5876_mano_de_hielo
Tarea

Cuentos en el muro

Vladimiro Rivas Iturralde


El hombre-espejo

Hoy he visto pasar, por la acera de una calle apartada, al hombre de vidrio. Caminaba, lustroso y brillante, recogido e infeliz, en medio de una faramalla del barrio que, entre curiosa y fascinada, se acercaba a preguntarle si podía amar. Pedía el hombre de vidrio no acercarse mucha a él porque podía romperse y ellos, cortarse. Tomaba distancia y observaba. Lo vi desde mi asiento en el bus. Estudié su conducta y esto estaba claro: el hombre de vidrio, al tomar distancia, se esfumaba, quería desaparecer; ser eso: un espejo, para que los demás se distrajeran de la pregunta que era una pedrada y sólo se cuidasen de verse reflejados. Observado de cerca, el hombre de vidrio era plano y anguloso, filudo, peligroso, una transparencia, una entelequia, que sólo se cuidaría de ser pasional, temperamental, vital. Descubrir fuego en su interior sería peligroso: esa fuerza, lanzada hacia afuera, podría también quebrarlo. Así que mejor era ladear el cuerpo y ofrecer, como respuesta, el costado en que el cristal fuera espejo y la luz, imagen de los otros.

Vladimiro Rivas Iturralde
Escritor ecuatoriano u académico de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, en México. El hombre-espejo se encuentra en Cuentos breves Latinoamericanos (Aique Grupo Editor, Argentina, 2002, pág. 69).

Agregar comentario