En síntesis, Bad Genius narra la historia de Lynn una estudiante —es notable el foco de atención— de preparatoria, cuyo padre— que es profesor de educación básica— la obliga a estudiar en un colegio caro de Bangkok, en el cual Lynn, no quiere estudiar. Él es un padre que se ha divorciado y le quiere ofrecer la mejor oportunidad académica a Lynn y ve en el programa de formación internacional una posibilidad de sacarla del barrio. Por su parte, ella es una brillante estudiante y desde que la entrevista con la directora, la deslumbra con como aprovecha lo que sabe de matemática para calcular cosas de la vida cotidiana. La directora le ofrece una beca de estudiante.

Ya en el colegio, pronto conocerá en la institución a Grace y Pat. Grace desde que se toma la foto para la credencial escolar, la ayuda a salir mejor. Los dos son destacados alumnos de clases como arte o teatro, pero en las disciplinas tradicionales son limitadas sus habilidades escolares. Es decir, son muy listos en la vida, pero no buenos estudiantes en general. Lynn es tan luminosa que reconoce que lo que saben ellos la complementan.

Ambos tienen en la vida un nivel económico superior al de Lynn, pero los dos comienzan a depender académicamente de ella, cuando les ayuda en los exámenes. Pronto inventarán un método infalible para copiar en los exámenes de opción múltiple, con el que se iniciarán, he irán escaldando este dispositivo hasta los exámenes estandarizados internacionales.

La película recrea el ambiente de tensión / distensión que existe actualmente en las escuelas privadas. La mayoría de los alumnos que pagan su colegiatura, viven tranquilos el proceso (algunos casi de fiesta permanente), solo estresándose cuando se aplican los exámenes. Sin embargo, los alumnos becados estudian en ese mismo lugar, pero en otra parte de la realidad con más obligaciones. Muchos colaboran en trabajos para aportar económicamente en sus hogares o se busca formas de tener un ingreso. Pero no pueden descuidar y/o bajar el nivel escolar y arriesgarse a perder la beca. También el universo de los becarios puede estar poblado de personas muy distintas. En la película quedan en evidencia dos tipos: Lynn que es inteligente, cauta, solidaria y creativa y el joven Bank, que trabajador y estudiante, pero también un poco individualista, ambicioso y egoísta. También mucho menos inteligente que Lynn.

El corazón de la historia o la parte más subversiva es el retrato del proceso de evaluación. Que todavía, en el siglo XXI, se realiza por exámenes de opción múltiple y se piensa que estos brindan evidencian y resultados objetivos incuestionables. Vemos como para los alumnos, con su imaginación y creatividad, la estandarización no es un problema y la van a vulnerar de formas distintas: con notas en las gomas de borrar, cambios de zapatos con el acordeón, estorbando la mirada del profesor cuando se entrega el examen, con códigos de barras, memorizando exámenes completos, etc.

Del mismo modo la presencia del uso de la tecnología, con mensajes instantáneos en celulares o explicaciones de los trucos en pizarrones digitales, o el uso mucho más fino del internet, también describe la brecha digital, que separa cada vez más a adultos de jóvenes, en la que incluso en exámenes estandarizados mundiales, los estudiantes los desafían y vulneran. Los adultos siguen confiados en su validez universal y poco hacen para pensar alternativas.

La aplicación del examen estandarizado válido para una selección mundial, resulta aleccionador desde diferentes puntos de vista. La educación vista como una competencia, por la que los padres quieren que sus hijos ganen un lugar en universidades de prestigio, pero que los estudiantes al saberse incapaces para sobresalir en él, busquen pagar y hacer fraude para saltar el escollo. Por lo que queda demostrado que la educación es mucho más que obtener puntos en una prueba.

Además, la finalidad del examen es el ingreso a una Universidad internacional de prestigio y la duda asalta: ¿podrán estos jóvenes sin duda, talentosos para el fraude, si ingresan a la Universidad deseada aprender y aprobar todas sus materias sin ayuda, en una institución de las calificadas como altas en calidad a nivel planetario? De hecho, en la cinta a Lynn no sólo le pagan muy bien el fraude buscando más alumnos en la misma circunstancia, sino que Grace y Pat, le han dicho que se la llevarían con ellos a la Universidad dónde fueran. Como una nana escolar. Le llaman Tutora Lynn. Cuando Bank es atrapado, en el examen internacional, Lynn cobrará conciencia de lo que realmente espera de la vida y dará un giro existencial.

El caso está basado en un hecho real: el robo de examen internacional en el 2012, que sucedió en China. Pero no es un hecho aislado, en marzo del 2019, fiscales federales en los Estados Unidos presentaron cargos contra Universidades como Yale, Wake Forest, UCLA, USC, la Universidad de Texas y Georgetown, dado que se reconocieron prácticas fraudulentas para el ingreso a está instituciones como: resultados de las pruebas estandarizadas de los exámenes de admisión o haber favorecido a la gente de mayores ingresos. También por donaciones de famosos artistas y gente del espectáculo a las Universidades o por ser hijos de egresados. Prácticas que cuestionan la igualdad de oportunidad en la educación universitaria:

Los cargos también subrayan cómo las admisiones a las universidades se han vuelto tan despiadadas y competitivas que algunos han buscado violar las reglas. Las autoridades dicen que los padres de algunos de los estudiantes más acaudalados y privilegiados de la nación que buscaron comprar espacios para sus hijos en renombradas universidades no solo engañaron al sistema, sino que también potencialmente les hicieron trampa a otros estudiantes que se esforzaron arduamente por la oportunidad de una educación universitaria.1

Para cerrar, nos quedamos con dos dudas:

¿El ingreso a la educación superior tiene que ser despiadado y competitivo o por influencia, suerte, dinero o fraude?

¿Por qué no empleamos la inteligencia de los alumnos y su manejo tecnológico, de otra manera y no con las pruebas y/o exámenes que padecimos en nuestra infancia y juventud y que muy poco nos dejaron?

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario