Blue_sky_cartel
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Cielo azul o el relato de dos fuerzas incontenibles

El mayor Hank Marshall ( Tommy Lee Jones), es un ingeniero militar dedicado a detectar el impacto de las radiaciones por las pruebas nucleares, es trasladado constantemente a diferentes bases militares de Estados Unidos de Norteamérica, primero porque estas explosiones subterráneas se han intensificado en todo el país , pero también, por el extraño comportamiento de su esposa, Carly (Jessica Lange), que quiere vivir como las grandes estrellas cinematográficas y vive frustrada migrando de un sitio militar a otro.

Se trata de la cinta Cielo Azul (Richardson, T: EUA: 1994), trama que se desarrolla a inicios de los años sesenta, en plena guerra fría entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, en la cual ambas potencias militares, generaron una producción desmedida de armas nucleares que tuvieron que ser probadas en sus propios territorios, causando daños sobre la naturaleza y las poblaciones humanas.

La cinta es muy interesante porque va entretejiendo los dos problemas que acosan al ingeniero experto en radioactividad: por un lado su mujer, que quiere tener una vida social y sexual intensa en comunidades militares que son contenidas o francamente reprimidas. Esto la hace una mujer acosada, deseada por la población varonil de las bases militares y al mismo tiempo repudiada por las esposas y madres de esos mismos lugares.

La familia de Marshall, además tiene dos hijas adolescentes, que no aprueban, la conducta de su madre y no ven bien que el papá, por el amor que le tiene a la esposa, tolere y hasta la justifique.

En paralelo, vemos las pruebas de explosiones debajo de la superficie terrestre que hace el gobierno de los Estados Unidos, entre el cinismo, la necesidad a la que es obligado en la guerra simulada en la que está metido y la ignorancia científica. Cielo azul es el nombre clave de una prueba en el estado de Nevada y alude a que ya no se ve el hongo atómico y el cielo gris-ocre como cuando se hacían estás pruebas justamente a cielo abierto, sin que este signifique que no exista afectación al ambiente.

El ingeniero Marshall que sigue la detonación de una prueba en un helicóptero ve que dos vaqueros van por la zona en la que internamente, en el subsuelo, habrá una detonación. Ellos no se percatan de este hecho. Trata de detenerla y ya no logra hacerlo. Él trata de buscar a estos lugareños, pero por instrucciones militares, no lo hace.

Esto coincide con una infidelidad de su esposa, mientras está ausente. El caso es que, después de una cadena de circunstancias adversas, él terminará internado en un psiquiátrico. Y en este lo mantendrán sedado/drogado perdiendo cualquier posibilidad de salida. La esposa desarrolla un plan que busca a los vaqueros afectados por la prueba. Ellos no aceptan cooperar, dando dos argumentos: no les gustan los conflictos y creen ciegamente en el gobierno de su país. Aunque en ellos la radioactiva es notoria en sus cuerpos.

En Cielo Azul vemos dos fuerzas que son prácticamente imposibles de domesticar: la radioactiva y la de la pulsión sexual, sobre todo femenina, que irrumpe en forma definitiva a partir de la década de los sesentas del siglo XX, en los Estados Unidos, pero después en el mundo entero. La película documenta con Carly, el principio de la revolución sexual del siglo XX, que no terminará sino hasta los años ochenta con la epidemia del VIH. Del mismo modo, también se exhibe – hecho poco común en el cine norteamericano- las pruebas de energía nuclear y el inmenso desarrollo bélico de la guerra, que traería consigo, una gran producción de armas nucleares que todavía existen en el mundo y que son una amenaza permanente a toda la especie humana.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario