6703_lo_mejor_de_la_eduacion
LA CLASE

Educación Ambiental

Alfredo Villegas Ortega


Breves apuntes sobre el medio ambiente, la migración y la educación en la 4ª Transformación.

Para avanzar en la 4ª transformación se requiere pasar del discurso y la promesa, al diseño de políticas públicas solventes que realmente transformen o empiecen ese largo camino que nos lleve a un estatus más igualitario o justo, al menos.

Algunos de los problemas que encontramos que van en contra de la 4ª transformación son los siguientes:

Migración.

La amenaza directa de Trump de cargar los aranceles si no se tomaban medidas más enérgicas por parte del gobierno para contener la migración proveniente de los pueblos centroamericanos, llevó al gobierno mexicano a doblar las manos para reforzar la frontera del sur. Este reforzamiento, no es otra cosa que mandar a parte de la guardia nacional, cuyo objetivo inicial era combatir a los grupos criminales que tienen asolada a la población, llegando a extremos de barbarie poco creíble en este mundo que presume de civilizado. Si bien, la guardia nacional, fue cuestionada desde un principio, es más grave que realice funciones contra gente que migra por necesidad. Es justo lo que como pueblo hemos demandado para nuestros compatriotas que intentan cruzar hacia Estados Unidos: que no se les criminalice y se respeten sus derechos humanos. No puede ser una política acorde con un gobierno presuntamente de izquierda, servir a los intereses de Estados Unidos, para cerrar las fronteras a los migrantes que lo único que buscan es mejorar las condiciones de vida que, hay que recordarlo, muchas veces han sido propiciadas, justamente, por las políticas de intromisión del imperio yanqui.

Medio Ambiente:

El Tren Maya, proyectado para el sureste mexicano, puede ser una palanca para el desarrollo y potencialmente, una posibilidad de trabajo para mucha gente de esas zonas que vive en condiciones de precariedad, desde siempre, pero eso está por verse. Lo que es un hecho es que es un gran negocio de empresas multimillonarias, a las que históricamente, lo único que les interesa es el rendimiento del capital y, por ende las condiciones laborales de la gente y el deterioro ambiental que puedan provocar, poco les importa. Será interesante ver cuál será la posición de Víctor Toledo Secretario de SEMARNAT, un ambientalista y activista en favor de la tierra y de la gente para conocer el resultado final del proyecto, al que, de entrada, las comunidades por donde se pretende que pase se han opuesto.

Educación

La reforma laboral, denominada educativa, que se instauró en el gobierno de Peña Nieto, tuvo la férrea resistencia de los maestros a lo largo y ancho del país. El embate gubernamental contó con la complicidad de los partidos políticos en el denominado Pacto por México. Asimismo, se utilizó toda la fuerza de los medios de comunicación, destacándose particularmente, Televisa y TV Azteca, así como infinidad de diarios de circulación nacional y diversas radiodifusoras. Los maestros, fueron exhibidos ante la opinión pública, como ignorantes, arcaicos, irresponsables y contrarios al interés nacional. Es preciso decir que ese interés nacional no era otro que el que encabezaban las televisoras como heraldos del gran capital. Lo que menos les preocupaba era componer el estatus educativo y proteger los intereses de los niños y jóvenes, sino afianzar sus intereses para que el sector educativo pudiera quedar bajo su control, pues evidentemente, vista desde esa perspectiva, la educación puede resultar un gran negocio.

Nunca se partió de un diagnóstico confiable ni se valoraron las diversas aristas que reviste un problema tan complejo como lo es el educativo. La posición de los empresarios y el gobierno, fue una: los maestros son el lastre educativo que hay que corregir y solo nosotros sabemos cuál es su medicina: apretemos las tuercas, evaluemos bajo nuestro criterio y saquemos a aquellos incompetentes o a los que se rehúsen a ser evaluados.

Mucho se ha hablado en estas y otras líneas acerca de la inconsistencia técnica de la evaluación estandarizada y fuera de contexto, a los docentes, a todas luces ajena a lo que debe ser un maestro. De la arbitrariedad del gobierno, de su complicidad con los empresarios… Baste ahora recordar que el problema nunca se solucionó, que solo hasta el final del sexenio se intentó articular una reforma que tuviera que ver con lo pedagógico y los contenidos educativos (reconociendo, de facto, que lo que se propuso desde un principio no era una reforma educativa), pero que al estructurarse al vapor y solo con el intento de legitimar su cuestionada reforma, no solo por los maestros sino también por voces calificadas, resultó un verdadero fraude.

Durante la campaña, AMLO prometió que la mentada Reforma no conservaría ni una sola coma, y que los derechos de los maestros serían restituidos. Algo se avanzó en este último sentido tras las negociaciones de la CNTE con la SEP, pero muy poco o nada por lo que tiene que ver con la contratación a los egresados de las escuelas normales. Si la orientación de la educación va a recaer en grupos de la derecha, como lo es TV Azteca, con Esteban Moctezuma como garante de los intereses de Salinas Pliego y otros grupos empresariales, a muy poco pueden aspirar los maestros para restablecer sus derechos laborales y para modificar las terribles condiciones de precariedad en las que trabajan muchos de ellos.

Hacer orquestas infantiles y juveniles como las del consorcio televisivo, puede servir para vestir cierto tipo de eventos y muy eventualmente para fortalecer la cultura y el arte en las escuelas. Eso ni debiera mencionarse, pero da cuenta de la vacuidad de los proyectos de la SEP. No, lo que se requiere es una cirugía profunda en la educación, con el concurso, sí, de otras voces calificadas y plurales, pero con los maestros que son los que conocen la realidad educativa como nadie porque son los que están en la trinchera. Esa Nueva Escuela Mexicana, el proyecto de Moctezuma, no dice nada a nadie porque no tiene sustancia al estar colocada detrás de los escritorios fríos y ajenos a la realidad de las aulas y de las verdaderas necesidades para transformar al país. La 4ª Transformación, como dicen varios conocedores del hecho educativo, no podrá ser sin el concurso de los maestros. Lo demás, es mera retórica empresarial que transitó de la calidad educativa a la excelencia educativa, un eufemismo grave, dadas las condiciones de precariedad de muchas de las escuelas y de los maestros y maestras mexicanas. El tiempo dirá cuáles serán los matices, las rectificaciones, la apertura o cerrazón de la autoridad, y la posición y reacción del gremio magisterial. Es mucho lo que está en juego.

Alfredo Villegas Ortega
Maestro en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y Académico de la Escuela Normal Superior de México.

Agregar comentario