6425_aves_migratorias
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Alas de sobrevivencia o un ojo en las alturas y otro en la ciencia

Volar, pasión de volar
Sobre el mar, a ras de agua
Solitaria gaviota, volar.
Volar hasta reventar
Contra el aire, gaviota.
Te recogerá la mar
.

Paco Martín
La naturaleza en el planeta Tierra tiene en las aves migratorias un magnífico representante de la persistencia, consistencia y la integración al ambiente, que es desconocida. Grullas, golondrinas, pelicanos, gaviotas, gansos, patos salvajes, cisnes, cigüeñas, pingüinos, guacamayas, simbolizan representativamente ecosistemas del planeta, pero también, largos traslados y trayectos por bosques, selvas, desiertos, ríos, mares. Recorren cientos de kilómetros en busca de alimento, refugio, calor, reproducción y sobrevivencia de la especie, y también para evitar instintivamente riesgos climatológicos de los que sabíamos poco.

En el documental Alas de Sobrevivencia ( Le peuple migrateur—Winged Migration, Jacques Perrin, Michel Debats, Jacques Cluzaud, Francia: 2001) asistimos deslumbrados a un viaje por los cinco continentes, con una gran cantidad de especies de aves, que han estado en el planeta desde hace miles de años. Pero que lo han hecho en forma sutil y casi imperceptible. Son una rica parte de la vida en el planeta, que habitan el aire y se trasladan en sus aerodinámicos cuerpos, plumajes y alas.

Alas de sobrevivencia en un hermoso trabajo filmado desde el cielo, en un firmamento que nos es negado a los seres humanos. Nos lleva a contemplar y acompañar a estas increíbles especies que cruzan, habitan y decoran las alturas. Es una bella pieza cinematográfica no sólo por la fotografía, siempre en movimiento, que registra a las distintas aves migratorias, también por la edición, la narrativa que quiere recorrer y contar toda la Tierra y la incomparable banda sonora: música y registro de sonidos directos.

Al terminar de disfrutarla uno se queda con una pregunta, como en algunas escenas de notables películas: ¿Cómo le hicieron para filmarla?

La respuesta está en el making-of del mismo documental (detrás de cámara o como se filmó) que devela algunos secretos. En esta pieza de comunicación complementaria se cuenta que todo comienza, cuatro años antes de su estreno (en 1998) y, para poder lograr un resultado, se puso a prueba un concepto científico del investigador austriaco Konrad Lorenz (premio Nobel de Fisiología en 1973).

El concepto es el de impronta o impregnación. La impronta es una marca, relieve o huella, pero Lorenz en sus estudios etología y zoología la aplicó a las especies vivas. Se dio cuenta que, en algunas especies animales, en particular aves, en sus primeros días después de su nacimiento, se va fijando conductas y aprendizajes por imitación, en ese periodo inicial de la vida en el que tienen más sensibilidad a ciertos estímulos. Estas habilidades son imitadas de los progenitores y son de gran ayuda para la sobrevivencia.
Hernán Mandujano-Camacho (2010) reconoce que este concepto tiene por lo
menos ocho connotaciones, pero que se puede resumir así:

Es un tipo de aprendizaje que ocurre en un periodo crítico, sui generis y breve durante el desarrollo temprano de la especie en cuestión y cuya importancia radica en la fijación clara, estable e irreversible de las preferencias sobre las señales o características aprendidas que como adulto le podrán ayudar a desarrollar comportamientos óptimos al individuo.1

Lorenz reportó sus primeros hallazgos científicos al respecto con los gansos que investigó por largo tiempo. El concepto ha pasado a varias disciplinas científicas y últimamente a la psiquiatría.

Eso es, en principio, lo maravilloso de este film, cuando se comenzó a pensar en la realización, lo que querían era volar con las aves y filmarlas, pero esto era un reto insalvable dado lo imposible que es el registro de nidos sobre montañas y otros entornos salvajes. Otro problema era hacer coincidir el plan de producción con los momentos de la migración de las diferentes especies de aves. Suponemos que se logró, fue tener un gran fondo económico y después se recurrió a la impregnación; se reprodujo especies en distintas partes de los cinco continentes y se acompañó a las aves en sus tres primeros meses de vida. Al mismo tiempo se recorrió a un avanzado equipo de vuelo de ultra-ligeros en el que solo caben el piloto y el camarógrafo para el momento en que las aves pudieran volar. Antes las acostumbraron a su cercanía, enseñanzas, ruidos, etc. El equipo fotográfico y de audio también se adelantó a su tiempo.

Alas de sobrevivencia tiene una numeralia abrumadora: pasó por un largo proceso de entrenamiento y filmación de 4 años, en 40 países, 400 personas participaron en la filmación entre científicos, técnicos cinematográficos y entrenadores, tres directores, 12 pilotos, 6 equipos que salen trecientas veces a trabajo de campo y 7 accidentes aéreos.

También sé tuvo que cumplir un plan de producción en que muchas veces se tiene que suspender los registros por lluvia, tormenta y hasta huracanes. Lidiar con las políticas, restricciones y prácticas de cada país. Con climas extremos y con el sofisticado manejo del equipo. Sin contar las amenazas de otras especies (como las águilas en el desierto del Colorado), cuando llegan las aves por primera vez a una determinada zona.

La promesa del film se cumple a cabalidad; nos ayuda a integrarnos con la naturaleza a aproximarnos a la vida íntima y desafiante de las aves. Volamos un rato acompañando a las aves. Es una clase completa de la vida salvaje de las aves que nadie se debería perder.

Es como lo resume, el documental mismo:

Filmar la naturaleza es ante todo conocerla y luego saber esperar.

1 Mandujano-Camacho, H. (2010). Ecología y sociobiología de la impronta: perspectivas para su estudio en los Crocodylia. México. Revista Ciencia y Mar. Colegio de la Frontera Sur. XIV (42). Pág. 49-54

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario