6343_green_book
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Luis Yamil Villegas


Green Book: una cinta que nos lleva a un viaje; divertido, racista y muy hambriento.

Sinopsis: En esta cinta se nos presenta la historia de Tony Lip, un padre y esposo de familia con orígenes italianos que vive en Nueva York. A lo largo de la película Tony conoce a Don Shirley, un extraordinario músico negro, y juntos viven un viaje de trabajo, mismo que cambiara sus vidas para siempre…

Comparación con Roma (2018): Como bien sabemos ambas películas abordan un tema en especifico, mientras que la cinta de Cuarón habla de la marginada vida que viven las empleadas domesticas, Green Book por su parte aborda el racismo que existía en Estados Unidos por allá de la década de los sesenta.

En ambas cintas podemos encontrar algunas similitudes dignas de comentar; en Roma se ve claramente como las empleadas domésticas tienen un área designada para dormir, misma que es lúgubre, pequeña y un poco sucia, como si de un cuarto improvisado se tratase, mientras que en Green Book podemos observar como la comunidad negra no podía hospedarse en los mismos hoteles que la comunidad blanca, teniendo cada una áreas y espacios designados para su convivencia separada. Y como estas comparaciones podemos encontrar muchas más, pero lejos de poner aquí una escena de Roma contra otra escena de Green Book, prefiero comentar que ambas películas abordan de forma distinta pero parecida, el tema de la separación de clases, de cómo una persona tiene un trato diferente por su condición económica, origen racial, preferencia sexual, etcétera, ¿pero entonces?, si todos somos personas, ¿por qué nos tratamos diferente?

Conclusión: Green Book es una cinta genial, que nos invita a vivir un viaje lleno de aprendizajes morales, pero no unos aprendizajes aburridos, sino unos reales, unos humanos, esos aprendizajes que te hacen mejor persona. Gracias a esta película aprendí que los estereotipos de las personas muchas veces no resultan verdaderos y cierro con una cita de Don: “Si no soy suficientemente negro, ni suficientemente blanco, ni suficientemente hombre, no sé que soy…”

Luis Yamil Villegas

Agregar comentario