Hombre%20con%20antorcha
Orientación educativa

Trazando sensibilidades

Ricardo Domínguez Pérez


Entre la esperanza y el horror

“La esperanza es una especie de ímpetu natural
posible y necesario, la desesperanza
es el aborto de este ímpetu”
Paulo Freire

Dice el dicho popular: “La esperanza es lo último que se pierde” y en este contexto donde van más de 50 mil muertos por causas violentas a nivel nacional o en el caso educativo el país tiene un rezago de 33 millones de jóvenes mexicanos mayores de 15 años de edad, en los cuales existen con 6 millones de analfabetas, creo importante partir de la mitología para re-encontrar la voz de la esperanza que es reflejo de sus mitos fundantes que dan esperanza en el futuro.

Considero importante hacernos los siguientes cuestionamientos, antes de leer el siguiente texto ¿de dónde viene la idea de la esperanza?, ¿Qué pasa cuando un individuo o nación pierde la esperanza? y ¿Cómo encontrar la voz de la esperanza?

La esperanza es lo último que se pierde

En la mitología griega se narra más o menos así, la siguiente historia; Cuentan que Epimeteo, hermano de Prometeo, —sí, de aquel titán que fue mandado a encadenar por Zeus por entregar el fuego a los hombres—, recibió un día un regalo del mismísimo Dios Zeus, bueno en realidad eran dos regalos, uno era el de una mujer muy hermosa: Pandora, la primera mujer, quien llevaba consigo una caja de madera en el momento de ser entregada a Epimeteo —quien sin chistar recibió el regalo— no tanto por la admiración que sentía por la bella joven, sino por el temor a Zeus y recordando el tormento que sufría su hermano, así que los aceptó.

Cuando Zeus entrego los regalos le dijo a Epimeteo; —por ningún motivo abras esa caja— lo que contiene no puede ser admirado por los hombres—. Epimeteo prometió no hacerlo, por lo cual escondió la caja en un lugar seguro dentro de su casa. Pasado el tiempo un día Pandora encontró por casualidad la caja y como no se encontraba su esposo, la abrió para ver qué contenía adentro, para su sorpresa de ella salieron en forma de tormenta y fuertes vientos: la guerra, el hambre, las muertes violentas, la ignorancia, la traición, enfermedades y demás miserias que hasta entonces inundaron a la humanidad.

Pandora trató con el horror que sentía de cerrar la caja, en ese momento llegó Epimeteo y ambos pudieron cerrarla, pero ya para entonces todos los horrores que aquejan a la humanidad desde ese día ya se estaban esparciendo por la Tierra, pasado el susto, abrieron la caja para ver lo que había quedado, para su admiración vieron que de ella salía, en forma de un hermoso pálido punto de luz, la Esperanza, quien al último pudo salir y también inundo la Tierra, por eso decimos que ¡la esperanza, es lo último que se pierde!

Es por esto que nuestra revista en un año de su creación ha pretendido ser un faro de esperanza, nacido de un proyecto generoso que se da a los otros sin más que compartir utopías esperanzadoras, por lo cual es necesario seguir manteniéndola encendida y esparcirla a las nuevas generaciones a fin de compartir y renovar esfuerzos entre todos los interesados en la Educación y en el destino del país.

La esperanza es el ímpetu de los vanguardistas y de los utopistas, de los que creemos que enseñar es un arte donde creamos imaginarios colectivos alrededor de la idea esperanzadora de que un mundo mejor es posible, aunque no nos toque verlo, este es el saber que trasmitimos cuando los docentes encontramos la voz de la esperanza en la enseñanza, palabras que se hermanan, por eso sostengo, basado en pedagogos críticos como lo fue Paulo

Freire que todo acto de enseñanza es una búsqueda de esperanza, para ello tenemos que educar esparciendo la pasión, la alegría y la fe en la humanidad desde el compromiso político con la humana humanidad.

15 /IX/2011

Ricardo Domínguez Pérez
Maestro experto en arte

SOLEDAD. 08 de Octubre de 2011 16:08

RICARDO:

Un abrazo infinito y que la esperanza siga su andar en este mundo maravilloso que día a día nos regala su belleza y plenitud. Sólo los corazones y almas grandes podrán proyectar esas bellezas que algunos se niegan a ver por conveniencia o negación así mismos.

Me es muy grato leer la revista.

SOLEDAD

Nidia. 10 de Octubre de 2011 18:11

La muerte es lo que le sigue a la des-esperanza, por eso hoy más que nunca necesitamos reencontrar la esperanza. Tal vez hay que buscar en el fondo de nuestro corazón, entre los sueños, junto a la confianza, detrás del amor. En los ojos de un maestro que realmente toque el espíritu de sus alumnos; en los ojos de un maestro como tú. ¡Gracias por contagiar esperanza!

Agregar comentario