6658_culpable
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


El culpable o la lectura del contexto en una llamada

Un policía es castigado y enviado a la oficina de llamadas de emergencia en una estación de policía, mientras comienza un juicio en su contra. Es un hombre duro y contesta con una actitud lejana, las llamas de ayuda, sin involucrarse demasiado. Sin embargo, el caso de una mujer, que al parecer está siendo secuestrada por su marido llama su atención y le dedica más del tiempo que dura su jornada laboral.

Es la película El culpable (Den skyldige, Möller G. Dinamarca: 2018) que está basada en un guion inteligente, escrito por el mismo joven director, que le permite un asombroso ahorro de recursos; filmada prácticamente con un sólo actor (Emil Nygaard Albertsen, en un destacado papel) en pocos escenarios, casi siempre contestando el teléfono sentado con los audífonos y un micrófono y haciendo llamadas cuando le es indispensable. El film ganó el premio del público en el festival de Sundance, en Estados Unidos y otros premios importantes en otros importantes festivales cinematográficos, como el de Rotterdam o Seattle.

Lo que queremos destacar de la película, es la gran cantidad de inferencias que va teniendo el policía contestando llamadas, por saber su oficio. Sabe cuándo alguien necesita más un taxi que una patrulla, reconoce cuando alguien ha ingerido alcohol, también en el caso concreto va adentrándose a la situación por lo que escucha, por lo que dice el esposo, porque le cuelgan, por lo que describe la niña o sus compañeros, por lo que contestan, por los miedos manifiestos o latentes de los protagonistas de la tragedia, por los sonidos de la calle.

Su experiencia como policía que trabaja en la ciudad le permite descifrar lo verdaderamente es urgente y lo que no lo es en una llamada e incluso en la situación extrema que le toca conducir, exponer parte de su propia vida para salvar otra. El saber también la experiencia acumulada que no siempre se valora.

Se trata, sin lugar a dudas, de una gran cinta policiaca o de cine negro danesa, que, con economía de recursos narrativos, no recurre a la violencia exagerada, ni a persecuciones o balazos y que consigue una emotiva catarsis final.

https://www.youtube.com/watch?v=vYKdNPPPsB0
p=.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario