6677_monumento_a_la_revoluci%c3%b2n
Sala de Maestros

Maestros en la historia

Jesús Caballero y Díaz


La Revolución Mexicana según Jesús Romero Flores y Jesús Silva Herzog

En 1939, el periódico El Nacional desarrolló una obra educativa en su periodismo popular: las ediciones encuadernables entre las que sobresalió La Biblioteca del Maestro, luego advertida la importancia de su difusión se publicaron en edición libresca cuatro libros de historia: HISTORIA DE ÁMERICA por Luis Álvarez Barret y Antonio Rangel, HISTORIA UNIVERSAL por Raúl Contreras Ferto y Faustino Zelaya García, HISTORIA DEL FEUDALISMO por A. Gukovsky y O. Trachtenberg y EL TOMOI DE LA OBRA:"ANALES HISTORICOS DE LA REVOLUCION MEXICANA por Jesús Romero Flores, quien fuera diputado constituyente en 1917 y en 1939: Jefe de Departamento de historia del Museo Nacional.

El profesor Jesús Romero Flores autor del libro arriba mencionado analiza un cambio de régimen en 1910, un cambio revolucionario que , explica fundamentado este texto don Luis González Obregón: …"en el transcurso de poco mas de un siglo México ha tenido tres revoluciones que lo han conmovido hondamente; no contando por supuesto los muchos “cuartelazos” y pronunciamientos consumados por caudillos militares o por jefes civiles de facciosos sin otras miras que las de satisfacer ambiciones personales o bastardos intereses de partidos.

  • La primera de estas tres revoluciones fue provocada por la iniciación de la Independencia; la segunda por la proclamación del “Plan de Ayutla”; la tercera tuvo sus raíces en el “Plan de San Luis”. En estas tres revoluciones el factor económico influyó poderosamente. Este factor vertebra nuestras diferentes etapas históricas"*

El profesor Jesús Romero Flores tuvo una larga carrera pedagógica desde el profesorado de educación primaria hasta la Jefatura del Departamento de Historia del Museo Nacional, tué tambien un historiador de vocación científica y nacionalista, actualizado en la propuesta francesa de la Escuela de los Anales. Fue un político que participó en el movimiento revolucionario de 1910-1917,en este último año participó como diputado en la promulgación de la Constitución Política de la República Mexicana, asi que en la redacción de sus Anales se descubre como protagonista de la Revolución Mexicana, no solo como testigo o estudioso; en este caso incluye el apoyo de las ciencias sociales para ofrecernos una versión que explica las causas de la Revolución de1910 sin dogmatizar y sin dejar de ser propositiva.

“En resumen: por una parte miseria y vicios, pereza y esclavitud en los descendientes de las razas que poblaban la Nueva España; y por otra parte la riqueza y poder, actividad y ahorro de lospeninsulares que venían a etablecerse en la colonia. Tan desiguales estados y encontrados intereses fueron la causa de la mayoría de los males que se sufrían entonces: males que se sigueron sufriendo aún ya consumada la Independencia, porque la miseria continuaba produciendo esclavos insurrectos y la riqueza amos que dominaban para no perder lo que poseían”

Estos orígenes de las tres contiendas sociales que ha experimentado el país, se han atribuido solo a los deseos de realizar los ideales proclamados en los planes revolucionarios, a conquistar los derechos consignados en las constituciones y a obtener las reformas contenidas en las leyes; ideales, derechos y reformas que sin duda han influído en los sentimientos populares para lanzarse al combate; pero la verdad es que ni la Independencia, ni la Reforma, ni el Constitucinalismo hubieran triunfado a no haber tenido los jornaleros, los empleados y los profesionistas de la clase media la perspectiva de cambiar su suerte, sacudir el yugo opresor de los detentadores de las riquezas acumuladas en los tiempos virreinales formadas por los bienes del clero amortizadas todavía después de nuestra emancipación y por las fortunas de los grandes negocios en los gobiernos dictatoriales"

Los autores del Manifiesto de la Convención Militar de Aguascalientes, en octubre de 1914 se expresan de esta manera; Casi todas las revoluciones pueden dividirse en dos finalidades: la política y la económica.

“La revolución de 1910 tal como fue definida en el Plan de San Luis, presentó ambos caracteres. Era política al protestar por el fraude cometido en las elecciones generales por el dictador Porfirio Díaz y al reclamar las libertades políticas sofocadas durante 35 años por el mismo déspota. Era económica al prometer remedio para la condición precaria de la clase rural y obrera.

Consumada la Revolución, el gobierno maderista otorgó toda clase de libertades, pero olvidó o no tuvo tiempo de ejecutar las reformas económicas."

En el mismo manifiesto se expresa: “Unos cuantos son los dueños de la tierra. La inmensa mayoría de los habitantes es propiamente proletaria. Los grandes terratenientes ni siquiera explotan debidamente sus propiedades porque gran parte de sus tierras quedan sin cultivo, pues son dueños apáticos, rutineros y egoístas. De esta manera privan a la mayoría de los mexicanos no solo de la propiedad de la tierra, sino de la oportunidad de trabajar esa tierra como arrendatarios o como labriegos. Esta terrible situación apoyada por las fuerzas de gobiernos tiránicos, y en la despiadada influencia del clero católico ha sido la causa de nuestros males”

Tal estado de cosas necesitaba un sacudimiento extraordinario, un cambio radical que viniera a resolver todos los problemas insolutos que en conjunto formaron una situación que no resolvieron ni los insurgentes, ni los reformistas: ahora mas dura y mas dificil por la raigambre secular de tantos intereses creados. La pésima condición económica del pueblo fue, pues, la causa fundamental de la Revolución Mexicana.

Jesús Silva Herzog en su libro: Trayectoria ideológica dela Revolución mexicana y otros ensayos 1910-1917de la Biblioteca Joven, primera edición, 1984. En éste ibro se advierte que o fue publicado por vez primera en Cuadernos Americanos en 1963 en él que sostenía que la Revolución Mexicana había sido unmovimiento "originalísimo desde el punto de vista ideológico, impulsado por un “espíritu colectivo de conservación” y ajeno a toda influencia extranjera, tras nuevas investigaciones Silva Herzog modifica su juicio y estudia las influencias ideológicas que se mezclaron con los ingredientes autóctonos para producir y encauzar la Revolución. Al final de este ensayo propuso ya, en 1963 el mismo programa político proyectado hacia el futuro que definió el 9 de octubre de 1972 cuando recibió la condecoración Eduardo Neri en el Congreso de la Unión: "el camino de México es el capitalismo de estado, para proseguir hacia una democracia socialista, sin mengua de la libertad de creer, actuar y sentir."

De este libro: En el tema: REBELIONES Y REVOLUCIONES: “es frecuente confundir rebelión y revolución. Las rebeliones son en la mayoría de los casos engendros de la ambición de generales o coroneles sedientos de honores o de poder o de ambas cosas a la vez. Las rebeliones tienen casi siempre carácter reaccionario, de un caminar hacia atrás en contra de la corriente del rio caudaloso de la historia… en cambio las revoluciones las hacen lospueblos por necesidades insatisfechas que no ha sido posible por medios pacíficos.

“Para que una revolución estalle -escribe Jaures en su Historia socialista— es necesario que las clases inferiores sufran un terrible malestar o una gran opresión, pero también es preciso que tengan un principio de fuerza y por consiguiente una esperanza”

El caudillo revolucionario es siempre hombre generoso que ha sabido captar las aspiraciones vagas de las masas, volviéndoselas aclaradas y engrandecidas; es hombre desinteresado y patriota que se arroja en actitud suicida al torbellino de una lucha cuyos resultados casi siempre ignora. En nuestro país hemos tenido tres grandes revoluciones: la de independencia, la de reforma y la que comenzó el 20 de noviembre de 1910. La primera nos independizó de España; la segunda del clero y la tercera del hacendado.

Toda revolución desde que se inicia, o más bien desde antes de iniciarse, posee un conjunto de ideas, las cuales por regla general se radicaliza en el calor de la lucha. El caudillo se ve empujado por las masas mucho más lejos de lo que había pensado al comenzar la contienda. Si se resiste, se opone, tendrá que dejar su puesto de caudillo, nulificándose para siempre…Otro hecho que merece subrayarse: las revoluciones, en la inmensa mayoría de los casos se tragan a sus hombres. Las revoluciones son enconadas, crueles, sangrientas; destruyen vidas y bienes materiales; mas al terminar la lucha principia la transformación de la estructura y de las superestructuras económico-sociales, principia una etapa constructiva y fecunda.

En este libro también Siva Herzog exhibe el caso concreto del profesor David G.Berlanga, asesinado por Rodolfo Fierro en el lugar donde se encuentra hoy la escuela primaria que lleva su nombre en la Ciudad de México.

De una conferencia pronunciada en agosto de 1914 el teniente coronel David G. Berlanga en el teatro Morelos de la población de Aguascalientes tuvop una memorable conferencia de la que Silva Herzog nos presenta los tres párrafos siguientes:

“Es preciso que los obreros se organicen en centros socialistas para que se preparen asi a ser ungidos con los nuevos derechos que la constitución les otorga, y hacer uso de los recursos materiales, de sus nuevos instrumentos de trabajo para que se transformen en verdaderos elementos del progreso y la fraternidad nacional.

“Otra de las soluciones del socialismo es “la socialización de la autoridad”. Esto es que la autoridad sea dimanada del pueblo, que sea colectiva, que esté formada con elementos que representen al pueblo y que pueda ser sustituida por alguna otra autoridad cuando el pueblo lo crea conveniente.

“El socialismo persigue la socialización de los productos. Esto es que los gobiernos inspeccionen los talleres, las fábricas, las haciendas, las minas y todos los establecimientos mercantiles, a fin de que los productos de ellos sean repartidos de una manera equitativa entre los elementos que contribuyan para la adquisición de la riqueza.

David Berlanga fue un profesor educado en Alemania. En San Luis Potosí, durante el gobierno maderista desempeñó el cargo de director general de educación. Al inciarse la segunda etapa de la Revolución se incorporó a las fuerzas del general Pablo González, participando en no pocos combates. Fue uno de los secretarios de la Convención de Aguascalientes. Hombre valiente como lo habrá advertido el lector, su socialismo tenía características muy particulares.

Jesús Silva Herzog fue uno de los intelectuales producto de la Revolución Mexicana, sus trabajos ayudaron a construir la línea ideológica de la posrevolución. Como economista, periodista, educador y escritor destacado en historia y ensayo económico y social presidió la elaboración del tema del asunto petrolero que condujo el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas a la nacionalización del petróleo en marzo de 1938. Las cuestiones sociales mexicanas y sus soluciones revolucionarias fueron los asuntos a los que dirigió su vital atención, sus libros más difundidos han sido. “El agrarismo mexicano y la reforma airaría”, y la “Breve Historia de la Revolución Mexicana” en dos tomos, asi como el monumento editorial de Historia y Antología del Pensamiento Económico Europeo y Mexicano. Participó en la creación de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México y en la construcción del Fondo de Cultura Económica. Dedicó una buena partede su vida a la invitación de intelectuales e investigadores de las ciencias sociales en su memorable colección de Cuadernos Americanos en la que trabajó hasta 1985.

Consideren mis lectores en advertir las dimensiones de las tres anteriores revoluciones, de sus antecedentes, sus componentes, su vertebración, sus alcances y sus limitaciones tanto como sus objetivas construcciones y entre ellas la cultura literaria científico-social sobre la Revolución Mexicana y su presencia en nuestro tiempo: pleno siglo XXI.

Los temas y los autores escogidos han sido sugeridos por las dimensiones sociales de esta Cuarta Transformación, considérenlos como una invitación a aportar y profundizar sobre las posibilidades y limitaciones del cambio que nos proponemos.

Pueblo de la Candelaria, Coyoacán,

p>.Ciudad de México a 25 de julio del 2019.

Jesús Caballero y Díaz
Maestro y formador de docentes

Agregar comentario