Usos múltiples

El timbre de las ocho

Armando Meixueiro Hernández
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


Dilemas de la sociedad de la indignación

El profesor César Labastida enfrenta un dilema difícil de resolver: Después de haber visto y escuchado dos debates de los candidatos presidenciables en México y de ser sorprendido por la andanada de ataques, ofensas, contraofensivas, dimes y diretes que se publican diariamente en las redes sociales, con motivo de las campañas electorales en México, ha tomado la decisión de quedarse al margen de las discusiones.

Y es que el profe César Labastida tiene esa sensación rara que ha padecido en época de elecciones federales en México. Un aire de saturación de las campañas negativas que le hace despeñarse en el vacío. Ya van varios procesos electorales en que al parecer los medios de comunicación cargan los dados. No existe el mínimo pudor u objetividad para manifestar la animadversión hacia un determinado candidato. Cada campaña negra es más ruin, intensa y sin piedad.

Él profesor Labastida Esqueda se defiende de esa oleada con varios métodos: cambia la estación de radio cuando el conductor comienza con la andanada de noticias falsas o percibe la exageración de comentarios en contra; también hace zapping con su viejo control de televisión cuando aparece la sombra de la campaña negativa, lee varios periódicos para formarse un juicio propio o de plano evita los medios tradicionales.

En las redes sociales, a las cuales también recurre, las cosas son un poco más balanceadas, sin que desaparezcan de todo los efectos de la campaña negra. César ha leído la forma en que las redes juegan con el mejor postor. Y se divierte con otras opiniones, chistes, memes y otras piezas comunicativas que hacen variopinta las campañas.

Sin embargo, el vacío que lo envuelve, lo ha descubierto en sus compañeros docentes y en la gente en general. Escucha opiniones que no comprende y lo sorprenden. Escucha entre sus colegas decir: “ahora que ya no hay mujer por quien votar, mejor no voto”; “a mí me gusta como habla el peloncito pelirrojo”; “me cae muy bien la esposa de aquel”; “no lo van a dejar ser presidente”; “voy a votar por la hija de Tomás”; “el norteño es el nuevo Fox”; “ya pactó con la mafia del poder”; “vamos a estar peor que Venezuela”

—¡Como si fuéramos Suecia! —le increpa César a la maestra Conchita, que ascendió como supervisora mucho antes que se cocinara la última reforma educativa.
—¿Ya ve? ¡Usted es igual de grosero que ése!

César se pregunta si esta falta de cultura política y educación para la democracia es intencional o es consecuencia de la pobreza generalizada, o de plano, producto del impacto de los medios de comunicación.

Sumido en esas disquisiciones sobre elecciones y democracia, el profe César encontró, no sabe si por azar o por fortuna, un video que publicó en el facebook uno de sus primos más críticos. Se trataba de una síntesis del libro En el enjambre de un pensador coreano que desconocía, Byung-Chul Han. Lo escuchó y miró con desconfianza, como toda la información que desfila por esa red social, pero atrajo su atención el análisis sobre la tecnología digital y el concepto de respeto que se explicaba; y hacia la mitad de la grabación quedó enganchado por las reflexiones sobre el poder en relación con la sociedad del espectáculo y la sociedad de la indignación.

Cautivado por el replanteamiento que hace Han sobre la idea de masa y de enjambre con respecto al homo digitalis y al sujeto del neoliberalismo, el profesor Labastida continuó escuchando el video hasta el final. Y lo sedujeron las ideas de síndrome de fatiga informativa y la manera en cómo el sistema político se ha vuelto una ficción democrática.

Al profesor César Labastida le pareció que Byung-Chul Han explicaba la situación que se estaba viviendo en México con el tema de las elecciones y los procesos democráticos. Y se enteró que además del libro El enjambre, el autor abordaba en otro ensayo lo que denominaba psicopolítica y, entusiasmado, vió ese video también.

El sábado, camino a su clase de Estrategias didácticas con profesoras de preescolar, César Labastida se pregunta si debe abordar los contenidos del curso o aprovechar la sesión para emprender un proceso de concienciación.

Lo va pensando mientras conduce su auto y oye en la radio el spot de un candidato que está secuestrado. Lo sigue pensando y estaciona el automóvil y frente al espectacular de un candidato sonriendo, con chaleco y camisa en mangas azules, que aseguró ganar mil veces más que él, y que está por defender la disque Reforma educativa.

El profesor Labastida entra a su salón y pregunta sin más:
—¿Qué tiene que ver nuestro modelo escolar con los candidatos a la presidencia?
—Nada profe. —contestan a coro dos alumnas desde el fondo del salón.

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario