6378_tomados_de_la_mano
LA CLASE

Tema del mes

Mericia Núñez Martínez


La otredad en mí

El concepto de << otredad >> es habitual en la filosofía, la sociología, la antropología entre otras ciencias. Se trata del reconocimiento del << otro >> como un individuo diferente, que no forma parte de la comunidad propia. La otredad se construye a través de diversos mecanismos psicológicos y sociales. El Otro implica la existencia de algo que no es propio y, por lo tanto, no forma parte de la existencia individual de cada uno. Sin embargo, eso externo que se rige con autonomía respecto a uno mismo también puede afectar y alterar la individualidad del sujeto en cuestión que considera la otredad.

El poeta y ensayista mexicano Octavio Paz abordo el término otredad y todo lo que este lleva aparejado. Así, llego a expresar que esa necesidad de encontrar lo perdido y de buscar un complemento del que se fue separado lleva muchas veces a la otredad. Desencadena en la marcha al pasado y otras personas para cubrir carencias de diversa tipología. Fue tan extenso su análisis del concepto de otredad que es conocido como el poeta de la otredad.

Tras el estudio del concepto de Otredad y relacionado a una experiencia personal, describo lo siguiente.

Soy madre de dos varones, Arturo nacido en el 2006 y Ricardo que llego 2 años después. Desde que nació mi segundo hijo (Ricardo) note que era notablemente diferente, su desarrollo, su aprendizaje, su lenguaje no era como el de los niños de su edad y mucho menos era parecido al de su hermano mayor cuando tenía la misma edad.

Motivada por estas observaciones, y tras consultarlo con el Pediatra de mis hijos, en el 2013 decidimos ver a un Neurólogo Pediátrico.

Ricardo en ese momento tenía 5 años de edad, y tras diversos estudios y pruebas de desarrollo realizadas por el Neurólogo, diagnosticaron a mi hijo con una condición médica que no tiene cura.

Esta ha sido la experiencia más difícil que he vivido, hasta antes de estudiar el concepto de otredad, ignoraba que, al ver a mi hijo con otros ojos, lo reconocí como un ser humano con necesidades diferentes. La Otredad presente como un sentimiento de extrañeza frente a aquello que no es asimilable a lo conocido, donde la primera emoción que experimente fue el miedo a lo ajeno, a lo desconocido.
Su condición médica me ha permitido tener un crecimiento personal. Y que tal cual lo refiere la teoría su diferencia no implica que deba de ser discriminado o estigmatizado por ser “diferente” a los demás niños de su edad.

Ricardo ha asumido su identidad como un ser humano distinto a los otros, pero igual de valioso e inteligente. El informar a sus profesores sobre su condición médica, sus necesidades y sus capacidades ha permitido que el ambiente escolar se enriquezca con la experiencia que brinda el trato diario.

Ahora el caso de Ricardo es ejemplo en otros planteles educativos; sus profesores ayudaron a que sus compañeros desarrollaran sentimientos positivos hacia él, como lo es la empatía, la tolerancia y la convivencia armoniosa. Donde no niegan la existencia de un alumno (el Otro) con necesidades distintas al promedio de los estudiantes

El ver a mi hijo Ricardo desde otro enfoque me permitió reflexionar sobre mi propia existencia y sobre la forma en la que mi hijo me ve. La voluntad de aceptar a mi hijo y el proceso que conlleva la aceptación de Ricardo como <>.

Buscar el propósito de mi existencia y de la existencia de mi hijo, escuchando sus propias experiencias de vida, me ha permitido tomar conciencia de su individualidad, reconciliándome en un primer momento como mujer, reevaluando mi rol de madre ante un niño que tiene una condición médica diferente, cuyo primer obstáculo fue vencer el aislamiento y el rechazo por parte de nuestro círculo social.

Mericia Núñez Martínez

Agregar comentario