Portada_libro_lucha_por_la_democracia_en_america_latina
LA CLASE


Mónica Mateos-Vega


La batalla ahora por la vida: González Casanova

En la presentación de su libro Explotación, colonialismo y lucha por la democracia en América Latina, Pablo González Casanova entusiasmó al público con la fortaleza de sus ideas, sobre todo cuando le pidieron que compartiera cuál ha sido su receta para llegar a los 96 años con tal fuerza intelectual.

Luchar y amar, respondió el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien de inmediato exhortó a sus lectores: Participen. Nos toca un periodo sin precedente en la historia de la humanidad. Nuestra lucha ya no es sólo por libertad, justicia y democracia, es de hecho por la vida misma. Tan sólo la basura, por ejemplo, está destruyendo al mundo para aumentar la ganancia.

Publicada por Ediciones Akal, la obra que se comentó el jueves en la edición 39 de la Feria Internacional del Libro de Palacio de Minería (FILPM) plantea retos que deben enfrentar las ciencias sociales, en particular en este país y en el continente donde estamos viendo una gran alternativa de emancipación humana, agregó González Casanova.

Acompañaron al autor Gilberto López y Rivas, Jaime Torres Guillén y Luis Hernández Navarro, quien moderó la presentación del libro que, dijo, recupera textos claves en los cuales don Pablo ha construido conceptos para pensar la realidad actual, incluyendo una pequeña parte autobiográfica.

Explotación, colonialismo y lucha por la democracia en América Latina tiene una introducción de Marcos Roitman, quien se encarga de ordenar las distintas etapas del pensamiento de González Casanova.

En la Capilla del Palacio de Minería se dieron cita sobre todo jóvenes, en un encuentro intergeneracional en el que el maestro González Casanova explicó que comprendió la clave de su pensamiento al escribir su último artículo, una introducción al Capital de Karl Marx.

Detalló que la clave del pensamiento crítico y del marxismo no está en la economía, la dialéctica o en otra estructura de la sociedad, “la clave, desde el Manifiesto el Partido Comunista, es la categoría de ‘relaciones de explotación’, sí, las viejas relaciones, por ejemplo, entre amo y esclavo, señor y siervo, patrón y obrero. No hay que dejarse marear: toda la diferencia con las ciencias y el pensamiento capitalista radica en asumir las relaciones de explotación en el centro de la acción y del pensamiento”.

Por supuesto, don Pablo habló de México, de sus revoluciones y el zapatismo, temas con los que siempre ha estado comprometido: La contribución de nuestros pueblos al cambio social es enorme. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional es un referente mundial tan importante como fue y es la revolución cubana. Su manera de negociar la paz sin concesiones es una lección magistral de hacer política. Y no es casual. México ha estado en la punta del cambio. La Revolución Mexicana impactó al mundo y la Constitución de 1917 era incluso más avanzada que la rusa soviética.

Pablo González Casanova advirtió que “el temperamento mexicano es engañoso, porque la historia nos enseña que aguantamos y aguantamos hasta que decimos: ‘¡ya!’, y entonces sí, ¡cuidado!”

En su turno, el antropólogo Gilberto López y Rivas destacó que la obra de Pablo González Casanova, seleccionada y prologada por Marcos Roitman, “constituye un instrumento indispensable para enfrentar, desde el pensamiento crítico y la coherencia ética, los retos de una ciencia social comprometida con los pueblos en la acuciante realidad que vive la humanidad, en particular, nuestra América, en la trasnacionalización capitalista neoliberal.

Don Pablo representa ese vigía que los zapatistas describen como el centinela de la reflexión crítica, que sabe distinguir los cambios, que mira los indicios, los valora y los interpreta, que no se cansa y señala los peligros, las tormentas, sin consignas, autos de fe ni modas de la academia extractivista o la intelectualidad al servicio del poder.

El también antropólogo Jaime Torres Guillén, autor del libro Dialéctica de la imaginación: Pablo González Casanova, una biografía intelectual publicado por
La Jornada/Demos (2014), insistió en el papel del ex rector de la UNAM no sólo como analista de la realidad mexicana y latinoamericana, sino como elaborador de conceptos científicos y críticos para comprender esta realidad, así como la importancia que ha dado no sólo a hablar de la explotación, sino, por ejemplo, a mostrar cómo en el capitalismo actual y en países como México sigue habiendo esclavos.

En México hay aproximadamente un millón de personas que trabajan como esclavos, apuntó don Pablo.

Luego de 10 minutos de preguntas y respuestas, González Casanova se retiró entre aplausos, con el ánimo y la gentileza de detenerse con quienes le solicitaron una selfie.

Periódico La Jornada Lunes 5 de marzo de 2018, p. 6

Mónica Mateos-Vega

Agregar comentario