5955_mundo_xalapa_periodico
Usos múltiples


Jesús Alberto Germán Flores


La More

En 22 años, la Taquería de Jesús ha sido escenario de muchas historias. Uno de los tantos personajes que han desfilado por ahí es una mujer de la que nunca supe su nombre, únicamente su apodo: La Morena. Desde que recuerdo, La More (como le decíamos de cariño) recorría religiosamente los pasillos de la Central Camionera vendiendo El Mundo. La rutina hizo que se convirtiera en una persona querida. Siempre que me veía me decía que le comprara el periódico. Algunas veces hasta me lo llegó a vender dos veces. Una ocasión, nos contó que en sus años mozos fue bailarina exótica y hasta una foto nos enseñó. El tiempo la llevó a dejar el oficio, pero también hizo que sus hijos se fueran a Estados Unidos en busca del “sueño americano”. Fue entonces que tuvo que enfrentarse con la soledad. Y así pasaron los días y los años. La tristeza, quiero pensar, la llevó a caer en el alcohol, aunque después ese vicio se transformó en una fe católica tremenda. “Reza por nosotros cuando vayas al Santísimo”, le llegamos a decir en repetidas veces. La última vez que la vi, me gritó “Chucho, llévate El Mundo” y salió corriendo para alcanzarnos. Tenía días que no se sabía nada de ella, así que le dijimos que ya no se perdiera tanto. Más que vender el periódico, su atención estaba puesta en mi sobrina. En uno de los instantes que la miré, su perfil me recordó mucho a mi abuela, que murió hace dos años. Cuando llegamos al carro, todos dijimos que nos había inspirado el mismo recuerdo. Hoy nos enteramos que La More falleció. Sin duda, de esas millones de personas que se cruzan por tu vida para sacarte una sonrisa o para hacerte ver lo privilegiados que somos.

Jesús Alberto Germán Flores

Agregar comentario