6258_en_el_agua_con_la_luna
Tarea

Poesía coral

Melody A. Guillén


Un viaje intenso

Viajé hacia mí
y no fue un viaje largo, más bien, intenso.

Desfilaron cuarenta y dos años y ocho meses,
días y noches, cadenciosas risas y sanador llanto.

Viajé desnuda y con el alma entre los brazos,
caminé sobre arena de recuerdos y me recosté en mis sueños.

Me fui lejos, hasta tomar la distancia necesaria entre nosotros.

Pero estuve con el agua de mar, ella tenía que estar conmigo o,
¿de qué otra manera podría analizar el reflejo de mi rostro de luna?

Frente a mí, el presente, a mi costado el pasado y,
al ritmo acompasado que les marcaba el viento,
las nubes danzaron sobre mi grave cabeza.

El fuego sol se filtró por las ventanas de mi aliento,
la tierra devoró las aflicciones que brotaban de este corazón abierto.

Blanqueó mis huesos de caracol la negrura celeste,
para cambiarlos de posición en el espacio de su tiempo, era noviembre.

Cada sensación fue recibida con gran intensidad
en cada órgano del cuerpo.

Latí los colores del amanecer,
se llenaron mis pulmones del humo de la noche,
sinteticé los sonidos del medio día,
vibraron mis arácnidos tejidos durante tres madrugadas.

Hasta que la energía renovadora me devolvió del universo paralelo
cual culebrilla afiligranada como broche, busqué tu nombre.

Regresé hace un par de días, me recibieron tus labios, renací.

Melody A. Guillén
Docente de educación básica.

Agregar comentario