6216_en_el_laboratorio
LA CLASE


Armando Zamora Quezada
Wendy Aguilar Galindo
Christian Rodríguez Martínez


Realidad aumentada y el museo virtual. Estrategia didáctica para el aprendizaje de la evolución y las ciencias en la escuela secundaria técnica 32 de la CDMX

Uno de los problemas actuales, que con mucha frecuencia motiva la controversia entre maestros y alumnos, en las aulas de educación básica, es el uso de dispositivos electrónicos como el celular, tabletas y otros, que de manera indiscriminada y descontrolada hacen los estudiantes mientras la clase ocurre en su máximo esplendor. Para afrontar esta situación decidimos que, más que luchar contra esta problemática, podíamos aprovecharla para motivar el aprendizaje del proceso evolutivo.

Esta estrategia surge en el contexto de la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología” ubicada en la Delegación Gustavo A. Madero, al Norte la CDMX, que para este ciclo escolar 2018-2019 cuenta con la presencia de Wendy Aguilar Galindo y Christian Rodríguez Martínez, quienes son profesores en formación, que cursan el séptimo semestre de la especialidad en Biología en la Escuela Normal Superior de México (ENSM), con el acompañamiento del profesor titular de grupo M. en E. A. Armando Zamora Quezada.

Entre los conocimientos que revisamos para el primer trimestre de este ciclo escolar en la asignatura, el eje Diversidad, continuidad y cambio contiene el tema Tiempo y cambio, que nos pone el reto pedagógico de llevar a los estudiantes a reconocer que el conocimiento de los seres vivos se actualiza con base en las explicaciones de Darwin acerca del cambio de los seres vivos en el tiempo (relación entre el medio ambiente, las características adaptativas y la sobrevivencia).

Así, es importante que los estudiantes reconozcan la importancia de la evolución como un proceso de cambios graduales en el tiempo planteado en la asignatura Ciencias Naturales y Tecnología (énfasis en biología) que se imparte en el primer grado de secundaria, en el ámbito de Formación Académica dentro del plan de estudios Aprendizajes Clave.

La planeación de esta estrategia didáctica sobre evolución incluyó trabajo conceptual, procedimental, factual y actitudinal para que los estudiantes lograran los aprendizajes esperados. Sin embargo, en este escrito, les queremos compartir solamente una parte de la recuperación escrita de la experiencia didáctica, retomando del diario de campo lo referente al trabajo procedimental mediante el uso de la tecnología.

Es importante resaltar que como profesores en formación y profesor titular, utilizamos el diario de campo como un instrumento para registrar los resultados de nuestra intervención didáctica, pues nos permite mantener un proceso de análisis reflexivo, sistemático y constante para encontrar áreas de mejora en nuestra práctica educativa.

Realidad Aumentada

Después del trabajo conceptual que consistió de manera básica en la revisión del contenido propuesto en el libro de texto, seguimos con el trabajo procedimental, en el cual el enfoque nos marca también un cambio hacia el aprendizaje por descubrimiento, por lo que se introdujo el primer medio tecnológico: La observación de fósiles mediante PaleoReality, que es una aplicación virtual, de uso libre, que los estudiantes descargaron a sus celulares y con lo cual pudieron realizar lo que a continuación les compartimos:

Cada jueves de la jordana de práctica, asisto solamente a una sesión de “50 minutos” con el grupo 1°E para realizar una práctica de laboratorio, aunque este día pintaba para ser muy especial puesto que sería la primera vez que trabajaría realidad aumentada mediante la aplicación PaleoReality para teléfonos con sistema operativo ANDROID y para ello los estudiantes utilizarían sus propios teléfonos celulares, además de un tema tan relevante como lo es la importancia de los fósiles en el estudio de la evolución. La expectativa era alta puesto que, tanto el profesor titular como los estudiantes, estaban muy emocionados por utilizarla.

Al inicio de la clase, cuando llegó el momento de entrar al salón y solicitar a los estudiantes que tomaran lo necesario para bajar a laboratorio, no pasaron ni diez segundos cuando escuché comentarios de los estudiantes respecto a lo que realizaríamos el día de hoy. ¡Se notaban muy entusiasmados por comenzar!

Ya en el laboratorio, solicité a un estudiante de cada uno de los seis equipos conformados pasar a la mesa de demostración por los formatos de práctica de cada uno de sus compañeros, pero hubo un pequeño inconveniente ¡olvide separar las fotocopias! No parecería un problema grave, pero considerando que el grupo tardó casi diez minutos en bajar y acceder a laboratorio de los 50 minutos destinados a la sesión, prácticamente el 20% del tiempo que debería destinarse al trabajo se pierde, aunque el problema de las copias lo solucioné, tomé casi cinco minutos solamente en entregarlas. Después de eso comencé a dar indicaciones para continuar con el desarrollo de la actividad; solicité a los estudiantes que colocarán sus datos en su formato de práctica y acto seguido, en plenaria, revisamos la introducción de la misma, en este caso información acerca del concepto de fósil.

El momento de inquietud entre los estudiantes comenzó cuando revisamos el procedimiento puesto que comenzaban a imaginar qué es lo que observarían en unos instantes ¡fósiles y organismos de hace millones de años!

Fue evidente la expresión de los estudiantes debido a la manera en que se proyectan las animaciones. Es como si los fósiles estuvieran en nuestras manos. De los fósiles observados, el ejemplo más claro es el Trilobite, una maravillosa muestra de la creatividad de la evolución, que con su curiosa forma ovalada, un par de antenas, ojos pequeños y un movimiento curioso parecido al de un cien pies, detonó las emociones de los estudiantes.

Una vez que di la instrucción para que el grupo comenzara a trabajar en forma individual y/o en parejas, pasaron pocos minutos para ver y escuchar a los estudiantes asombrados por lo que veían, principalmente con una de las proyecciones en la que se puede observar un Trilobite en movimiento.

Ansiosos, los estudiantes me pedían que fuera a sus lugares para mostrarme lo que observaban, otros tomaban fotografías de los fósiles como si sus compañeros los tuvieran en las manos y otros preguntaban si podían realizarse observaciones de otros fósiles o seres vivos. Eso provocó que la respuesta de los estudiantes fuera asombrosa, algunos comentaban que nunca habían visto nada parecido y que incluso mostrarían la actividad en su casa para que sus familiares la conocieran.

¡La estrategia estaba funcionando! Los estudiantes observaban proyecciones a través de sus teléfonos, enfocaban trilobites que pareciera se movían entre el laboratorio, uniendo el entorno real con el virtual. Las expresiones de los estudiantes describían las proyecciones como increíbles, muy coloridas, con movimiento e incluso algunos de ellos mencionaban que pareciera que los animales a los que pertenecen los fósiles revivieron.

Pasaron aproximadamente 20 minutos en los que los estudiantes observaron fósiles con la ayuda de sus teléfonos y realizaban el registro, describiendo sus observaciones, todo el tiempo con buena concentración en ello.

Para finalizar la sesión nuevamente en plenaria, solicité a los estudiantes que comentarán ¿cuál es la importancia de los fósiles? Obteniendo respuestas acertadas como “permiten conocer cómo eran los seres vivos hace miles o millones de años”, “permiten comparar los fósiles con seres vivos para ver si hay parentesco” o bien “conocer cómo fueron nuestros ancestros.”1

Mientras comentaban sus respuestas se escuchó el timbre de la escuela, indicando el final de la clase, aunque no hubo un cierre total de la práctica, considero que el objetivo de esta se logró. Los estudiantes querían continuar, y cuando salían del laboratorio, preguntaban que cuándo realizaríamos algo similar porque les gustó mucho.

Por último, cabe señalar algunos aspectos como el tiempo, que en este caso, apenas fue suficiente, el separar el material para los equipos también ayudará a optimizar el tiempo de la sesión y durante el inicio y particularmente en caso del procedimiento hace falta ejemplificar cómo funciona la aplicación para prevenir problemas durante el desarrollo.2

Museo Virtual

Una vez que se terminó con la práctica anterior, les hicimos la invitación al museo en el que veríamos otros fósiles para continuar trayendo al presente los restos de seres vivos que existieron hace miles o millones de años y que de otra manera solamente podríamos revisar impresos en papel. Y como dice el dicho… si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma, dado que con la ayuda del programa un Museo virtual, llevamos a los alumnos a una visita guiada que se configuró de la siguiente manera:

El día de hoy tuve mi primera sesión con el 1 B, la clase se desarrolló en el aula audiovisual. Cuando llegué al salón mis alumnos me recibieron contentos y entusiasmados porque la clase anterior les dije que continuaríamos con la presentación digital.

Les pregunté cómo cada día: ¡¿cómo están?! Para romper el hielo y siempre decirles algún chistorete. Les pedí que me recordarán lo que revisamos la sesión anterior. Comencé con una presentación en power point acerca de las similitudes entre organismos, pero solamente utilicé imágenes y les expliqué con ellas los órganos homólogos entre especies, además el desarrollo embrionario. Antes de comenzar la explicación les pedí que en el cuaderno realizaran su apunte correspondiente a la clase, así que me preguntaban aleatoriamente sus dudas y si no entendían me pedían que lo repitiera. Después de cada dato importante les daba ejemplos de la vida cotidiana o cosas divertidas para que lo recordaran con mayor facilidad.

Luego seguí con la misma dinámica. Al mencionar los tipos de fósiles, ellos preguntaban si tenían alguna duda o algo les generó curiosidad, por ejemplo, lo de los pingüinos que descubrieron hace pocos años e igualmente lo relacioné con ejemplos de la vida cotidiana, les ejemplifique la medida aproximada.

Esta manera de trabajar con ellos resultó a mi parecer muy efectiva en cuanto a tiempo, porque desde la parte de enfrente logré ver algunos cuadernos y lo que estaban haciendo. Lo que alcancé a observar me pareció bueno para sus notas. Por ejemplo, la definición de fósil, los tipos de fósiles y alguna característica particular.

-Después, la última etapa la comencé con la siguiente frase “si la montaña no va a Mahoma…” esperando que ellos la completaran pero sólo algunos temerosos lo hicieron… otros más estaban desconcertados. Se escuchaba por ahí: ¿Que es Mahoma? Y les dije “pues Mahoma va a la montaña… Y si los niños del 1 B no van a un museo ¡Entonces yo les traje uno!”. Sus miradas eran de intriga, siempre que logras despertar eso en tus alumnos, es maravilloso, y aunque debería ser en cada clase, seamos honestos, son pocas veces que lo logramos y esas situaciones debemos aprovecharlas al máximo_.

El museo virtual es una herramienta, a mi parecer bastante útil e interesante. La dinámica consiste en que desde tu ordenador puedes visitar un museo de ciencias naturales con salas relacionadas con la evolución y sus evidencias. Con el cursor manipulas al avatar y decides hacia dónde va y lo que quieres que revise con mayor atención. Cuando das clic en algún fósil, te aparece en pantalla completa junto con algunas de sus características. Y con las flechas de navegación puedes manipular la vista del avatar.

_Al enseñarles estas funciones de programa virtual, escuché expresiones de asombro como “WOOW”, “QUE GENIAL”, entre otras y espero que de verdad sea significativo en conjunto con las demás actividades.

