6245_ppl_49
LA CLASE

Tema del mes

Armando Zamora Quezada


Palido.deluz: Trampolín de historias, sueños y escritores

Corría el año 2010, octubre-noviembre, para ser más exacto. La maestra Nancy llevaba el taller de tesis en la Unidad 095 de UPN cuando nos envió un correo. “Queridos talleristas, tendremos el aniversario del taller y me gustaría que pudieran expresarnos unas palabras de lo que ha significado para ustedes la experiencia en este espacio”.

En ese momento pensé que todos mis compañeros dirían unas palabras y como en lo personal me ponía nervioso al hablar pues decidí escribirlas para leerlas en el evento por si me tocaba participar. En ese momento afortunadamente me encontraba solo, y no hubo alguien que me cuestionara si podría escribir y ¡que bueno! Porque de haberlo hecho, de haberme preguntado, me hubiera recordado que yo no era un escritor sino sólo un maestro. En fin, el día del evento llegué corriendo como de costumbre y estaba comenzando. Hablaron quienes estaban en la mesa de presidium y, cuando llegó el momento, me anunciaron como si supiera lo que iba hacer. Temeroso, nervioso y titubeante pasé al frente, llevando en mis manos mi escrito de “La pista de aterrizaje o El taller de los jueves” y un dispositivo de la cueva del perro (que usamos en ciencias para el estudio del CO2) y empecé a leer.

Esa fue la primera vez que leía un texto escrito por mí, que por cierto escribí por si me tocaba participar y, a partir de ese día, procuro estar preparado, narrando alguna historia pedagógica para aprovechar las oportunidades por si me toca volver a leer.

Al terminar el evento, y después de escucharme, el maestro Tonatiuh me comentó que escribía bien y que le enviara mi texto para publicarlo en la Revista palido.deluz, que daría a luz a su tercer número. Por supuesto, accedí e inmediatamente me invadió una emoción que jamás había experimentado, sin duda la emoción fue por mi debut e iniciación en la escritura narrativa y mi primer publicación.

Creo que así es como suceden las experiencias más emocionantes de la vida, cuando estás preparado para aprovechar las oportunidades que, aunque no sean para ti, terminan haciéndote parte de ellas. Por ello, cada que puedo, le paso la estafeta a quien se deje o quien se anime a escribir o ser escrito y vivir esa emoción indescriptible.

A partir de entonces palido.deluz se convirtió en un trampolín de oportunidades, porque sin ser un escritor famoso, ni tener palancas de poder corporativo comenzaron a publicar mis ideas hechas texto. Y así fue el principio, porque de ahí en adelante este proyecto me ha permitido llegar o impactar a más personas de las que humanamente podríamos hacer desde la trinchera del salón de clases.

Palido.deluz también se ha transformado, de ser un referente local a nada menos que cita mundial puesto que es leída en los 5 continentes. Esta configuración me ha permitido aprovecharla con diferentes fines:

1. Ha sido trampolín de escritores, tanto de estudiantes de secundaria motivando sueños, como de estudiantes de normal superior con sus primeros escritos. Así como también de profesores en servicio, como espacio de formación informal en la escritura y reflexión sistemática.

2. Ha sido un espacio de reflexión y testigo sobre los aspectos de mi práctica pedagógico-ambiental a lo largo de 8 años. Desde la pista de aterrizaje, pasando por la Taza del mundo, Cazadores de Fugas II, El encuentro regional GLOBE, Pistiando en el Bosque de Chapltepec, hasta la Numeralia, con mis 874 alumnos evaluados.

3. Ha sido un espacio para compartir los resultados de mi trabajo como Asesor Técnico Pedagógico en los diversos proyectos de ciencia, tecnología y educación ambiental que he coordinado, construido y participado desde el Centro de Innovación Tecnológica Educativa en la DGST de la CDMX.

4. Ha sido pista de aterrizaje de mis proyectos áulicos, en los que mis estudiantes se han visto en fotos y leído soñando a ser escritores.

5. Ha sido motor de mi primer libro, pues ahí se incubaron todos los proyectos escolares que después de 6 años conformaron el libro Veredas en Educación Ambiental. Camino a la Sustentabilidad.

6. Ha sido viento que lleva esperanza a donde posiblemente jamás podré llevarla. Ha sido esperanza en tiempos de injusticias laborales.
7. Pero principalmente palido.deluz es el alma virtual de dos maestros que confían en que la educación es el motor de transformación de las personas en el presente y hacia la sustentabilidad.

Gracias Maestro Tonatiuh y Maestro Meixueiro por su entrega, profesionalismo, amistad, apoyo, enseñanzas, críticas, irreverencias, momentos, experiencias, alientos, esperanza, resistencias y sobre todo por la confianza en nosotros sus alumnos que como siempre… seguimos contentos.

Educar para transformar

Educar para transformarnos ambientalmente

Transformarse para educar

UPN 095, AZCAPOTZALCO

Referencias electronicas: http://palido.deluz.mx/articulos/4579

Armando Zamora Quezada
Educador Ambiental ( Maestría UPN/095) y profesor de Ciencias en Educación Básica, CDMX ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Agregar comentario