6355_la_guerra_del_fuego
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


La guerra del fuego y otros textos sobre la infancia y el inicio periplo evolutivo de nuestra especie

He procurado presentar las pruebas recogidas lo mejor que he sabido, y en mi opinión, resulta forzoso reconocer que el hombre, a pesar de las nobles cualidades que le adornan, de la compasión que muestra hacia los más menesterosos, de su bondad no sólo para con los otros hombres, sino también para con las criaturas más insignificantes, de su intelecto divino y de que ha llegado a elucidar los movimientos y constitución del sistema solar, a pesar de todo ello, digo, el hombre aún lleva impresa en su estructura corpórea la huella indeleble de su humilde origen.

Charles Darwin, El origen del hombre

El periodo más largo en la evolución de la especie humana es la prehistoria. La infancia del ser humano —iletrado, vulnerable, migrante y mezclado sin diferenciarse entre los ecosistemas— fue muy larga, penosa y sin duda, marco en muchos de sus hábitos y conductas, del ser humano posterior; otras conductas se fueron moderando en el proceso civilizatorio, de los últimos 50,000 años y precipitando en los últimos dos siglos de la modernidad inconclusa. Existen algunas referencias cinematográficas y literarias sobre este largo periodo de tiempo. Aquí damos cuenta de cuatro obras que consideramos imprescindibles.

La primera es fílmica: En una pequeña tribu de incipientes seres humanos —en la lenta evolución de la especie entre Neandertal, homo erectus y homo sapiens en la larga era prehistórica en Europa—, viven en una cueva y mantienen vivo el fuego como forma de proveerse energía que ayuda a calentarse y soportar las heladas nocturnas y también como elemento que mejora su alimentación. Lo cuidan en una especie de reja de huesos porque no saben generar ese fuego. Otro grupo distinto de seres primitivos los atacan y se llevan el fuego hacia una zona pantanosa. La tribu nombrará una comisión para que hagan un recorrido y recuperen el fuego.

Se trata de la película La guerra del fuego (Annaud, JJ, Francia. 1981), un clásico cinematográfico ambiental y que siempre es bueno revisitar. Ahora, por ejemplo, para constar la reciente conjetura de Yuval Boah Harari, que en su saga que ha alcanzado el grado best seller científico literario: De animales a Dioses (2011). El escritor sostiene que: hace 100.000 años al menos seis especies de humanos habitaban la Tierra. Hoy solo queda una, la nuestra. La película se ubica justamente en ese tiempo aproximadamente y sorprende lo bien retratados que son estos distintos grupos antropomorfos. También se documenta en la cinta como el homo sapiens sapiens tuvo que librar una inmensa batalla contra la naturaleza y otras especies vivas que luchaban para adaptarse y sobrevivir.

En la lucha por la adaptación el homo sapiens no fue fácil. Se fue transformando lenta pero progresiva y sistémicamente conquistando y cambiando los hábitats naturales, al tiempo que se modificaba así mismo: la postura erecta sobre las extremidades inferiores, el crecimiento de la capacidad cerebral y cognitiva, la modificación de las manos, el uso de instrumentos, la alimentación variada: la domesticación de animales y el surgimiento de la agricultura, la vida colectiva y el espíritu gregario, las incipientes formas de comunicación y uso de diferentes símbolos, etc.

Federico Engels (1876) sostiene que todos estos actos de auto-transformación y modificación del entorno, gracias al trabajo, se integraron en un trayecto de innumerables generaciones; no fueron hechos aislados sino productos de un largo proceso histórico:

Gracias a la cooperación de la mano, de los órganos del lenguaje y del cerebro, no sólo en cada individuo, sino también en la sociedad, los hombres fueron aprendiendo a ejecutar operaciones cada vez más complicadas, a plantearse y a alcanzar objetivos cada vez más elevados. El trabajo mismo se diversificaba y perfeccionaba de generación en generación extendiéndose cada vez a nuevas actividades. A la caza y a la ganadería vino a sumarse la agricultura, y más tarde el hilado y el tejido, el trabajo de los metales, la alfarería y la navegación. Al lado del comercio y de los oficios aparecieron, finalmente, las artes y las ciencias; de las tribus salieron las naciones y los Estados.

La película La guerra del fuego documenta el inicio de este proceso. Es una adaptación de un libro de principio del siglo XX, titulado de la misma forma y escrito en Bélgica (Rosny,H.J: 1911). Para la realización cinematográfica estuvo bajo cuidado del divulgador científico Desmond Morris, un zoólogo que también escribió un libro muy exitoso titulado El mono desnudo (1967). La obra también insistía en la gran cantidad de especies cercanas genéticamente al ser humano, el ensayo empezada así:

Hay ciento noventa y tres especies vivientes de simios y monos. Ciento noventa y dos de ellas están cubiertas de pelo. La excepción la constituye un mono desnudo que se ha puesto a sí mismo el nombre de Homo sapiens. Esta rara y floreciente especie pasa una gran parte de su tiempo estudiando sus más altas motivaciones, y una cantidad de tiempo igual ignorando concienzudamente las fundamentales. Se muestra orgulloso de poseer el mayor cerebro de todos los primates, pero procura ocultar la circunstancia de que tiene también el mayor pene, y prefiere atribuir injustamente este honor al vigoroso gorila. Es un mono muy parlanchín, sumamente curioso y multitudinario.

Ver, leer y reflexionar sobre la infancia de nuestra especie y su evolución, en estos textos y película, nos ayuda a recordar como seguimos siendo una especie más en el planeta, a pesar de la evolución, la adaptación y el reciente dominio tecnológico, que se ha radicalizado, por el estilo de desarrollo dominante, en los últimos doscientos años.

Referencias

  • Engels, F. (1876). El papel del trabajo en la transformación
    del mono en hombre
    . Biblioteca de Textos Marxistas. Marxists Internet Archive, https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/1876trab.htm Recuperado 13 II 2019: 19:49
  • Harari Y. B. (2011). De animales a Dioses. Breve historia de la humanidad. Editorial Debate. España. Pág. 34.
  • Morris, D. (1967). El mono desnudo. Un estudio del animal humano. Editorial Rotativa.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario