Portada_libro_educacion_ambiental_aprox%20y%20reint
Re-creo

Educación en movimiento

Daniel Lara Sánchez


Sobre Pequeñas Crónicas del inicio

Como todo texto expositivo/argumentativo/académico con un enfoque didáctico/educativo que se respete, este capítulo del Maestro Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán parte de una pregunta detonadora: “¿Qué podemos hacer en educación ambiental?” para, a partir de ella, narrar diversas anécdotas sobre los esfuerzos que, desde varios sectores y con diferentes motivos y resultados, hubo durante la década de los años 90 en México en relación con nuestro campo de estudio (de ahí el título del texto).

La narración de estas crónicas va respondiendo a palabras clave que representan acciones determinadas llevadas a cabo durante el periodo de tiempo mencionado, relacionadas con la educación ambiental, casi todas ellas fincadas en buenas intenciones de “querer hacer algo ante el desasosiego de ver una educación, una sociedad y un mundo” (Ramírez: 51) afectados por el modelo civilizatorio imperante.

Así, la primera crónica, titulada “La madre y la guía”, basa su relato en la palabra interés: poco interés por parte de las instituciones que no hacen un uso y fomento adecuado de un buen material de estudio en educación ambiental; interés del maestro que intenta hacer uso de ese material como puede; interés de una alumna por titularse con base en el susodicho material y la ayuda del maestro. La parte titulada “¿Cómo se construye un museo con gotas de rocío?” se basa en la palabra creatividad: narra cómo, en Mexicali, varios científicos soñadores hicieron gala de creatividad para proponer estrategias de educación ambiental; en “La regleta contra el tablón”, la palabra clave pareciera ser innovación y muestra cómo la educación ambiental puede romper con estructuras y acciones anquilosadas y añejas en búsqueda del logro de sus objetivos; “El diplomado en Domingo” se basa en la idea de seducción y expone cómo la educación ambiental puede hacer precisamente eso: seducir, como en el caso de Domingo Zamora; la crónica “Los Tuxtlas: experiencia de reforestación” puede resumirse en la palabra magia y es una evidencia de cómo la educación ambiental puede crear magia para superar a la burocratización; finalmente, podríamos sintetizar la parte titulada “Los medios o el agua como leche derramada” con la palabra esperanza, en el sentido (y sueño) de que los medios de comunicación puedan representar una plataforma importante de educación ambiental, tema particularmente interesante y definitorio para quien esto escribe.

Por todo lo anterior, la lectura de este capítulo ha resultado, por decir lo menos, inspiradora, e ideal para iniciar un nuevo curso, que además, lleva el nombre de, precisamente, Educación Ambiental.

Referencia

  • Ramírez, R. T. (2000), “Pequeñas crónicas del inicio de los grandes días o la educación ambiental ya despegó”, en Educación ambiental. Aproximaciones y reintegros, México, Ediciones Taller Abierto, pp. 51-60.

22/IX/ 2011

Daniel Lara Sánchez
Comunicador y catedrático

Agregar comentario