6199_en_tu_memoria
Tarea

Cuentos en el muro

Fernando Caballero Contreras


En tu memoria

Hoy en día el mundo se mueve a pasos agigantados, rápido, caminar por la Ciudad de México es toda una aventura, rascacielos, museos, gente de todas partes del mundo, hoy mi mundo es este. Pero necesito tiempo para soñar, tiempo para recordar, y de pronto sin esperarlo el recuerdo, volver al lugar donde los eventos de la juventud. “La Universidad Pedagógica Nacional”, el recuerdo me lleva a esos pasillos llenos de luz natural, sus aulas, esa gente que convivía en armonía con aquella hermosa estructura que te transportaba a la época prehispánica, donde las grandes pirámides eran los escenarios de grandes eventos.

Fue ahí en ese hermoso lugar donde conocí a Rubén, un joven lleno de energía, extrovertido, sin vergüenza a nada, con ideas poco estructuradas pero si claras de lo que buscaba en esa universidad. El siempre expresaba sus ideas respecto al mundo actual, en especial acerca de lo que pasaba con el medio ambiente, los problemas que estaban representando los grandes avances tecnológicos. Durante nuestra estancia en el diplomado en educación ambiental, Rubén planificó en sus ideas la importancia de reflexionar desde la educación la crisis ambiental, él veía los problemas como una posibilidad para entrar en acción como pedagogo, imaginaba las estrategias que podían ser implementadas para contribuir a una educación del cuidado del medio ambiente. Dichas estrategias no eran del todo elogiadas por muchos compañeros y menos por el grupo de profesores, tal vez porque de inicio esa energía que desbordaba lo impulsaba al ser espontaneo y poco organizado a la hora de expresar sus ideas, o tal vez, porque quien iba a pensar que la “didáctica de la magia” o la “pedagogía imaginativa” son verdaderas herramientas a la hora de educar. Quien iba a dar crédito a semejantes ocurrencias, y todos se preguntaban lo que Rubén quería expresar al pensar que una propuesta de educación podía estar sustentada en cosas tan vánales como lo son los trucos de magia.

Yo durante ese tiempo al igual que el resto de los compañeros, me esforzaba por comprender las ideas de Rubén, yo quería entender lo que él tenía planeado para su estrategia de intervención, trataba de imaginar lo que él podía lograr con esa capacidad creativa y esa habilidad comunicativa envidiable, el compromiso que tenia con sus ideales me inspiraba a al igual que a él a imaginar lo que yo como educador podía lograr, lo que podía crear.

El recuerdo me transporta a esos momentos que vivimos fuera del aula, los momentos en los que una plática de fiesta se convertía en una plática de pedagogía, los debates con un tipo como Rubén no eran fáciles de manejar, pero se disfrutaban mucho, a veces te hacía pensar que habías cambiado tu postura frete a determinado tema, esa era la verdadera habilidad de Rubén.

La nostalgia me invade hoy en día, cuando recuerdo esa bella universidad y paso por aquel diplomado, el cual me permitió conocer a un compañero que como muchos dejo aprendizajes no solo del arte de hacer educación, sino aprendizajes de vida, que hasta hoy me hacen pensar en aquel chicho valiente que lucho contra corriente, contra las opiniones negativas, y creo la más importante contra su cuerpo.

Estas lecciones de vida son la que nos deben motivar a vivir una vida feliz, a disfrutar y valorar lo que tenemos, colaborar en la medida en que podamos, vivir en armonía con el mundo que nos rodea, para que cuando ya no estemos en este planta, los recuerdos de otros hablen bien de ti.

Fernando Caballero Contreras

Agregar comentario