6201_6_grados
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


6 grados que podrían cambiar al mundo o prever para contener

No podemos darnos el lujo de la indecisión, las medidas a medias o los enfoques graduales. Nuestra meta debe ser la transformación.

Ban Ki- Moon

En la primera década del siglo XXI, el cambio climático se fue metiendo en todos lados. Primero discursivamente y posteriormente en la agenda de la política internacional, nacionales, científicas y en los medios de comunicación. Menos pero también, poco a poco, en los diferentes contenidos educativos formales e informales.

La contención y disminución en el uso de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) pasaron por un largo debate mundial hasta llegar a un acuerdo vinculante por los gobiernos que lo suscribieron en la COP- Paris: 2015. Los GEI están asociados a la producción y uso de la energía fósil que quedan atrapados entre la corteza terrestre y la atmosfera, lo que hace evidente que el cambio climático actual, está relacionado en forma directa con el estilo de desarrollo dominante en la civilización contemporánea y no se logran controlar y revertir si no hay una gran transformación en la forma en que satisface las necesidades de la humanidad.

Por lo anterior, el problema del actual cambio climático- que es uno de los desafíos más graves que enfrenta la humanidad y una considerable cantidad de especies vivas de nuestro entorno natural- ya ha dado para varias cintas cinematográficas tanto de ficción como documentales. Producida por National Geographic, el documental 6 grados que podrían cambiar al mundo de (Bowman, R. EEUU, 2008) es una película que hace evidentes algunos escenarios proyectados científicamente si subiera la temperatura del planeta Tierra a diferentes escalas de 1 a 6 grados.

Es decir, el cuerpo del film soporta científica y creativamente lo que ocurriría si subiera la temperatura, grado por grado, considerando que hasta ahora se tiene estimado un incremento de temperatura promedio planetaria de menos de un grado en los últimos 60 años, fecha aproximada en que los procesos industriales se generalizan a nivel planetario, acompañados con proceso de urbanización y gran consumo de masas, generando un incremento del usos de los llamados GEI. Con el pequeño incremento que ya lleva el planeta en las últimas décadas (0,76ºC) ya se han mostrado algunos efectos e intensidad de los llamados desastres naturales, por ejemplo.

La trayectoria evolutiva que se describe es la siguiente y que podría acontecer en este siglo: en el primer grado de incremento, según este documental, se intensificarán los huracanes y se precipitará el deshielo en los casquetes polares; en el segundo grado de incremento de temperatura islas como Groenlandia se verán seriamente amenazadas y habrá más golpes de calor e inundaciones en otras partes del planeta; a partir del tercer grado, ya no habrá retorno, los incendios serán una constante y habrá huracanes desconocidos por su magnitud; el cuarto grado, la mitad de las especies animales se habrán extinguido, y algunas zonas del planeta estarán sumergidas permanentemente; en el quinto grado los ecosistemas planetarios estarán seriamente modificados, escases generalizada de agua y las temperaturas serán permanentemente altas, y; así sí se incrementa la temperatura al sexto grado la vida en la tierra habrá casi desaparecido casi completamente.

La probabilidad como tendencia histórica de que se llegue a 6 grados o más es poco probable (el promedio de la temperatura de la Tierra es de 15%), pero el ejercicio resulta didáctico, pertinente y preventivo. Colabora en dotar de información y escenarios, por lo que alerta para la adaptación y mitigación, al hacer común el cambio climático, gracias al documento.

El documental es de una riqueza enorme, dado que esta prospectiva catastrófica es aderezada por diferentes casos. Por ejemplo, como en algunas regiones este cambio de temperatura ha sido benéfico, para, por ejemplo, producir vino en Inglaterra, que no había pasado. Pero también, y son mayoría, los cambio negativos como las sequias en muchas regiones del planeta o la relación entre la alimentación con base carne de res y el incremento de temperatura terrestre. También los fenómenos de los golpes de calor en Francia o el incremento de incendios en diferentes partes del mundo. La amenaza real de la pérdida de La selva del Amazonas por sequias. O la pobreza que quedó desnuda después del huracán Catrina en el sur de los Estados Unidos de Norteamérica.

El film también complejiza e ilustra, con estos casos la representación social de este fenómeno. Lo hace al tratar cada caso en forma articulada y sistémica y que en su conjunto al dan cuenta del suceso planetario.

A más de 10 años de su estreno consideramos que debe ser difundido profusamente y conocido hasta en el último rincón del planeta.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario