6402_guerras_privadas
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Algunas guerras privadas

Matthew Heineman es un director de cine norteamericano, que en sus films intenta una forma de sociología-antropología cinematográfica directa y, con frecuencia, sin anestesia o concesiones. Se ha interesado en documentar realidades vivas y calientes del contexto actual. Ha realizado trabajos sobre lo que significa ser joven en América, sobre la enfermedad del Alzheimer o el sistema de salud en los Estados Unidos de Norteamérica.

En el documental Tierra de Carteles (2015), una pregunta básica lo guiará en el proyecto y desarrollo: ¿qué pasa cuando el Estado se ausenta, ¿cuándo las leyes, parecen no funcionar y la gente queda a la deriva?

Para contestarla se dirige a dos realidades de Estado, en suspenso: la norteamericana, que sigue el caso del ex combatiente Tim Nailer Foley, en el Estado de Arizona, y en México al Dr. José Manuel Mireles Valverde, que creo algunas de las autodefensas, contra el narcotráfico, en el Estado de Michoacán. El primero es una especie de cazador de inmigrantes; el segundo es el controversial caso de alguien, que, ante la incapacidad de controlar el crimen organizado, deciden tomar las armas. Los dos tienen, coincidentemente, 55 años cuando se filma el documental La película se mete hasta el tuétano del conflicto que ha generado el consumo y producción de drogas, por lo que observamos hechos de violencia y sufrimiento a ras del piso en México. Y el inmenso negocio de las armas en Norteamérica. Hay escenas en que estos mundos hacen intersección. En las que los balazos pasan cerca de la cámara y esta se tiene que cubrir detrás del asiento de una camioneta. El mismo director a señalado que estar de los dos lados de esta guerra, es muy diferente: en México había ya de decenas de miles de muertos y del lado norteamericano teoría y mucha ideología casi siempre racista.

El documental ganó el premio a mejor documental en el Sundance Film Festival.

Con esta experiencia no debemos sorprendernos que el siguiente film de Heineman, sea sobre el caso real de una reportera de guerra, Marie Colvin, Una guerra privada ( A private war, Heineman, M. EUA: 2018) en esta producción vemos a una periodista que va las zonas más conflictivas del planeta buscando la noticia (África, Medio oriente, Sri Lanka, Chchenia, Kosvo o Siria, etc.), tarando de dar certeza de lo que realmente está pasando en conflictos que con frecuencia resultan maquillados o tergiversados por las partes.

La corresponsal del periódico Sunday Time no duda en entrevistar a los líderes, pero también habla con las personas que padecen la guerra. Esta trayectoria en distintas guerras, no queda ilesa, hace que pierda un ojo (2001), producto del estallido de una granada, pero que aún desde la cama del hospital dicte una crónica. El parche en ojo será un símbolo con el que será reconocida. Pero también una especie de Hachimaki japonés: una seña de identidad personal que da prueba de la perseverancia y la constancia. Un mensaje, a sí misma y al mundo, de que no se podía detener a pesar de lo que estaba en riesgo.

Su muerte se debe justamente a ser consecuente. Marie Colvin se empeña en documentar transfiriendo desde su lap top información a varias televisoras mundiales, con relación a que el gobierno de Siria estaba usando de pretexto lo que quedaba en pie, de un edificio en la ciudad de Homs, en el que se encontraban rebeldes, para asesinar a personas de la sociedad civil. La señal servirá para que den con ella y bombardeen sin misericordia el lugar.

La cinta nos brinda dos escenarios: la cara del reportero de guerra cuya vocación está más allá de los asuntos personales, sentimentales o incluso la vida misma; y la del sinsentido de los conflictos armados, lamentablemente tan comunes en nuestra civilización. Heineman tendrá, por desgracia, demasiado que seguir y documentar, si decide, como esta valiente periodista, no abandonar esta línea de trabajo, a pesar de todo.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario