5847_el_contrato_social
LA CLASE

Tema del mes

Jesús Caballero y Díaz


El poder tras los tronos

Las elecciones democráticas del siglo XXI no son producto de las soberanías populares descritas por los utopistas, los anarquistas y sobre todo por los republicanos de los siglos de la edad moderna, la presente elección mexicana de su futuro gobierno del 2018 al 2024 tampoco. Las deudas públicas de los estados nacionales. Atan a los gobiernos nacionales a los dictados de las autoridades económicas mundiales: El Fondo Monetario Internacional, otra estadounidense la cual otorga préstamos emergentes, vigila la relación deuda pública-producto nacional bruto y cobra puntualmente: la Reserva Norteamericana es la institución que financia al gobierno norteamericano, guardiana del comercio mundial que se efectúa con dólares, los que vende con márgenes de ganancia en las transacciones internacionales, incluidos los pagos al FMI. Los bancos que operan en la bolsa neoyorquina, londinense, asiáticas, a su vez viven de la compra de bonos y acciones emitidos por las empresas privadas y gubernamentales, monedas que pagan altos intereses. La deuda mexicana nos ata a estas instituciones financieras, se las acusa de influir en las elecciones democráticas, y de decidir gobiernos dóciles a sus intereses.

Rousseau produjo una auténtica revolución política al descifrar la clave de los gobiernos regalistas europeos-las monarquías absolutas- fue una vuelta de 180 grados, la llamó: el pacto social y sorprendió a toda la sociedad ilustrada, la otra, la no ilustrada permaneció en la sombra ajena a la revelación de su poder, las clases ilustradas: las jóvenes aristocracias y los maduros burgueses recibieron el mensaje, se identificaron con el nuevo paradigma político y rompieron el pacto con la corona de los Borbones franceses : el nuevo concepto del pacto social reconocía que la fuente del poder era la soberanía popular, el pueblo concordaba con el gobernante los términos de sus relaciones de gobierno, el mundo feudal, sus aristocracias y sus realezas valían tanto y tanto valían como las clases sociales que se reconocían pueblo. Categoría política que le duele a Krause, tal vez recordando al profeta de Nazareth que se rebeló en nombre del pueblo contra el poder absoluto de Herodes

Y Rousseau les recordó a los monarcas del sigloXVIII que habían roto el pacto al extorsionarlo, sometiéndolo por la fuerza, por lo tanto el pueblo en ejercicio de su propia soberanía rescataba su participación y asumía el poder de gobernar con la libertad recuperada, era la República (res- pública: los asuntos del pueblo), que se constituía a sí misma como nuevo y legítimo poder político. Esa fue la Revolución Francesa que culminó su nueva conciencia política con la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano y sus facultades nuevas: libertad, igualdad y fraternidad.

Rousseau llegó a esta concepción política recordando su origen ginebrino, ciudad suiza de organización republicana de ahí se fue a París donde vivió como maestro de música a costa de los aristócratas ilustrados que cultivaban y comulgaban con la nueva y poderosa burguesía intelectual de la Ilustración.

Los genios de la Ilustración eran los filósofos, así se llamaban quienes producían hallazgos científicos y nuevos discursos sobre la política, la economía, el conocimiento, la moral, el arte, y las artes menores; los aristócratas que formaban la nobleza francesa los reconocían, disfrutaban de su trabajo artístico pues también dominaron la música, el teatro, la poesía, el ballet; Voltaire, Montesquieu, el mismo Rousseau eran exhibidos por estos aristócratas como sus protegidos, incluso eran homenajeados en sus presentaciones . Cierto que al examinar la política provocaban algunas cosquillas, pero la fama de estos científicos y filósofos los sentaba junto a los emperadores, Voltaire alternó con Federico II de Prusia el autoproclamado “Monarca Ilustrado”, presentaba sus comedias ante Luis XVI en las que se mofaba de los califas orientales con la inocente sonrisa real que no se veía reflejado en ellas. Es justo reconocer que la producción artesanal francesa tuvo en ese tiempo un desarrollo espectacular, los monarcas y las aristocracias europeas disfrutaron de la arquitectura, la jardinería, el urbanismo, la pintura, la escultura, la mueblería, la espejería, la cristalería, la porcelanería, la textilería, la mueblería, la floricultura, la perfumería, incluso la peluquería francesas, incluyamos también a los genios dela Ilustración, fueron una moda internacional, excepto en España donde reinaban el Concilio de Trento, la Contrareforma y la Inquisición.

Así Voltaire y Rousseau por su propia voluntad llegaron a Londres donde entraron en contacto con los filósofos sociales que proclamaban y procuraban las libertades que como burgueses requerían frente al autoritarismo de sus monarquías: el liberalismo ciudadano fue para ellos un hallazgo importante ya que el concepto ofrecía un nuevo paradigma: la nueva personalidad política de los londinenses frente al gobierno real que fue cediendo en la nueva concepción política: el pacto social, en efecto la burguesía londinense ilustrada, estudiosa de las formas del poder real y su legitimidad, la contrariaban, la limitaban, combatían el paradigma de superioridad monárquica que fue enfrentada por sus paradojas al paradigma de las libertades individuales y del estado como producto necesario para su preservación. Bacon, Locke, Hume, Smith sopesaban con sus discursos el tamaño de su poder y en la balanza de los acuerdos de gobierno advertían necesario un equilibrio que favoreciera el crecimiento de su propio poder: el económico. La ciencia británica de las matemáticas, la astronomía, la física tenía una fuerte presencia en las universidades, en sus academias, en las publicaciones, en el periodismo, incluso en el intento de reunir todo el conocimiento disponible y la banca italiana ya sentaba sus reales en la capital británica apoyando no solo a la burguesía, el negocio mayor era el financiamiento a los monarcas. La nuevas ciencias políticas inglesas crecían al parejo de los negocios de la nueva burguesía y la joven aristocracia en sus relaciones con los banqueros italianos que habían descubierto el campo de depredación británico, los banqueros genoveses y florentina llegaba Londres con el poder financiero amasado en su tránsito europeo, las inversiones en los negocios ingleses eran una garantía aceptable, no tardarían en impulsar el imperialismo británico.

En fin los filósofos franceses regresaron a Francia entusiasmados por las conversaciones, los temas, los hallazgos políticos y filosóficos insulares.

Maquiavelo es famoso por su discurso principesco que reconoce la necesidad de la concentración del poder en una sola persona, lección aprendida de la exitosa concentración de los mecenas italianos, una tesis que parece escondida es la rebelde contra la tiranía que ofende y lastima la soberanía de la comunidad, producto de los malos modos con que sus mecenas lo alejaron de su cercanìa; tan importante esta tesis maquiaveliana que el emperador de Austria Federico II, el rey filósofo de Prusia redactó un famoso texto muchas veces comentado y conocido nada menos que como: ”El antimaquiavelo” supuestamente contrariando la soberanía popular y rescatando el paradigma de la soberanía del príncipe que le convirtió en el gran poder prusiano de su tiempo.

Rousseau de regreso a Francia se integró al grupo de los enciclopedistas, animado por su experiencia británica en la construcción de ese monumento cultural, antecedente de la famosa Enciclopedia Británica, de la enciclopedia Francesa de la Ilustración y co-madre de la actual Wikipedia. La expresión francesa de la enciclopedia quiso recuperar todo lo que se supo del hacer humano en las actividades productivas y sus resultados: el trabajo, las artes y los oficios, sus procedimientos, técnicas, instrumentos y herramientas y sus importantes conocimientos agrícolas, industriales y comerciales, así como los de la vida social, el comercio, las finanzas, el gobierno de los que se derivaban los conocimientos artístico, morales, científicos naturales, sociales y filosóficos, todo el conocimiento dominado por la razón laica y la experiencia mundana, fue la enciclopedia del humanismo.

El poder de la burguesía ilustrada en Francia demolió la monarquía francesa de los Borbones, animó a los burgueses de toda Europa, particularmente a los alemanes, la burguesía alemana luchaba cívicamente contra las aristocracias de los principados que los toleraban, los auspiciaban e incluso aceptaban su consejo, sus nuevas artes y saberes, sobre todo: su dinero, siempre y cuando se reconocieran su vasallaje. A pesar de esta humillación los banqueros europeos italianos, alemanes y judìos endeudaban a esos aristócratas y sus monarcas en el esplendor de sus lujos, en su ruinosa administración y en sus conflictos políticos y militares, para ello contaron que con los metales preciosos americanos que pasaban pasaban por el embudo español y desaguaban en las florecientes empresas neerlandesas y británicas y los altos interese cobrados a sus reales y aristocráticos deudores, con ello formaron un poder trasnacional que animaba no solo los negocios comerciales burgueses, sino también las ansias expansionistas de reyes y príncipes europeos que aspiraban a la expansión de su soberanía territorial, no tardaron –según se sabe – en financiar tanto las guerras europeas por los dos lados de los combatientes también los movimientos revolucionarios del siglo XIX desde las aventuras napoleónicas , y sobre todo los movimientos de independencia de independencia de norteamericanos y sudamericanos .

Rousseau, su contrato social, su soberanía popular animó a las juventudes europeas, pero sobre todo a las americanas. Las colonias británicas en América se independizaron de la Corona, Haití de Francia y luego todas las provincias americanas de la Corona Española de Argentina a México en los primeros años del siglo XIX. Lo pudieron hacer gracias a los enfrentamientos entre las mayores potencias: Inglaterra, Francia y España peleando entre sí en alianzas de dos contra un tercero. Los ganones de esas guerras no fueron los estados monárquicos, ni los nuevos estados nacionales; sino los financieros que pusieron sus fondos al servicio de sendos contendientes.

Las colonias americanas al independizarse establecieron sus soberanías populares, se proclamaron repúblicas, crearon un gobierno constitucional, quisieron ser democráticas; pero solo lo quisieron, se impuso el poder de la nueva clase social una burguesía latifundista ambiciosamente expansionista. Los criollos de los dominios españoles que dirigieron las insurgencias tuvieron una ascendencia feudal, pocos negocios burgueses fueron permitidos por las leyes españolas, a pesar de ello, lograron comerciar con los ingleses, holandeses y franceses y no solo de contrabando, se consideraron los dueños del nuevo poder político, y lo lograron, al lograr la independencia se aliaron con la Iglesia para gobernar las nuevas naciones y no solo por las simulaciones electorales democráticas; también a base de pronunciamientos militares y golpes de estado vulnerando el orden formal instituido, esos gobiernos americanos de origen español aceptaron llamarse dictaduras, sus jefes: dictadores, incluso altezas serenísimas, este fue el panorama político de los nuevos estados nacionales americanos en los siglos XIX y XX. No olvidemos las naciones americanas nacieron con el endeudamiento del gobierno español con la banca europea, lo que obligó a reanudar el endeudamiento gubernamental, ni que las nuevas autoridades eran novatas: ineptas, inexpertas en las artes de gobernar.

La democracia como forma de gobierno fue substituida por las autocracias, el liberalismo americano no fue producto de la vida inglesa, sino de la española, de una educación ilustrada, ideológica, sin bases económicas, sus ideales animaron la independencia del siglo XIX americano, pero no pudo superar su condición feudataria que permaneció con una nueva expansión de su dominio territorial sobre las propiedades de la iglesia y las comunales de los pueblos originarios: la expansión fue sangrienta: en Argentina Sarmiento contra los pueblos de las Pampa y la Patagonia hasta exterminarlos, acusados de contrarios a la civilización, de ejemplificar la barbarie y apropiándose su enorme territorio. En Chile contra los aimaraes, quechúas del norte y los araucanos del sur quienes sostuvieron y sostienen una resistencia que permanece hoy día; En Bolivia, Perú, Ecuador contra los pueblos aimaraes-llamados incas-y en los pueblos mestizos de Venezuela, Colombia, las Repúblicas Centroamericanas los criollos latifundistas contra sus bases populares y como arriba dije: en ellas la peor parte los pueblos originarios mayas y caribes. En México criollos y mestizos pactaron la independencia sin la participación de los pueblos indígenas, considerándolos un botín de propiedades comunales que los gobiernos liberales legitimaron al establecer el régimen de propiedad privada sobre sus ejidos, considerados por su legislación una barata mercancía que comprada, acumulada favorablemente por el gobierno de Porfirio Díaz creó los latifundios de sus amigos.

Así, las finanzas nacionales mexicanas lograron un equilibrio por primera vez satisficieron los intereses de la banca europea, hubo un desarrollo aparente, solo aparente: la democracia electoral fue una farsa, todos los gobiernos el federal, los estatales, los municipales incluso los locales eran designados por el presidente Díaz, sin embargo las comunidades agrarias sobrevivían sosteniendo una legítima y legal democracia local: sus autoridades eran elegidas para la defensa de su modo de vida, de su propiedad comunal, de los títulos gubernamentales de esa propiedad, todo este modo de vida quiso ser abolido por el gobierno de Díaz, no lo logró ya que las rebeldías revolucionarias de los campesinos morelenses y chihuahuenses se impusieron moralmente sobre los movimientos democratizadores de la revolución mexicana, El movimiento campesino no quería solo una reforma agraria, sino el sostenimiento de su democracia local y el poder nacional democrático para sostenerla, los liberales revolucionarios pelearon por la democracia nacional y ganaron, logrando en la Constitución de 1917 la legislación agraria que sostuvo ese derecho indígena. Subsistió la democracia ejidal que no impidió que los líderes revolucionarios crearan sus propios latifundios, ejemplo los de Obregón, Calles en Sonora sobre las comunidades yaquis y mayos y el de Abelardo Rodríguez sobre las tribus californianas.

La burguesía mexicana producto de la revolución ha dominado los gobiernos del siglo veinte y a partir del gobierno de Ávila Camacho ha contrariado legalmente modificando el art. 27 constitucional regresando a las reformas de 1857, con sus medidas neoliberales que insisten liquidar la propiedad comunal indígena y la ejidal convirtiéndola en propiedad privada y mercancía negociable. La democracia ejidal sobrevive exclusivamente para legitimar la venta de los lotes particulares a sus nuevos compradores, En esto acabó la forma originaria de la democracia comunitaria campesina, que quiso ser modelo de la democracia nacional. El neoliberalismo del siglo XX es la extensión del dominio financiero de la banca mundial sobre la vida nacional, la cual impuso desde el régimen salinista tales medidas y otras reformistas del carácter social de nuestra constitución para negociar el refinanciamiento de la deuda pública nacional.

De regreso a Rousseau quien redactó:” El contrato social” que explicaba el gobierno monárquico como un pacto entre gobernante y gobernados en el cual: el pueblo confiaba en sus gobernantes la atención y resguardo de sus bienes morales, políticos y materiales, ya no cabe la menor duda del impacto que tuvo esta definición en el pueblo francés lidereado por la burguesía revolucionaria, pues no solo derrocaron al monarca Luis XVI de Borbón sino que sustituyeron ese gobierno con uno republicano dominado por la Asamblea Nacional: la pequeña aristocracia, la iglesia y los revolucionarios, los dos primeros se escurrieron, los revoucionarios promulgaron una constitución. Al no aceptar Luis XVI las decisiones constitucionales de la Asamblea, la Revolución Francesa no se detuvo: eliminó al monarca y su gobierno y no se detuvo en el terror de la lucha de las facciones jacobinass contra los girodinas: los radicales de izquierda y derecha se turnaron en guillotinar a sus contrarios ,hasta que un militar se elevó desde el fondo de esa guerra civil para unificar al país. Napoleón Bonaparte en nombre de la facción triunfante: los girondinos, defendió a la revolución, venció a los invasores austriacos y se impuso llevar el nuevo pacto social al resto de los países europeos, impuso militares franceses como reyes en los países nórdicos, creyó fácil el dominio de los reinados español y ruso, hubiera querido vencer al Reino Unido de la gran Bretaña, pero nunca tuvo una flota militar para intentarlo, se sabe que hubo subsidios financieros para ello; no hubo el tiempo necesario para lograrlo, las aventuras de España y de Rusia fueron un desastre. Los países europeos se unieron finalmente y lo vencieron, no sin la ayuda de los banqueros Rothschild. Francia volvió a ser una monarquía, ciudadanos y campesinos franceses no pudieron disfrutar de los derechos del hombre y del ciudadano, los nuevos gobiernos oscilaron entre la recuperación de la monarquía, los intentos republicanos y finalmente el imperio de Luis Napoleón III, las burguesías urbanas y los propietarios feudales de los campos agrícolas dominaron la economía, los trabajadores perdieron derechos, Francia perdió soberanía, fue acotada por las alianzas europeas, perdió sus colonias americanas: la Canadá Francesa, la Luisiana. Los Países Bajos, Prusia, Hamburgo e Inglaterra dominaron el comercio marítimo y las costas africanas, las islas del sureste asiático, La India, los puertos chinos mas importantes con los bancos europeos tras ellos.

La revolución industrial inglesa contribuyó al desarrollo de los países europeos, las máquinas de vapor y los nuevos procesos industriales aumentaron la producción de bienes de consumo que antes fueron artesanales y gremiales y conformaron una nueva clase trabajadores: la clase obrera perfectamente dominada por los dueños de las fábricas que impusieron condiciones de trabajo, precios a sus mercancías y salarios a sus trabajadores, las máquinas fueron mejor valoradas que el trabajo humano, los trabajadores tuvieron que poner a trabajar a su familia, esposa e hijos: la prole a la cual nunca le permitió mejorar su condición de vida, los trabajadores así empleados y asalariados pronto se les llamó proletarios, no hubo gobierno europeo que los protegiera, y la primitiva industria generó una explotación tan exhaustiva que aumentó los accidentes de trabajo, las lesiones físicas que imponían incluso pérdida de los miembros, quienes así resultaban lesionados eran separados del trabajo y abandonados a su suerte, las ciudades se llenaron de mutilados que hubieron de vivir de la caridad pública o de la delincuencia, la población así maltratada se organizó por su cuenta en sociedades de apoyo mutuo llamadas en Francia: “la corte de los milagros” mirada por la burguesía como un peligroso gobierno del mal.

El capitalismo europeo y sus miserias fueron descrito por Marx en “El Capital” y sus efectos depredadores denunciados en el “Manifiesto Comunista” el fantasma que recorría Europa era la clase proletaria urgida de integrarse como clase revolucionaria para salir de su miserable explotación, la promesa era la unidad mundial para sustituir a la burguesía, al capitalismo como poder y modo de producción con la fuerza de una dictadura del proletariado.la huelga fue un instrumento muchas veces ensayado y combatido, al final del siglo XIX, otras orientaciones revolucionarias participaban en la lucha contra el capitalismo: el socialismo utópico que proponía el cambio desde la redención de los capitalistas y los diversos anarquismos que se declaraban contra toda clase de gobierno, hallando en el ellos la concentración del poder que limitarían todas las libertades individuales, surgió la social democracia que por la vía democrática electoral confiaba que el voto individual de las mayorías proletarias sustituiría pacíficamente a la clase burguesa en el poder, la lucha obrera cundió por toda Europa , el capitalismo en cada país ensayó maneras de defenderse, se reforzaron ideológicamente con los discursos académicos, religiosos y políticos para defender el orden, luego impusieron medidas radicales: la expulsión del trabajo y la represión policíaca y hasta militar. Hay un periodismo y ensayos académicos que destacan la presencia del apoyo banquero a los movimientos liberadores, se sabe de ensayos pacíficos de empresas que organizaron incluso comunidades utópicas como los falansterios, otros: industrias que organizaban comunidades obreras con sistemas habitacionales, mercados y actividades culturales que pacificaban la urgencia libertaria y finalmente algunos gobiernos inventaron el estado de bienestar en el cual los derechos a un sano trabajo con apoyo a la maternidad de las obreras, salarios justos, derecho de habitación, de salud, de educación y de recreación fueron condición para el desarrollo de las empresas y siempre bajo la dirección del estado, todos estos intentos pacíficos de eliminar la lucha de clase. No falta información acerca de la participación de “la banca mundia”l en varias de esas experiencias y siempre en su propio beneficio.

Hoy, siglo XXI no hay rincón del planeta donde el capitalismo financiero no tenga metido el diente, los libros sobre el dominio revelan los diversos modos como la extracción del capital: el cual sigue concentrándose en las minorías que dominan los bancos y las instituciones financieras nacionales y mundiales; no hay estado nacional libre de deuda pública, ni movimiento político electoral que renuncie a las promesas de cambio y se comprometa a menor deuda pública en beneficio de la banca mundial, fracasan, la deuda aumenta. Quiebran incluso los gobiernos fuertes como el norteamericano: dueño de mayor deuda mundial, esclavo de la banca Rothschild, quiebra la Unión Europea que quiso ser los Estados Unidos de Europa con su mercado y moneda comunes y propios, quiebran en cadena los estados nacionales tercermundistas que solo son proveedores de materia primas y de intereses bancarios y ya no queda duda que esos intereses son las fuentes mayores que se reúnen en las mayores fortunas financieras. ¿Podrían unirse todos los países deudores y romper el contrato social financiero con los bancos mundiales?

El gobierno de Peña Nieto mostró su sumisión a este modelo de dominio en las sonrisas de la reina Isabel II de Inglaterra, en las de la directora del Fondo Monetario Internacional y las del presidenta alemana en su primera visita a Europa, luego en el acatamiento a las medidas dictadas por la OCDE para organizar su gobierno favoreciendo las reformas políticas, financieras, energéticas y educativas a favor del capitalismo internacional y en contra de la sociedad mexicana y su patrimonio territorial, patrimonial y político. Esta es la jaula de la cual quiere salir México en el próximo sexenio. Los gobiernos que denunció Rousseau no fueron suprimidos, subsistieron; las dictaduras del proletariado no suprimieron el capitalismo, las democracias europeas y norteamericana no pudieron ser gobiernos del pueblo, por el pueblo y para el pueblo; la Organización de la Naciones Unidas no pudo establecer la paz mundial; El Estado Mexicano no ha podido defender su soberanía, ni servir al pueblo mexicano. ¿Podrá el próximo gobierno mexicano hacerlo?

Jesús Caballero y Díaz

Pueblo de la Candelaria, Coyoacán

Ciudad de México a 20 de junio del 2018

Jesús Caballero y Díaz
Maestro y formador de docentes

Agregar comentario