En clase estuvimos revisando algunos de los fósiles y elementos del museo, uno en particular, y tal vez mí favorito, es el del caparazón de tortuga. Me gusta darles ejemplos con similitudes a algún artefacto. Les platiqué de las tortugas de las Islas Galápagos, y su tamaño que bien podría semejarse al de un “vocho”. Durante la sesión, ellos me pedían que me dirigiera a algún lugar en la pantalla y diera clic para observar. Al final, comentamos acerca de la importancia de los fósiles y también de los tipos que observamos ahí.

Finalmente, les expliqué cómo funciona la aplicación y debido al tiempo tuve que pedirles que revisaran en su casa el resto, les di este link para que pudieran entrar: https://goo.gl/dr3ga8 y además les pedí que hicieran un reporte de visita como si de verdad hubieran ido a un museo. La siguiente sesión lo revisaremos.

Al final del día me sentí contenta de seguir en busca de nuevas estrategias y herramientas para al menos propiciar un poco el amor a la ciencia en los chicos. También porque se quedaron entusiasmados y en particular es un grupo difícil de complacer, porque tiene muchas exigencias, y bueno, después de todo ellos son los mejores evaluadores que tengo3.

Evaluación hasta el momento

Una vez que finalizaron las sesiones los resultados fueron favorables, considerando por ejemplo, el interés de los estudiantes por participar en las actividades. También la aplicación PaleoReality es accesible y su uso es muy sencillo porque permite aprovechar la tecnología en la escuela de manera diferente a la que normalmente estamos acostumbrados, aunque claro que la posibilidad de usar estos medios depende de los recursos con los que los estudiantes y la escuela cuentan.

Desde un punto de vista particular, pensamos que el integrar este tipo de elementos y herramientas a la clase resulta benéfico para los estudiantes porque el trabajo se vuelve todavía más interesante. La impresión que causa el uso de la tecnología en ellos es extraordinaria, porque generalmente el uso de estos artefactos es únicamente lúdico, y bueno de alguna manera ese antecedente nos hace tener su total atención. Cabe mencionar que aunque es la primera vez que, como profesores en formación, impartimos el tema de evolución, estamos satisfechos y orgullosos.

En general, la jornada de práctica nos pareció enriquecedora, tantas experiencias y consejos del maestro titular siguen rindiendo frutos. Al final, la intención de las jornadas de práctica es aprender cómo es la dinámica escolar y bueno, de alguna manera experimentar con estrategias de cajón pero sobre todo arriesgarse a tomar nuevos retos, cosas que de principio parecen locas o poco probables de funcionar, porque no hay nada como subir a la tarima y experimentar nerviosismo por la clase porque al final te queda un buen sabor de boca, dicen por ahí que los que piensan diferente están locos, y si es así bien recibida sea la locura.

En particular, el trabajo desempeñado por los profesores en formación ha seguido una ruta crítica en la que se han arriesgado a dejar atrás la práctica educativa que los mantenía en una zona de confort y han comenzado a imaginar y a crear situaciones didácticas en las que los adolescentes logran identificarse a tal grado que el tiempo pasa tan rápido que el espacio de trabajo se convierte en parte de la actividad.

Finalmente, comentar que otro reto ha sido escribir, no sólo en el diario de campo para registrar las observaciones de práctica para el análisis posterior hacia el documento recepcional sino, también con la finalidad de compartir algunos de los hallazgos, actividades y estrategias que además de enamorar a los adolescentes se ha convertido en un motor de transformaciones entre la acción, la reflexión y la reinvención de nuestras propias convicciones.

Armando Zamora Quezada
Educador Ambiental ( Maestría UPN/095) y profesor de Ciencias en Educación Básica, CDMX ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Wendy Aguilar Galindo
Profesora en formación, que cursa el séptimo semestre de la Licenciatura en Educación Secundaria en la especialidad en Biología en la Escuela Normal Superior de México (ENSM)

Christian Rodríguez Martínez
Profesor en formación, que cursa el séptimo semestre de la Licenciatura en Educación Secundaria en la especialidad en Biología en la Escuela Normal Superior de México (ENSM)

Agregar comentario