Usos múltiples

El timbre de las ocho

Armando Meixueiro Hernández
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


El timbre sonó a las 8

De acuerdo a nuestra experiencia educativa, lo que necesita nuestra región iberoamericana, ahora que culmina la segunda década del siglo XXI, es un incontenible Tsunami educativo dialogante, que empiece desde los hogares, al interior de las familias, que pase por las calles, la cultura, las comunidades, los medios de comunicación, los sitios web, las redes sociales, la formación docente y la preparación real permanente (no sólo certificación) de toda la población comenzando por leer libros y discutirlos. Esa es la razón por la que existe la revista Pálido punto de luz, para colaborar sencillamente en ese afán.

En México ya queda para la historia y el olvido la Reforma educativa (2012-2018, y por lo menos las dos anteriores). La reciente reforma educativa ha sido la peor de todas, la más perversa embestida contra el gremio magisterial, orquestada desde el gobierno y los aparatos de poder, real y factual, del que se tenga memoria en país alguno.¡Qué bueno que muchas voces nos manifestamos contra este acto desmedido y cobarde! Pueden ustedes ubicarse en la sección de “ediciones anteriores”: http://palido.deluz.mx/edicion/anteriores de nuestra Revista,, y podrán percatarse del valor y determinación de nuestros colaboradores. ¡Qué bueno que ya finalizó esa muy fallida Reforma!

En este número 100 de la Revista Digital Educativa, por tanto, reivindicamos, en primer lugar, la figura del maestro, actor central e imprescindible en los procesos de educación formal. Así lo hemos hecho por más de ocho años en esta publicación, y también en aquellos medios de comunicación donde hemos podido intervenir, como en la Revista Caminos Abiertos, en la colección Vuelta de Tuerca de la Editorial Zonámbula y en toda nuestra vida profesional educativa, con el gis en la mano, sin necesidad de ocultarnos en instituciones, modas o consignas.

Pero todos estos proyectos han cristalizado en conjunto, por la colaboración generosa de muchos maestros, académicos, estudiantes, escritores e investigadores que han participado en ellos, y a quiénes les debemos incalculables agradecimientos. Llegar a cien ejemplares publicados digitalmente de acceso libre requirió de muchas fuerzas y de muchas manos. Agradecemos en primer lugar a todos nuestros colaboradores, que sin recibir remuneración económica, siguen apoyando este proyecto con sus documentos y textos escritos. Las cosas no pueden medirse sólo por el valor económico o monetario; en eso creemos profundamente. El mercado solo debe ser un lugar de intercambio de bienes y servicios.

También agradecemos infinitamente a los lectores y seguidores que nos dan su tiempo, atención y que nos comparten. Nuestro sitio es un espacio sobre todo para lectores.

Agradecemos a nuestro equipo técnico, a Israel y Rachel Benítez que nos estructuran y hospedan en la plataforma de Synapsis. Agradecemos a los que han entendido la importancia de que las Revistas digitales de divulgación y difusión son andamios que van preparando y enriqueciendo la reflexión para lograr artículos y documentos más amplios, profundos y consolidados. A ellos se llega no por decreto, sino después de un gran camino andado, en donde la reflexión, intercambio de ideas, discusión, son momentos esenciales para la construcción de saberes y conocimientos; y en ese espíritu es en el que se ha perfilado Pálido punto de luz.

Pálido punto de luz sigue llegando a todo el planeta, es ya referencia en artículos científicos (coloquen su nombre en esas potentes bases de datos y lo verán) y está muy cerca de la publicación del artículo cinco mil. Además, creemos que Pálido punto de luz es un espacio contrahegemónico, que aspira por el diálogo amplio y la construcción educativa, teniendo plena conciencia de que esta creación debe ser permanente, democrática, integral, gratuita, laica; y que debe luchar contra toda forma de fanatismo o dogmatismo, como se destaca en el Artículo Tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Este sitio web se ha convertido, para nosotros y después de ocho años, en un espacio de recreación, resistencia, reflexión, placer, satisfacción, y en una obligación con la educación Iberoamericana. Pálido punto de luz nos ha permitido la reflexión por escrito sobre lo complejo de la realidad educativa y nos ha llevado a analizar, criticar y compartir propuestas para mejorar. También se ha convertido en un ejercicio de transformación de nuestras propias convicciones educativas y del conocimiento y saber sobre educación desde la práctica.

Pero hoy es tiempo de celebrar y compartir. Con este número 100 abrimos el año 2019 con la esperanza y la absoluta convicción de que la educación es un hecho infinito, con frecuencia inasible, complejo, pero también apasionante, deslumbrante, necesariamente humano, y en el que seguiremos empeñados por desentrañar.

A todos ustedes, otra vez, muchas gracias y un fuerte abrazo.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán y Armando Meixueiro Hernández

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario