6131_sobre_escombros
Tarea

Cuentos en el muro

S. Lariza Ramírez Belmont


El sismo

El pasado 13 de agosto del 2018, Ana de 18 años quien estudiaba la licenciatura de psicología y su hermano Juan de 24 años quien estudiaba Negocios Internacionales, iban saliendo de la universidad como cualquier lunes común y corriente, ellos vivían en la Ciudad de México, exactamente por la colonia Roma, relativamente la universidad a donde ellos asistían “Universidad de México siempre unidos” estaba muy cerca, exactamente 15 minutos caminando.

Era exactamente la 1 pm, mientras iban caminando Ana como era costumbre le contaba cómo le había ido en sus clases a Juan y viceversa, ya que eran muy unidos y buenos hermanos, de repente empezaron a sentir como el piso comenzó a moverse, como los postes de luz se inclinaban de un lado a otro, reaccionaron de manera asustados, ya que no sabían que era lo que estaba sucediendo en este momento en la hermosa Ciudad de México, la gente gritaba, Ana quedo en completo shock, tanto que su hermano Juan tuvo que darle una cachetada para que reaccionara, niño corriendo por las calles, edificios derrumbándose, madres desesperadas, ancianos intentando salvar sus vidas, estaba sucediendo un temblor de una magnitud de 8.5, la ciudad se estaba yendo abajo.

Ana y Juan no pensaron 2 veces se pusieron a ayudar a las personas de su alrededor, se inscribieron inmediatamente de rescatistas, ya que no había señal telefónica y todas las calles estaban cerradas nadie podía ir a sus casas. Fueron unos jóvenes muy valientes ya que mostraron su valor y sacaron fuerzas de donde solo había preocupación y dolor, ayudaron a niños, jóvenes, adultos, ancianos y no menos importantes mascotas. Pusieron un puesto sobre la calle para recibir donaciones de herramientas y víveres. Se sentía una gran solidaridad entre toda la gente, vieron a su madre a lo lejos ayudando igual a otra sección y la saludaron emotivamente Ana y Juan.

El día 15 de agosto del año en curso por fin pudieron regresar a sus casas algunos rescatistas para bañarse, ver la situación de su vivienda y visitar a seres queridos entre ellos Ana y Juan tenían mucha emoción de volver a reunirse con su madre y su padre, Ana le iba diciendo a Juan lo bien que se sintió ayudar a las personas y el gran significado que iba a tener todo esto en su vida, que la había cambiado completamente, que le entusiasmaba mucho llegar a contarle a sus padres. Iban llegando a la calle donde se encontraba su edificio cuando a lo lejos se veía totalmente destruido a Ana y a Juan se les cayeron las lágrimas por ver todo su patrimonio abajo pero a ellos lo único que les reconfortaba, era que su familia estaba sana y salva. Los policías se acercaron hacia ellos con una cara de desaliento y les dijeron lamentablemente que su madre llevaba 2 días atrapada adentro que acababan de encontrar su cadáver, se soltaron a llorar como nunca, sintieron una gran culpa y se dieron cuenta que su madre había ido a despedirse ya que cuando la vieron, ella ya estaba muerta.

S. Lariza Ramírez Belmont

Agregar comentario