6257_migracion_infantil
Orientación educativa

Sentido Común

Ricardo Moreno Iniesta


Migración infantil y educación

Al leer el artículo “La caravana de los niños, el otro lado de la migración”:http://palido.deluz.mx/articulos/4588 de la revista electrónica Pálido punto de luz me provocó un sinfín de confusas emociones sobre todo cuando la niña Mayra comenta que se robaban a los niños para quitarles los órganos. Esto lo escuchaba cuando era niño y vivía en la colonia Moctezuma 2da sección, también ahí se robaban niños para ese fin, pero yo pensaba que lo comentaban para que no me saliera a la calle, recuerdo que doña Rocina (una señora que pregonaba el catolicismo) me contaban que en la biblia había un faraón que mandaba a ¡matar a todos niños! (Exodo1:1-16,). En ambas historias huyen por las promesas de un lugar mejor, por la esclavitud, los asesinatos, pero sobre todo por la corrupción.

En nuestra época los niños que no logren llegar a la tierra prometida (se quedarán en nuestro país, el cual también ha sido desgastado por la violencia, el desempleo y el maltrato infantil, pareciera que éste es un problema global, pero afortunadamente también está la otra cara de la moneda, somos un país solidario damos apoyos humanitarios (comida, cobija etc.)… (la inclinación de los hombres a la ayuda mutua tiene un origen en los periodos de paz y bienestar; pero aun, cuando las mayores calamidades azotaban a los hombres, cuando países enteros eran devastados por las guerras y morían de miseria, surge el apoyo mutuo. (Pedro Kropotkin 1903 -apoyo mutuo un factor de la evolución).

Además de nuestra empatía como seres humanos esta la nobleza de nuestra constitución, que intenta abrazar a los inmigrantes con los artículos 1 y3, fomentando el amor a la patria. Así que a los docentes nos toca, o mejor aún, tenemos la fortuna de colaborar en un diseño curricular para las necesidades de los migrantes ya que las escuelas tienen como objetivo mejorar a la sociedad a través de didácticas que formen sujetos críticos y responsables de su entorno, hablo también de una educación ambiental sustentable, así que cada camarada que trabaja en una escuela (no solo las escuelas de gobierno sino también las privadas) se debe preguntar: ¿para quién trabajo?, ¿cómo aprendí lo que se ahora? ¿Como puedo contribuir para mejorar mi colonia, mi ciudad, mi nación? Para contestar estas preguntas hay que ir más allá de los deseos, hay que ¡apasionarnos ¡analizando su idiosincrasia, su contexto de origen y el contexto en donde emigraran, de esta forma y por supuesto de otras, evitaremos caminos escabrosos y una posible caída al abismo de la ignorancia y la corrupción. Contribuyamos en una edificación más sólida de la escuela ya que sería su segunda casa tanto para los niños inmigrantes como los nativos. Hacer estructura curricular que pueda sostenerlos por periodos largos, quiero aclarar no para entretenerlos como muchos piensan y lamentablemente lo hacen, sino porque el aprendizaje, por lo general es lento y repetitivo, pero sobre todo debe de ser amoroso. (“no desear nada diferente de lo que es, ni en el futuro, ni en el pasada ni para la toda eternidad. No solo soportar lo necesario sino amarlo” Amor Fati (expresión usada por Nietzsche como “fórmula para la dimensión del hombre”; significa Ecce Homo alianza editorial).

Sugiero que cada docente deba hacer su planeación, su metodología su currículum y compartirlo con los demás profesores o ponerla sobre la mesa para que sea cuestionado, complementarlo con otras propuestas de enseñanza-aprendizaje como la neuroeducación, homeopatía y niñez etc., con el objetivo de garantizar una evolución mutua y liberadora. (como describir nuevas exigencias, la historia la herencia, el arte, la filosofía han avanzado a través de nuevas preguntar o nuevas reformulaciones de las anteriores M. A. Santos Guerra 2001)

Cada comunidad escolar, debe buscar que cada inmigrante esté convencido de su nuevo entorno, que se sienta realmente en casa que los motive a participar en los nuevos aprendizajes para que valoren y tengan nuevas perspectivas de ciencia. Es evidente que, para mejorar la escuela, cada uno de nosotros debe aportar lo que sepa, debe haber una cultura cooperativa realmente estrecha, para solucionar los problemas sociales y ecológicos. Talvez con esto no se logre detener el fin de la migración o el fin del mundo, pero estoy convencido que si aportamos una semillita como también lo hace esta revista (pálido punto de luz) prolongaremos la existencia humana.

Para cerrar o para abrir este artículo, la escuela tiene que aprender a: observar al sujeto, a preguntar, a conversar, a escribir con responsabilidad, diariamente a evaluar, a debatir, a exigir, a mejorar, a cooperar y realmente comprometerse con los problemas que están dañando el sistema educativo y ecológico. La ciudadanía que participa influye en construir una nueva escuela que a su vez ayuda a desarrollar las capacidades de toda la comunidad, siendo esta más justa, más equitativa, logrando hacer una pedagogía amorosa.

Ricardo Moreno Iniesta

Agregar comentario