Escudo_ens
Sala de Maestros


Armando Zamora Quezada
Wendy Aguilar Galindo


Los misterios de la práctica docente: Jornada de prácticas profesionales de estudiantes de 7° y 8° semestre de la Escuela Normal Superior México

Hay una distancia enorme y misteriosa entre la teoría y la práctica. Por un lado, la teoría nos da la certeza de la construcción de supuestos a partir de métodos de investigación, pero la práctica, ésta cuestión salvajemente grupera, desnuda esa realidad que escapa a cualquier método cuantitativo y devela aquellos misterios que entreteje la práctica docente.

En este escrito compartimos dos perspectivas. Por un lado, aquellas preguntas que los docentes en formación1, practicantes de 7° y 8° semestres de la Escuela Normal Superior de México, se hicieron al enfrentar ciertos dilemas durante sus jornadas de prácticas profesionales intensivas en el ciclo escolar 2018-2019 en su estadía en la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología” de la CDMX. Por otro lado, también aquellos cuestionamientos que el docente titular les planteó a los maestros en formación para fortalecer el proceso a lo largo de las jornadas, en una especie de ciclo donde tanto los alumnos, docentes en formación y maestro titular aprenden entre sí.

Decidimos compartir las preguntas y no las respuestas porque nos dimos cuenta de que cada uno de nosotros encontró respuestas diversas aunque las preguntas eran las mismas. Eso quiere decir que lo que nos hizo avanzar y aprender en este proceso fueron las preguntas, que muchas veces no teníamos pero que en equipo pudimos construir para visualizar alternativas de solución.

Cabe decir que un rasgo del enfoque de la formación en ciencias que el docente titular retoma para el proceso educativo tiene que ver con el principio de educar para la pregunta, es decir, que tanto la formación de los adolescentes, como en esta ocasión con los docentes en formación, se trabaja la resolución de dudas o dilemas mediante la formulación de nuevas preguntas que nos ayuden a reflexionar y así tomar decisiones y acciones para avanzar hacia su resolución.

Lo importante, en este sentido, es que los practicantes van reflexionando con el acompañamiento del titular, donde les va guiando para que retomen aquellos elementos que no han considerado y que pueden ser clave para encontrar nuevas posibilidades hacia el logro de los aprendizajes.

También, educar para la pregunta nos ha permitido explorar el misterio de la innovación educativa. De esta exploración resultó un camino hacia la innovación educativa puesto que no prevalece la visión del docente titular, sino que se aprovecha su experiencia y visión para impulsar, en un sentido progresivo y positivo, logrando que los practicantes puedan integrar sus saberes previos y sus herramientas pedagógicas para dar nuevas respuestas a las necesidades educativas y adversidades dentro del aula.

Y bueno, el hecho de compartir estas preguntas, que por cierto no son todas, es un ejercicio de retroalimentación para nosotros, pero también nos interesa que sea un ejercicio tanto para las próximas generaciones de practicantes como para docentes en servicio.

Preguntas de los practicantes:

¿Cómo enseñar de manera divertida un tema que hasta a mí como maestro me parece aburrido?

¿Cómo mantener a los alumnos emocionados durante todas las sesiones?

¿Hasta dónde puede el maestro intervenir emocionalmente en las vidas de sus alumnos?

¿Cómo lograr evaluar a 50 alumnos por sesión? ¿En qué momentos?, ¿Con qué instrumentos?

¿Cómo se hacen los registros de actividades de 50 alumnos?

¿Cómo localizar las áreas de oportunidad de los alumnos?

Y cuando localizas en tus alumnos los elementos con áreas de oportunidad, ¿cómo los ayudas?

¿Cómo haces para aceptar que no eres la persona favorita de muchos alumnos?

¿Cuál es la dosificación correcta del tiempo de trabajo?

¿Qué información es pertinente ofrecerles? Considerando los materiales (validos) de los que has obtenido información, y los planes y programas de estudio.

Además, ¿cómo juegan tus ideales y pensamiento ético en el proceso?

¿Cómo ayudar a tus alumnos si, a veces, ni sus padres muestran interés por ellos?

¿Cómo encender la chispa del aprendizaje de un grupo que no conoces ni te conoce, cuando lo tomas a medio ciclo escolar?

¿Cómo mantener la esperanza, tanto en alumnos como en profesores, cuando los fracasos aparecen?

¿Cómo saber qué es lo más importante al resolver una situación?

¿Cómo considerar el contexto social en el proceso educativo?

¿Qué útiles y materiales se solicita a inicio de ciclo escolar?

¿Cómo manejar el tiempo y los espacios?

¿Cómo poner al alumno como el principal agente de la planificación?

Al mismo tiempo, el docente titular que observa y analiza el desempeño de los docentes en formación, va presionándolos hacia adelante, identificando y tomando como punto de partida sus áreas de oportunidad. Así, ante cada pregunta, el titular más allá de respuestas rápidas, lo que les provee son nuevas preguntas que, al reflexionar, les ayuden a encontrar ellos mismos las posibles brechas de solución que existen ante los dilemas de la práctica docente para que, finalmente, tomen decisiones y acciones basados en sus propios pensamientos y conclusiones.

Aunque hemos visto que es una forma dura de tutoría, los aprendizajes que los docentes en formación construyen sobre las diversas cuestiones escolares e incluso, algunas personales, van quedando sólidos. Esto les permite responder ante una diversidad de situaciones en lugar de imitar o repetir una sola forma de proceder, logrando así, también, el fortalecimiento del pensamiento autónomo de un docente crítico, reflexivo, analítico y sobre todo propositivo y con esperanza.

Algunas de las preguntas que en este sentido hizo el docente titular durante la tutoría son:

¿Qué es la educación?

¿Qué es el aprendizaje?

¿Qué es la ciencia y cómo se aprende?

¿Cómo se inicia una sesión?

¿Cómo se controla al grupo?

¿Con qué actividad se aprende lo procedimental, conceptual o actitudinal?

¿Cómo se enseña la esperanza en secundaria y en cualquier nivel?

¿Cómo integrar tu pasión para hacer la educación divertida?

¿Cómo lograr que la tecnología sea una herramienta y no un distractor en la clase?

¿Cómo lograr que lo que aprenden los estudiantes, sea recordado en su vida cotidiana y no sólo en el examen?

¿Cómo mejorar la dicción al hablar para que los alumnos entiendan mejor?

¿Cómo no perder de vista el aprendizaje esperado en el proceso de evaluación continua?

¿Cómo analizar un aprendizaje esperado para elegir las actividades de aprendizaje en la planificación?

¿Cómo ser un gestor educativo eficiente y eficaz en tu escuela?

¿Cómo gestionar un espacio, un recurso y el aprendizaje?

¿Cómo se construye la confianza con el grupo?

¿Cómo se solicita y recibe la evaluación de un grupo hacia el docente?

¿Cómo la observación se convierte en la máxima herramienta para que los docentes puedan aprender de sus alumnos?

¿Cómo atender y qué decir en un citatorio con padres de familia para ser un apoyo para los alumnos y no un juez ejecutor o verdugo?

¿Cómo conseguir y preparar un programa de televisión educativa?

¿Cómo pensar la comunicación de la ciencia en un programa de televisión y radio educativa?

¿Cómo participar para construir en el Consejo Técnico Escolar?

¿Cómo atender a los alumnos ante una crisis de salud?

¿Cuál es el procedimiento a seguir en caso de sismo?

¿Cómo se maneja la bitácora del docente?

¿Cómo se enseña lo ambiental?

Y así como el cuerpo requiere descansar de un día para otro, las preguntas también requieren tiempo para encontrar las respuestas y, si quieres una respuesta innovadora, además del tiempo debes tener la disposición para cuestionar tus propios pensamientos y la humildad para aceptar que necesitamos ayuda para encontrar nuevas respuestas, a veces, ante las mismas preguntas.

Sabemos que existen muchas interrogantes más en este interesante proceso social como lo es la educación, pero seguiremos atentos ante esa realidad misteriosa de la práctica docente que nos mantiene activos, pero al mismo tiempo, vigentes para aprovechar lo mejor de lo social.

1 En este escrito la palabra practicante hace referencia a los docentes en formación que realizan sus prácticas en la escuela secundaria.

Armando Zamora Quezada
Educador Ambiental ( Maestría UPN/095) y profesor de Ciencias en Educación Básica, CDMX ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Wendy Aguilar Galindo
Profesora en formación, que cursa el séptimo semestre de la Licenciatura en Educación Secundaria en la especialidad en Biología en la Escuela Normal Superior de México (ENSM)

Agregar comentario