Mural_palacio_nacional_detalle
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Una transición ejemplar

Por la salud de la República es mejor que la transición que se da hoy en México cruce por los caminos de la tersura y la civilidad, en lugar de ir por los duros senderos de la hostilidad.

Lo que hoy sucede en México merece si no el elogio, de menos el reconocimiento de todos los que a la luz de lo que estamos viviendo, entendemos que; es mejor construir puentes durante el interregno que dinamitar instituciones .

Estamos en la antesala de vivir en México una experiencia única en la historia de lo que ha derivado en ser Nuestra Nación, la cual en su vida institucional, ya no tan reciente, es decir los últimos doscientos ocho años México ha visto morir y renacer tres veces su modelo de gobierno de manera lamentablemente sanguinaria y brutal, enunciare a continuación el por qué;

La Lucha de Independencia, misma que transcurrió de 1810 a 1821, es la mas lejana y se da cuando emerge una guerra de castas destacan la ibérica y las diversas indígenas y la mestiza nacional.

El origen de esta lucha es claro y esta derivada de la injusticia, surgen ahí liderazgos que hoy vemos referir en nuestras calles principales en las diversas ciudades del país en nombres de calles como son; Hidalgo, Allende, Aldama , La Corregidora etc. De sus lances y alcances la historia da ya cuenta.

Pero para ese “parto nacional —al separarse México de España— fecha que data el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, pronunciada por su Junta Soberana congregada en la capital el 28 de setiembre de 1821.

Pero para que hubiese un parto nacional todos sabemos que hubo de darse un encuentro, que llaman algunos descubrimiento, pero que a mi parecer fue un verdadero “Choque de dos mundos” si, fue ese a decir verdad el real sacudimiento que nunca ha terminado de sanar por desgracia y me refiero a la lucha continental, que aun hoy se da entre hermanos propiciada en muchos casos por oligarquías de dentro y fuera de nuestros países. Todo eso derivo de lo que dimos a llamar “El Descubrimiento de América” que en 1492 marcó al planeta mismo, dividiéndolo y acercándolo en continentes, pero como señalo, ese es solo el preludio de un drama identitario que aun se discute y lo peor se vive, lo mismo en Haití, que en Quebec.

La Lucha de La Reforma

La guerra de Reforma, también conocida como la guerra de los Tres Años, aconteció en México del año de 1858 al 10 de enero de 1861.

Recordemos que, se libró entre dos grandes partidos: liberales y conservadores; ambos luchaban por sus ideales. Ese período de la historia dio columna vertebral a la Nación Mexicana a través de la transformación social mexicana por la transición de la estructura política plasmadas en Las Leyes de Reforma, en la cuales se buscó establecer el sistema mas democrático y terminar con el que había desde la Colonia y el Imperio. En este nuevo sistema, se formó un Estado Nacional basado en el orden constitucional, en la necesidad del pueblo mexicano por una reestructuración al intentar terminar con los privilegios de las clases dominantes (igualdad ante la ley), la reactivación de la economía y la restauración del trabajo como un derecho.

En en ese tiempo, los liberales y conservadores tuvieron gobiernos paralelos, con la sede del gobierno conservador en la Ciudad de México y los liberales en Veracruz.

Con el transcurso de los años, la guerra se hizo más sangrienta y polarizó a la gente en la nación. La guerra terminó con la derrota definitiva de los conservadores en la batalla de Calpulalpan, Estado de México​ en 1861, y con Benito Juárez instalando su administración en la Ciudad de México.

Una vez que el Congreso Constituyente había cumplido con su tarea de elaborar una nueva constitución, se hizo la convocatoria para realizar elecciones tanto de los poderes federales como los de los estados.

De ahí surgió un México Nuevo. De ahí podriamos desprender lo que se da a llamar la segunda transformación del país y de cierto no podríamos entender al México actual, sin las Leyes de Reforma que fueron y aun son, la columna vertebral de su vida institucional.

La Revolución

Este cercano y vigente período nos ha dolido por su cruenta construcción

La Revolución mexicana se inició en México oficialmente el 20 de noviembre de 1910. Hoy en día, suele ser referido como el acontecimiento político y social más importante del siglo XX en México.

Los antecedentes del conflicto armado se remontan a la situación de México bajo la dictadura conocida como el “porfiriato” derivada del gobierno de Porfirio Diaz de 1876 hasta 1911. Durante esos 31 años, México experimentó un notable crecimiento económico y tuvo estabilidad política, que trajo beneficios solo a una parte minoritaria de la nación, derivando en un alto costo económico y social, que pagaron los estratos menos favorecidos.

Cuando Díaz se aferro a mantenerse en el poder la situación política comenzó a agitarse. La oposición al Gobierno cobró relevancia En ese contexto, Francisco I. Madero realizó diversas giras en el país con miras a formar un partido político que eligiera a sus candidatos en una asamblea nacional y compitiera en las elecciones. Díaz lanzó una nueva candidatura a la presidencia y Madero fue arrestado en San Luis Potosí por sedición Durante su estancia en la cárcel se llevaron a cabo las elecciones que dieron el triunfo a Díaz.

Madero logró escapar de la prisión estatal y huyó a los Estados Unidos. Desde San Antonio (Texas), el 20 de noviembre de 1910, proclamó el Plan de San Luis, que llamaba a tomar las armas contra el Gobierno de Díaz. El conflicto armado se inició en el norte del país y posteriormente se expandió a otras partes del territorio nacional. Una vez que los sublevados ocuparon Ciudad Juárez (Chihuahua), Porfirio Díaz presentó su renuncia y se exilió en Francia.

La lucha sin embargo se recrudeció a la muerte de Madero y la Revolución arraso a la Nación dejando una estela de muerte si no todos fallecieron por motivos de armas, si por hambre y enfermedad, ya que la peste arraso al país un año después de que todos pensaran que la Revolución culminaría con el Congreso y el consenso Constituyente de 1917 no termino ni con la presidencia de Adolfo de la Huerta ​ o en 1924 con la de Plutarco Elías Calles,​ Incluso hay algunas que aseguran que el proceso se extendió hasta los años 40 y su costo se estima en vidas humanas rebaso el 10% de la población de la Nación. ​

México en su encrucijada HOY

Cuando todos esperaban que por tercera ocasión le fuera arrebatada la oportunidad de gobierno a Andrés Manuel López Obrador y estando por ya casi 18 años orientado en su sueño de lograr la presidencia de la Republica, finalmente apoyado por más de 30 millones de votos llega a la presidencia de manera indiscutible, sabemos que recibió el 8 de agosto su constancia que lo acredita como presidente electo y un dia después se da la entrevista con Enrique Peña Nieto presidente saliente, la foto que ilustra esta colaboración tomada de La Jornada del dia 10 de agosto pasado, deja ver su encuentro en transito en un bello edificio símbolo de la residencia oficial del Gobierno de México.

Vale la pena recordar solo un detalle de esta transición y es la parte del discurso que AMLO diera en la última convención de banqueros punto de quiebre quizás de este que parece ser el final de una transición que deseamos pueda ser en este tramo ejemplar, en él se sintetiza un punto de quiebre que estimo nos llevó al momento que hoy vivimos.

La expresión dada por Andrés Manuel a los banqueros en su ultima convención en marzo pasado parece ser presagio y síntesis de lo que se vive y dice así:

“Yo le doy el beneficio de la duda (a Peña) porque es muy importante que las elecciones sean limpias y libres, yo tengo dos caminos después del primero de julio: Palacio Nacional o Palenque, Chiapas. Me quiero ir a Palenque tranquilo, si las elecciones son limpias y libres, me voy a Palenque; también si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre, yo ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral, así de claro, yo por eso deseo con toda mi alma que las elecciones sean libres y limpias y que decida el pueblo quién será el presidente".

El pueblo ya decidió, ahora es tiempo de todos sumarnos para que la transición sea armoniosa y que nos permita edificar al México que todos queremos.

Más que un deseo es casi una legítima aspiración a hacer posible crecer sin retroceder.

Ya mucho debemos precisar para ser claros , nos ha costado desde el 68 que cumple este año 50 años de la masacre de Tlaltelolco, después ver los mas de 500 muertos políticos de la era salinista y los que hoy rebasan los más de 250,000 si doscientos cincuenta mil muertos de los sexenios agrupados de Peña Nieto y Calderón, quizás haya sido esta la ofrenda previa al momento que vivimos para de nuevo no cruzar por a la violencia y barbarie que no se dio pero ha precedió a esta transición que esperamos Y DESEAMOS DE TODO CORAZÓN, sea para bien de México.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario