6189_tlacuache
Tarea

Cuentos en el muro

Carmen Liseth Bravo Olivares


El Tlacuache Chito

En una aldea lejana en México, vivía un pequeño Tlacuache llamado Chito, pero todos le decían de cariño Tlacuachito.

Tlacuachito tenía unos bigotes peculiares y una cola larga y blanca que se enroscaba cuando éste se alegraba, además era muy comelón y le gustaba salir a dar paseos en la naturaleza.

Cerca de la aldea había una ciudad en donde vivían algunas ardillas amigas del Tlacuache; ellas lo invitaron a celebrar el cumpleaños de su amigo el Axolote y Tlacuachito como era fiestero y glotón no dudó en asistir de un sentón.

Hacía mucho tiempo que el Tlacuache no visitaba la ciudad así que decidió caminar por las calles antes de llegar a la fiesta. Tlacuachito, siendo un animal muy amiguero saludaba a las personas mientras paseaba, pero algunas de esas personas lo ignoraban pues iban muy apresuradas y otras, se espantaban y lo querían golpear.

Muy asustado siguió su camino, y sorprendido se quedó pues veía como en las calles ya casi no había animales ni árboles y las personas compraban y compraban cosas que en seguida arrojaban por doquiera que se les antojaba.

Decepcionado, Tlacuachito llegó a la fiesta y a sus amigos les contó todo lo que vio y le sorprendió. Sus amigos le dijeron que ya estaban acostumbrados a aquellos malos tratos de los seres humanos; así que para olvidar todos sus males fueron por los tamales y la fiesta continuó.

Ya estando en su casa, el Tlacuache observaba a su alrededor y entonces se preguntó: ¿Por qué no me había dado cuenta de lo que le está pasando al planeta?

Como Tlacuachito era curiosito se encontró con un diplomado que iba a tratar sobre lo que a él le había preocupado. Cada vez que asistía a clase aprendía y se sorprendía, pero lo mejor era que ubicaba cada vez más lo que a su alrededor pasaba y muchas de sus dudas se resolvían o le generaban otras que incitaban en él un mayor interés.

Así, el Tlacuache de nuevo contento llegaba y animaba a sus compañeros diciendo: ¡Es que todo está relacionado amigos!, y si todos desde el presente trabajamos, de un futuro mejor hablamos.

Carmen Liseth Bravo Olivares

Agregar comentario