6248_padre_e_hijo3
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


Tan fuerte, tan cerca o una oda a la investigación

Al Dr. Jorge Hidalgo Toledo que hace mucho tiempo, nos recomendó esta película.

1.- Las películas de la gran industria cinematográfica norteamericana (la más productiva, poderosa e influyente del planeta, todavía) son fácilmente reconocibles por lo menos por dos razones:

a) En su mayoría, lo que proyectan sus tramas, contextos, ideología, valores, aspiraciones, cultura explicita manifiesta, mensajes, etc. son reproducciones y/o reafirmaciones del status quo, es decir, de la forma hegemónica dominante (al parecer inalterable) en que se nos presenta la realidad y;

b) También, en general, están muy bien cuidadas, en sus hechuras desde la idea original, el guión, la producción, la selección de actores y escenarios y por supuesto, la realización, edición final y proceso de comercialización. Son maestros en el arte de cuidar los detalles.

Se nota en sus incontables obras que para lograr estos dos características, pasan por muchas manos, cabezas y procesos que le van dando forma y eliminando errores. Esto tiene un costo económico importante pero las ganancias en taquilla o ahora en las rentas de plataformas digitales, lo compensan. No hay que olvidar que el cine para Hollywood es antes que nada un gran negocio.

Es decir, los films realizados en Estados Unidos, pasan por un largo control de calidad, desde la idea original primera hasta la mercadotecnia de lanzamiento en que la rentabilidad debe estar asegurada. Tan fuerte, tan cerca (Daldry, S. Extremely Loud And Incredibly Close, EUA: 2011) cumple a cabalidad con estos controles. Pero es mucho más que una buena película de ese estilo y país. Es una oda a la pasión desmedida que es investigar.

2.- La cinta se podría resumir —si la viéramos superficialmente— en los días antes y el relato del duelo de una familia de alguien (un joyero bueno, interpretado ni más ni menos que por Tom Hanks) que muere el once de septiembre del 2001 en el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York. La película sigue muy próximamente a Oskar Schell, el único y perspicaz hijo de nueve años, de esta familia. El silencio de la madre (Sandra Bullock) y dos personas adultas mayores vecinas, e implicadas familiarmente, serán parte del contexto de esta historia.

3.- Tan fuerte tan cerca es una lección de lo que es iniciarse en la investigación. Oskar es iniciado por su padre de muy diferente maneras en la búsqueda permanente que es investigar: nunca tratándolo como niño; realizando diferentes juegos, por ejemplo, una esgrima de palabras que tienen significados contrarios; motivándolo diciéndole que a él le hubiera gustado ser investigador, pero sobre todo planteándole problemas y dándole elementos para que llegue a resultados.

4.- El reto mayor que su padre le hace a Oskar, es el de contarle que había un sexto distrito, que desapareció de Nueva York, es decir, que aparte de Queens, Brooklyn, Staten Island, Bronx y Manhattan, existió otro distrito que se hundió o desplazo y entre los dos emprenden una búsqueda para encontrarlo.

Es fundamental esta fuerte y cercana relación del padre con el hijo porque no solo detona lo que hay que investigar, sino le da seguimiento al proceso de indagación de Oskar. Esta relación es de amor, acompañamiento y de aprendizaje que es transparente, por la forma de comunicación que tienen y que se reafirma por la voz en off, del chico, que le da mayor sentido a la narración, explicando y dando matices a la misma.

5.- Después del 11 de septiembre (el día más triste como lo bautiza Oskar) la vida de la familia cambia por completo. La ausencia del padre marcara nuevos caminos y métodos de búsqueda. Oskar se encuentra el closet del padre muerto un sobre pequeño con una llave. El sobre tiene escrito la palabra Black. Comenzará un viaje de investigación que parte del cerrajero local y pasa por consultar los Black que están en el directorio telefónico y seguirá haciendo un mapa con las direcciones, para entrevistarlos y documentarlos en su diario de campo. El recorrido no llegará a donde quiere el niño, pero la riqueza del contacto con una gran cantidad de personas y los hallazgos colaterales serán deslumbrantes. Dos elementos más son esenciales en esta construcción subjetiva: la supervisión apenas sentida por Oskar, de la devastada madre, que no abandona a su hijo, y la implicación que tiene el niño con lo que indaga hasta el nivel de descubrir a su abuelo mudo e invitarlo a recorrer parte del camino. Es notable como al final de película amarran todos los cabos sueltos; como es la marca de calidad del cine, como lo señalábamos más arriba.

6.- Cuando uno ve un niño como el de esta cinta, termina por caernos una catarata de interrogantes: ¿Estamos enseñando a investigar correctamente?; ¿A qué edad debemos comenzar la formación para la investigación?; ¿Tratamos a los niños como los debemos tratar en las escuelas?; ¿Debe ser tarea solo de la escuela formar niños que piensen por si mismos?; ¿Qué tipo de problemas les debemos plantear a los alumnos y a qué edad para que se enamoren de lo que significa investigar?; ¿Por qué es importante tanto la objetividad, como la subjetividad y sus métodos en la investigación?

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario