6545_cellphone
Sala de Maestros


Verónica Judith Gómez Barbosa
Eusebio Martínez Chavarría


Sentimientos. Si fuera tu celular….

Ante el mundo vertiginoso, donde la sociedad parece que no se encuentra a sí misma, se pierde en los usos y abusos de la tecnología que mucho beneficio otorga a la sociedad, no podemos dejar de mostrar la ironía de la forma en que nos comunicamos unos con otros, donde la plática de barrio, el tú a tú, tú con nosotros, el diálogo de los padres con los hijos, diálogo entre hermanos, tíos, abuelos y por qué no decirlo, muchos vecinos se contaban tantas historias, se compartían las costumbres, se fortalecían los valores, se aprovechaba para intercambiar experiencias, sueños, vivencias del día a día, de sus actividades cotidianas.

Ahora tan tecnificados, invadidos por el uso del celular en los diferentes lugares, en la escuela, en el trabajo, en la casa, en el cine, en carro, en el autobús, en el tren, y por qué no, hasta en motocicleta y bicicleta. He tenido la oportunidad de ver a las personas utilizando el celular, hasta en el mar que es uno de mis lugares favoritos para ir a caminar y sentir la brisa marina las olas que acarician mis pies, lo suave de la arena, el calor del sol, el agua fría y transparente, las personas no dejan su celular, admirable la creatividad del mexicano, venden bolsitas para que tengan la oportunidad de meterse a la playa con celular, sin arriesgar que se pueda mojar.

Pensemos ¿qué pasa con las relaciones interpersonales?, ¿qué pasa realmente en muchas de nuestras familias? ¿qué pasa en las aulas?…… donde se pone más atención a lo que se escribe y comenta en las redes sociales, como bien mencionaba un alumno “pasamos mucho tiempo en el celular viendo pendejadas” ¿y lo que realmente importa para el crecimiento personal? ¿de qué estamos llenando nuestro cerebro? porque sin duda alguna, será lo único que le podamos sacar…como dice el viejo refrán: “lo que le metas a la olla… será lo que le puedas sacar”

Muchos de nosotros quisiéramos ser… nos encantaría ser.

Quisiera ser….

Quisiera ser tu celular…… estarías más atento de mis mensajes, sentimientos, pensamientos, sufrimientos, la vida sería interesante y divertida, me pondrías más atención a lo largo del día. Aprenderías a relacionarte mejor conmigo y con los demás seres queridos.

Quisiera ser tu celular…….al menos sentiría tus manos cuando el frío y la soledad invade todo mi ser, cuando la ausencia de las personas que amo, se hace presente porque están ocupados en su celular que se olvidan de los que están cerca, de la importancia de una buena relación familiar.

Quisiera ser tu celular…….para que me ofrecieras el tiempo que necesito, para que mis hijos y nietos voltearan a verme; se dieran la oportunidad de contarme sus pensamientos, sueños, sus miedos, de poder compartir los momentos gratos  que pasan día a día en la escuela, en el trabajo, con los amigos.

Si fuera tu celular… me pondrías atención  en la casa,  en el carro, en el trabajo, en la oficina, en la escuela, sería tu mejor amiga, tu mejor amigo, el mejor padre, maestro, jefe, director. Sería la gran persona que se transforma cada 3 meses para mejorar y ofrecer un mejor servicio, más herramientas para estar comunicados y lo triste que a pesar de ser una tecnología para la comunicación, la comunicación y la confianza familiar, laboral y social, se ven atentados porque nos ocupamos de los que están lejos y nos olvidamos de los que están cerca.

Si fuera tu celular….. estarías feliz de estar conmigo el mayor tiempo posible, estarías feliz de que fuera tu gran compañera, o tu amigo, tu padre, tu hijo (en cualquiera de los roles que desempeñamos) te preocuparías si me pierdo, si se me quebrara la pantalla ( rompiera el corazón) con tus actos de indiferencia que cada día son más cotidianos y a los que poco a poco nos estamos acostumbrando, y buscamos actividades para mantener nuestro cerebro ocupado y dejar de pensar… que otro día llegará igual, otra semana pasará sin mencionar las cosas importantes que les encantaría compartir a las personas que amamos  y sin encontrar el momento preciso, cuando la rutina nos envuelve en un círculo vicioso de aparente tranquilidad, donde muchos somos los inconformes con la relaciones familiares, laborales, escolares, porque debes atender al celular con su gran variedad de redes sociales Facebook, Whatsapp, Instagram, YouTube, Tiwtter etc.

Si fuera tu celular……resolveríamos los asuntos económicos, cuando el dinero no ajusta para cubrir las necesidades de nuestra familia te avisaría de cada retiro realizado y juntos buscaríamos la forma de solucionarlo.

Si fuera tu celular…… atenderías a la voz de mis llamadas a cualquier hora, responderías con interés a mis necesidades, compartirías tus propias necesidades y juntos tendríamos la oportunidad de buscar las alternativas para cubrirlas, sin recurrir a ayuda externa.

Sin embargo, ni soy tu celular. ni seré tu celular… sólo soy un simple mortal, que ama, que extraña, que sueña, que vive goza y sufre pero que no deja de dar gracias a la vida por ser parte de este mundo, lamentable, no soy ni seré un celular, tengo muchas más funciones, sentimientos, pensamientos que compartir, historias que contar, amor guardado esperando el momento preciso para ser compartido con todos aquellos que deseen dejar su celular y deseen volver al mundo real, donde las personas pueden aprovechar a sus cinco sentidos, sentir el calor de la piel del otro con un simple saludo, sentir el gran placer de un padre abrazando a sus hijos, de la madre que añora ser abrazada, escuchada, de la abuela olvidada, del maestro que pasa horas preparando sus clases ofreciendo lo mejor de sí para sus alumnos, mientras ellos dedican un buen tiempo de la clase viendo su celular.

¿Dónde se quedó el respeto? ¿y la cordialidad?, ¿dónde se encuentra la confianza? ¿y la humanidad que con el afán de ser y estar a la vanguardia de la tecnología adicta a las redes sociales se vuelve fría?

Hoy ante el dolor ajeno se van acostumbrando a ver el sufrimiento de los demás por medio de los diversos juegos a los que se invita por medio de las redes sociales, como los famosos retos, “a ver quién aguanta más” quién soporta más sufrimiento por ser el ganador de más likes, quienes buscan la admiración en un mundo virtual, la admiración de la gran cantidad de amigos y seguidores de Facebook, que puedo revisar en cada momento y en muchos lugares a través del celular, tengamos presente que la tecnología no reemplaza el corazón humano con todos sus sentimientos.

Verónica Judith Gómez Barbosa

Eusebio Martínez Chavarría

Agregar comentario