6170_usando_una_lata
Tarea

Cuentos en el muro

Sarahi Rivera Flores


Frustrado

La historia que escucharán a continuación ocurre en la imaginación de una persona en particular, una muy especial; aunque a veces, puede ser un tanto surrealistas. Muchos jurarían que es la persona más noble que han conocido.

Emilio es temeroso, pero con mucha creatividad. Sabe tocar cualquier instrumento que le pongas en frente; puede dibujar perfectamente tu rostro en 10 minutos, cuando descubre algo nuevo, se apasiona hasta saber todo del tema. En fin, la lista podría seguir…

Durante la preparatoria, con tan solo 16 años, Emilio se siente frustrado y prueba las drogas, y es así como comienza su adicción a ellas.

Caminando en la madrugada, se encuentra a “El Boyo” un compañero de secundaria. “El Boyo” estaba buscando un par de botellas para cambiarlas y conseguir algo de dinero. Al verlo a Emilio le vinieron muchas cosas a la memoria. Al mismo tiempo, tomó asiento y sacó una jeringa llena de cristal, de inmediato, se la pasa a Emilio. Mientras, le cuenta cómo terminó ahí y cómo es que se volvió esquizofrénico…

—Mierda— piensa Emilio.

Piensa: puedo tenerlo todo, puedo ser mejor de lo que soy ahora, ayudar a la gente como siempre quise; puedo cambiar y hacer las cosas bien.

Empieza el trance, se va…

Con ayuda de un centro de rehabilitación, Emilio sale adelante y pone en marcha lo que siempre había soñado; abrir una escuela rural, donde les transmite a niños y jóvenes un pensamiento crítico para evitarles el calvario que él había vivido, la razón que lo orilló a las drogas, la razón de querer vivir lejos de la realidad: la crisis del medio ambiente en general.

Emilio pone en marcha una estrategia para implementar adecuadamente una educación ambiental. Comienza a crear consciencia en los niños, jóvenes y adultos, todo era perfecto. Les mostró cómo la mercadotecnia los obliga a comprar productos innecesarios y cómo esto, tenía un gran impracticable en el medio ambiente.

Involucró a todo el pueblo, y juntos idearon un modelo en el cuál, no necesitarían de productos ni tiendas externas. Toda la economía se movería en la misma comunidad, fluiría mejor y el daño al medio ambiente disminuiría.

Y entonces…

Emilio despertó, despertó del mejor “viaje” que había tenido.

Despertó con un tubo dentro de su garganta. Despertó para darse cuenta que habían pasado ya varios días desde lo último que recordaba, y que todo lo que había pasado, fue falso, al igual que lo que estaba pasando en el mundo…

—“Regrese a la realidad de la que quería escapar, la realidad donde los empresarios destruyen y transforman todo lo que nace. Cada día veo menos luciérnagas afuera de mi casa y mas estereotipos en la televisión” —dijo Emilio antes de pararse para consumir otra dosis.

Sarahi Rivera Flores

Agregar comentario