6380_pieza_del_museo_reina_sofia
LA CLASE

Tema del mes

Gabriela Alfaro Jaime


Otredad y la injusticia social

Concepto generado a partir de la existencia del otro. Generalmente usado en la poesía y la filosofía. Uno de nuestros más grandes expositores de éste concepto es Octavio Paz.

Autorreflexión del concepto

De las muchas acepciones que la otredad contempla quizás la que decidí apropiarme, para generar como ésta influye en mi día a día, es la que tiene que ver con mi sensibilidad por la injusticia social y lo mucho que representa para determinar mi identidad.

Todos los días, a lo largo y ancho de nuestro país, estamos rodeados de desigualdad social y de la inmensa pobreza en la que viven millones de mexicanos.

Con frecuencia, dirijo mi mirada a las mujeres que llevan consigo productos hechos por ellas mismas, bordados, artesanías, vasijas, piezas de bisutería (aretes, collares, pulseras, etc.)

Nunca he comprado porque me haga falta, el primer instinto me lleva a pensar en todo lo que hay atrás de su elaboración. En su mayoría mujeres indígenas que con mucho esfuerzo adquieren los insumos, después de haberle quitado unos cuantos pesos al dinero que tienen para sobrevivir.

La conciencia de madre me remite a nuestro instinto inherente de pensar primero en nuestros hijos que en nosotras mismas; de inmediato pasan por mi mente varias cosas: su vivienda y las condiciones de esta, el número de personas que dependen de ella, las largas jornadas caminando desde sus comunidades para llegar a vender sus productos, el número de días en los que no ha podido comer nada porque no ha vendido. En las largas noches elaborando sus productos, después de haber tenido un día desolador con todas las necesidades que la aquejan.

He descubierto que parte de mi identidad, aquella porción que tiene que ver con mi sentido de humanidad, se fortalece cada vez que reconozco el esfuerzo de cada una de esas mujeres, porque, aunque con matices muy diferentes, también me esfuerzo día a día para salir adelante y para procurarle a mis hijas y a mi familia el mayor bienestar posible y la mayor felicidad.

Por supuesto que compro todo lo que me venden, sin jamás regatear un solo peso del precio que ellas me dan y además los uso con mucho orgullo y con mayor frecuencia de la que se podrían imaginar.

Después de eso, siento un gran apapacho en mi alma y agradezco a la vida y a Dios por todo lo que tengo; por brindarme la posibilidad de ver, a través de los ojos de otras mujeres, el concepto único de la maternidad.

Gabriela Alfaro Jaime

Beda Perez. 06 de Marzo de 2019 17:14

Maravilloso e interesante artículo
Felicidades Gaby, si, si, esta persona eres tú, auténtica y con visión amplia
Esto me ayuda a ser, mejor ser humano

Agregar comentario