6161programa_de_radio
Usos múltiples


Alfredo Gabriel Páramo

Ponencia presentada en el coloquio “Prospectiva de una radio en la universidad de los maestros”, celebrado en la UPN 095 el 26/10/18

Impulsemos la radio universitaria

La radio universitaria siempre ha estado presente en mi vida. Recuerdo cómo mi papá nos despertaba en lo que me sigue pareciendo la parte más oscura de la madrugada con el Concertino para órgano y orquesta “Mester de Juglares” de Miguel Bernal Jiménez, obra con la que Radio UNAM daba inicio a sus trasmisiones cada día; tengo en la memoria Me gustan los estudiantes, de Violeta Parra, de las trasmisiones del 68; música chilena de la época de la Unidad Popular chilena, y por supuesto, la llamada música clásica. Pero sobre todo, Radio UNAM se ha fijado en mí como una opción de diálogo, debate y cultura, de alguna manera, como el referente de la radio universitaria.

Dentro de la radio tradicional, en la Ciudad de México existen cuatro estaciones universitarias: Radio UAM (94.1 FM), Radio UNAM (96.1 FM y 860 AM), Ibero (90.9 FM) y Radio IPN (95.7 FM), mientras que en los estados tenemos muchas otras. Estas emisoras se destacan por su estructura tradicional, similar en mucho al de las estaciones comerciales, aunque a diferencia de ellas, sus contenidos tienden a ser mucho más plurales y sujetos al debate. Por otro lado, instituciones como la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Universidad Anáhuac, Universidad de la Comunicación y otras tienen ya sea “estaciones” o programación, que solo se puede escuchar por internet.

Es innegable que la radio, en general, provoca una fuerte vinculación entre el emisor y el oyente debido a las características inherentes del medio que facilitan la posibilidad de lograr comunidades vinculantes en las que emisores y receptores se convierten en unidades que van construyendo significados conjuntos, lo que en el ámbito de las universidades resulta de gran importancia ya que los esfuerzos e inversiones que se realicen al respecto tendrán un rápido reflejo en cuanto a identidad universitaria y orgullo de pertenencia, además que la radio, incluso en formatos de internet, se convierte en un espacio de vinculación e información de primer orden.

La profesora de géneros periodísticos en radio de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Analletzin Díaz asegura que la importancia de la radio, incluso ahora con la irrupción de otros medios, radica en que: “es el medio que tiene una gran audiencia debido a que tiene mayor alcance; a diferencia de la televisión e incluso medios locales impresos o internet, la radio tiene amplitud sonora en el espacio y cualquier aparato receptor con una antena puede captarla. Hoy en día la radio está entre los medios más utilizados para difundir información”.

De acuerdo con Laura Crusellas, en el blog “Características y funciones de la radio”, la radio es:

  • Permanente . La información siempre está presente a través de boletines y es un medio que nos acompaña en cualquier lugar y a través de diferentes dispositivos.
  • Móvil. La radio está en todos los lugares. Nos podemos mover y seguir escuchándola, por lo que a diferencia de otros medios como la TV o la prensa, también nos permite realizar otras actividades que requieren movilidad.
  • Inmediato. Junto con el medio digital, se caracteriza por su rapidez, y gracias a las nuevas tecnologías, ahora es posible escuchar una emisora desde cualquier parte del mundo a través de internet.
  • Ágil. Es un medio ágil para contar todo lo posible. Desde el punto de vista de la narración, el locutor cuenta todo lo que está percibiendo y por ello en poco tiempo puede transmitir muchas cosas al oyente.
  • Creíble. Es uno de los medios de comunicación con mejor calidad en sus contendidos, así como un medio cercano.
  • Activa la imaginación . La radio hace desarrollar la imaginación ya que nos hace percibir la realidad por un solo sentido.

Díaz puntualiza: “la radio se caracteriza por la inmediatez que tiene y una mayor interacción con el auditorio, al comunicar directamente y al participar más en los programas; esto es algo que el auditorio aprecia: ser escuchado”. Por ello, y según los postulados de este coloquio, que son “Establecer canales de intercambio y comunicación con la sociedad, mediante un lenguaje accesible que permita la divulgación del hacer universitario mediante el espacio audible. Es divulgación cultural, de la ciencia y también extensión universitaria”, lo que debemos plantearnos no es necesariamente la pertinencia de una radio universitaria, ni la discusión de si sería bueno o no tenerla, sino qué debemos hacer para que la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 095 constituya su propio canal radiofónico vinculado a la realidad multimedia en la que nosotros, pero sobre todo la comunidad estudiantil, estamos inmersos.

Porque, citando nuevamente a Díaz, “la radio nos da la oportunidad de tomar decisiones de inmediato pues brinda informes a cada instante, como los viales o los del clima, algo que parece muy sencillo, pero que en realidad es uno de los principales motivadores de la gente a utilizar radio”.

Como expresa Sandra Suaste, cofundadora, locutora, reportera del colectivo Regeneración Radio: “Los espacios estudiantiles siempre han jugado un papel muy interesante en la historia de la organización del país. En el ámbito de la radio universitaria, se ha aportado mucho para el camino del conocimiento y el desarrollo de la libertad de expresión; la radio alternativa universitaria o comunitaria llega como una necesidad de ciertos grupos, de decir o denunciar ante un micrófono aquello que les preocupa como jóvenes”.

La periodista Yadira Lira, quien ha estudiado las no comerciales, asegura que la radio universitaria “es el medio de difusión de todo lo que realiza la universidad; por otra parte es un medio de vinculación entre la sociedad y la universidad pública. Si tú quitas una radio universitaria estás quitándole a un pueblo un bien, un bien tangible, un bien material, ya que la radio universitaria sirve para vincular la educación superior con la gente que no tiene acceso a ella. La radio universitaria tiene un peso importante porque además responde a necesidades diferentes, mientras que la radio comercial tiene la función de vender, de ser un medio básicamente para la comercialización, la radio pública tiene la función de difundir ideas políticas, la radio universitaria tiene la función de general las ideas de la universidad pública, básicamente la cultura”.

Díaz asegura que “la radio tiene la tarea de hacer imaginar al auditorio a través del oído; no solo es la información, sino que también la radio se disfruta con contenido para todos los gustos, desde la música grupera o reguetón, hasta la clásica, el jazz o el blues, y contenidos donde las propias personas son las que hacen un programa. A través de estos contenidos, la radio refleja parte de la cultura local pues cambia según donde se localice la emisión; cada localidad (o institución, como sería el caso de la Universidad Pedagógica Nacional unidad 095) tiene su cultura y tradiciones que se manifiestan en los programas”.

Vicente Castellano Cerda, en el texto “Interculturalidad y radio de servicio público, hacia un modelo de comunicación”, afirma que la interculturalidad es “una condición para la expresión de prácticas sociales diversas que distinguen a un grupo de personas frente a los demás. Es de carácter dinámico, por lo que no siempre se refiere a identidades permanentes, sino a existencias espacio-temporales definidas, unas veces por un factor tan natural como la edad y otras por principios ideológicos como formar parte de una religión o un equipo deportivo, o bien, por tener cierta preferencia sexual”.

Las radios universitarias, con el concurso de alumnos, docentes y administrativos llevan a la sociedad algunos de los beneficios de las universidades públicas. Son un vehículo que las vincula con las comunidades. Díaz asegura que: “Las radios con los estudiantes brindan lo que todos buscan: un espacio de expresión donde puedan manifestar cualquier tipo de idea, en cualquier área de la vida pública; además, ofrece la oportunidad de desarrollar algunas capacidades del lenguaje, la expresión, socialización, convivencia como comunidad y la enseñanza”.

Para Lira, la radio universitaria sirve: “para crear un vínculo entre toda la comunidad, para enriquecerse, para generar retroalimentación, nutrir a la gente y que la universidad se nutra de su propia diversidad. Por una parte, este esfuerzo de radio debe vincular a la sociedad con la universidad pública, debe servir de fomento e invitación a los jóvenes a estudiar y a permanecer en las carreras, debe proporcionar cultura a la gente, entendida como la oportunidad de fortalecer su identidad y desarrollar puntos de vista comunitarios, debe hacerlo en lenguaje accesible a todos los niveles para que la gente tenga ganas de escucharlos. Uno de los problemas de la radio universitaria es su tendencia al elitismo, al discurso alejado del pueblo”.

En cuanto a lo que las universidades públicas deben devolver al pueblo, Suaste sostiene: “en un país como el que vivimos, es importantísimo que existan estos espacios, libres de ataduras, y que se conviertan en lugares en donde se pueden converger distintas ideologías, grupos estudiantiles, colectivos. Es interesante apostar por privilegiar el debate antes que la censura y construir una propuesta propia que cumpla con esta necesidad básica del ser humano”.

Por todo esto, una radio universitaria en la UPN 095 se torna vital. La primera vocación de una universidad, de cualquier universidad, es enseñar dentro de las aulas, pero para lograr este fin supremo es necesario que, como expresan Rafael Tonatiuh Ramírez y Armando Meixueiro en el prólogo del libro Educar con dignidad. Reflexiones, crónicas y experiencias educativas desde el pizarrón y los pupitres “(…) creamos en una educación con dignidad, en una educación que emerge desde la subjetividad constituyente y se plantea reflexiones, problemas, alternativas desde lo profundo del ejercicio educativo”; para ello, se hace imprescindible un ambiente, un espacio, una radio universitaria en la Universidad Pedagógica unidad 095 que, en la línea de Ramírez y Meixueiro, nos permita salir de lo posible y entrar en lo probable.

Alfredo Gabriel Páramo
Profesor, periodista, escritor. Twitter @lavacadiablo www.karacteres.com

Agregar comentario