6587_manual_de_cine_y_etica
Usos múltiples




10 años del libro Manual de cine y ética para el siglo XXI, estos ojos y está boca también son míos. Algunos caminos en la red

https://radioteca.net/audio/34-manual-de-cine-y-etica-para-el-siglo-xxi/

https://issuu.com/redanahuac/docs/manual_de_cine_y__tica_para_el_siglo_xxi

Reseña del libro Manual de cine y Ètica para el siglo XXI

Reseña de Oswaldo Escobar Uribe:

El autor de esta obra es un educador de corazón. Alguien que desde una mirada compleja nos envuelve con su pasión. Este Manual de Cine y Ética bien podría estar dirigido a cualquier tipo de lector y; sin embargo, considero que el educador es quien más se beneficiará con esta lectura. El contenido es valioso sin duda, y altamente recomendable, pero considero que más importante es la lección que nos brinda. Me refiero a la forma como el Dr. Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán imbrica dos campos del conocimiento humano (la pedagogía y la ética) a través de un proceso de socialización que cada vez abarca más terreno: el cine.

Si ustedes se animan a leer a través de sus páginas, aprenderán acerca de una metodología comprensiva e interpretativa que nos sugiere el autor para mirar reflexivamente “la ordenación moral del mundo”, como señala de la Borbolla; es decir, la ética a través de la vida de los otros, de los personajes del cine. También nos ayudará a elevar a lo consciente y a permitirnos comunicar a otros y entre otros, un código que recoge la experiencia humana y nos significa, pero que a menudo se pierde el mensaje en la insulsa relación cotidiana que establecemos con los medios tecnológicos.

Citando a Tonatiuh Ramírez, es cierto que el cine es —uno de los vehículos más influyentes del siglo XX— (Ramírez, 2009, p. 36) y también es cierto que nos deja huella, pero ¿cómo objetivarlo?, ¿cómo compartirlo? Le pregunto, ¿el cine es para usted un pasatiempo o usted —pasa— el tiempo en el cine? ¿Qué le dejan dos horas frente a la pantalla viendo personajes que le cuentan una historia? ¿Su postura ante el cine es el de una presencia sólo de —cuerpo— o también de —mente—?

Resulta interesante responder estas preguntas y “descubrirnos” en esta obra. Con la ágil lectura de sus cuatro capítulos, seguramente se visualizará y coincidirá o no con las ideas plasmadas, pero no desaprovechará la oportunidad de tomar una postura. Ya sea que le interese la educación o la ética, o bien le preocupen ambas, encontrará una propuesta para pensarlas, interpretarlas y socializarlas.

En una genial puesta en escena del cine, la ética y las propuestas didácticas, observamos como la primera ofrece una proyección de la realidad; es el texto que comunica y que se aprovecha para proyectar diferentes realidades del hombre, en diversos ámbitos, con diferentes actos. El segundo elemento, la ética nos permite enmarcar las acciones en polaridades y jerarquías, nos ayuda a conectar lo humano con la vida, el camino con el rumbo, la necesidad con el sentido. La didáctica, es la mediación para compartir lo que se es, lo que se hace y lo que se sabe para que el otro lo contemple y lo emplee.

Este Manual nos lleva a reconocer que la vida tiene sentido en lo humano y qué no hay un mejor escaparate para reflexionarla que una selección de buen cine. Pero la comprensión humana no debe llegar hasta ahí, a lo individual, nuestro deber es interpretarlo, discutirlo, socializarlo en colectivo. Un buen ejemplo nos los brinda nuevamente el Dr. Ramírez, quien no deja atrás a quienes han sido parte de él. Dedica este libro a su familia, a sus colegas, a sus amigos y alumnos. Nos hace parte de él y nos lo apropiamos. Qué más prueba que la de compartir una esencia humana con los que nos significan y nos conforman.

Seguramente sus ex estudiantes hoy envestidos en la figura de un Procurador, conductores de medios, cineastas, educadores ambientales, un anchorman, o profesores de aula, desde el nivel básico hasta el superior, estarán de acuerdo conmigo en que el Dr. Ramírez es un buen catedrático e investigador, pero, antes que nada, un ser humano que sabe dar generosamente. Este libro es prueba de su abundancia, donde departe con sus lectores una deliciosa comida para el pensamiento.

Le recomiendo no saltarse ninguno de los tiempos de estas viandas puestas en la mesa y cuando llegue al postre, deguste de las actividades sugeridas, ya sea como están; o bien, a partir de una propia lógica de presentación. Este libro no es el fin sino el comienzo de un camino, de una estrategia que usted poco a poco irá descubriendo. Concluyo con una frase de Alfonso López Quintas quien escribe al final del prólogo que “el cine de calidad es una escuela de formación”. Con esta idea sugerente está construida la propuesta del Dr. Ramírez y yo los invito cordialmente a que descubran muchas más cualidades y características de este libro.

Alicia Helena Hernández Barba

Reseña del libro Manual de cine y ética para el siglo XXI

El Manual de cine y ética para el siglo XXI, es una lectura obligada para el catedrático universitario, que está más que interesado en disponer de distintas herramientas didácticas en el proceso enseñanza-aprendizaje. Rafael Tonatiuh Ramírez, entreteje en este manual todo lo que necesitamos para comprender la importancia del cine, de la ética, y como el primero nos puede servir como escaparate para el entendimiento y análisis de la segunda.

El manual que se subdivide, de tal forma, que, en la primera parte, nos lleva de la mano en el conocimiento del cine; su relevancia, cómo se han generado algunos métodos para su comprensión y análisis. Nos muestra distintos niveles de visión, desde el más superfluo, hasta el de mayor profundidad, el poder leer entre líneas, más allá de la primera impresión, nos lleva a encontrarnos con una reflexión aplicada en la vida cotidiana y personal. Es por esto la importancia de narrarnos como es todo un arte ver una película, para poder extraer todo el concepto. (Ramírez, 2009)

La segunda parte, nos invita a una reflexión en distintos escenarios, desde la perspectiva de la ética, la educación, llegando a su punto más elevado cuando nos habla de cómo se puede utilizar el cine como aproximación al entendimiento de la ética.

De una manera jovial, sin perder la formalidad, Rafael nos introduce a cómo usar el manual de cine y ética para el siglo XXI, dividiéndolo en diez puntos a considerar. El acceso, al tomar en cuenta películas comerciales será más sencillo poderlas conseguir, sin embargo, es importante elegir la más conveniente para lo que el objetivo que estamos buscando, la planeación de actividades previas para introducir a nuestros alumnos al concepto y dinámica que buscamos realizar, el momento de la proyección es básica, por lo que se propone que se haga en el mismo grupo para que la retroalimentación, y ver aspectos que probablemente podemos pasar por alto.

La realización de la ficha técnica y el resumen, nos ayudan a entender el contexto en el cual está realizada la película y de ahí procederemos a su análisis.

El ubicar escenas importantes para el análisis, en donde sabemos que el educando reconocerá los puntos de reflexión básicos para comprender el concepto de la ética, que es el fin de nuestra didáctica. Realizar tareas finales para confirmar el aprendizaje. Las sugerencias cinematográficas, nos generan, en grupo, mayores ejemplos del mismo caso y lo hacen aplicable a la vida cotidiana. Los Fotogramas, en el caso del manual se presentan distintas imágenes de cada una de las películas sugeridas, que también pueden ser utilizadas como herramientas didácticas.

Y por último el listado de las películas, el autor se tomó la tarea de recomendar una serie de Films que se pueden utilizar para esta materia en particular, donde nos propone películas, de distintos bagajes culturales, ya que provienen de diversos países, lo que enriquece aún más el entendimiento del concepto de la ética.

Posteriormente, nos propone con cada una de las cintas que se encuentran en su listado, actividades, preguntas, cuadros sinópticos, sugerencias para poder alcanzar el objetivo; que los alumnos analicen a profundidad la película y se logre un aprendizaje significativo de la ética.

Es de agradecerse el excelente trabajo realizado por Rafael Tonatiuh Ramírez, quien motivado por otros trabajos semejantes, pero en este caso aterrizándolo en el aprendizaje de la ética, nos orienta y anima a los docentes en el uso del cine como herramienta didáctica. Con un manual estructurado y con objetivos claros, para guiar a nuestros alumnos en el aprendizaje significativo de la ética. Logrando el desarrollo por competencias, pasando del saber conocer, al saber hacer, saber ser y saber convivir.

Es por todo esto que se vuelve una lectura de relevancia para el docente, y toda una experiencia personal la lectura del mismo, hay que empezar el análisis reflexivo desde el docente para que logremos el mismo acto en nuestros alumnos.

Referencias:

  • Ramírez R. (2009) Manual de cine y ética para el siglo XXI. Estos Ojos y esta palabra son míos. Universidad Pedagógica Nacional. Universidad Anáhuac. Trabajos Manuales Escolares. México.
abelroca. 04 de Junio de 2019 11:30

Rafael te felicto por el reconocimiento a tu paso del cine a la expresión escrita en la revista, revela que tus lectores aprecian, dan valor a lo que propones en la cultura ética de la educación.Descubres que ver cine no es solo como espectador , sino como actor protagónico de tu tiempo pasando de tu apreciar, de tu entender, a tu actuar; eso si te autoeducas para no solo enel cine comer palomitas,o apapachar a tu pareja. felicidades.

Agregar comentario