5600_que_es_una_evidencia
LA CLASE


Daniel Flores Salgado
Suri Sadaí López Sandoval


El portafolio de evidencias; herramienta pedagógica en la evaluación formativa

Con la Reforma Educativa implementada en el año 2013 en nuestro país, se ha subrayado en la importancia de la evaluación en los diferentes procesos del hecho educativo. Entre los aspectos esenciales de la misma, se resaltan las formas en que deben desarrollarse en la práctica cotidiana y lo que implica la evaluación formativa en el aprendizaje de todos los alumnos.

El propósito de estos aspectos evaluativos, recae en evitar que el desenvolvimiento escolar del alumnado se remita simplemente para emitir juicios de valor cuantitativos sin aprovechar los resultados que se vayan generando durante los procesos de enseñanza y de aprendizaje; es necesario partir de una planificación derivada de un diagnóstico sistemático que permita establecer estrategias tanto de enseñanza como de evaluación, que respondan a las necesidades del contexto escolar en el que se desenvuelven los alumnos y por supuesto de sus características individuales.

A pesar de que el vigente Plan de estudios inicio desde 2011, al interior del sistema escolar se mantiene aún la cultura de calificación y de medición, más que de evaluación. Este documento de carácter nacional (SEP, 2011a), se enfoca a evitar posturas que se basen específicamente en el uso de exámenes, por ello la inquietud y deseo por demostrar, lo valioso y útil que puede resultar para la evaluación formativa el uso de una herramienta pedagógica como lo es el Portafolio de Evidencias (PE), el cual nos permite a los docentes tener una visión más allá del registro y capacidad memorística a la hora de evaluar, ya que es importante que sean reflejados entre otras cosas, la toma de decisiones que realiza el alumno de manera procesual y que puede ser evidenciada en este recurso, conforme a lo que señala Murillo (2012), en relación a que tanto el pensamiento estratégico como las emociones tienen un rol fundamental en este proceso.

Desde la perspectiva del mismo Plan (SEP, 2011a:35), se define a la evaluación de los aprendizajes como

“el proceso que permite obtener evidencias, elaborar juicios y brindar retroalimentación sobre los logros de aprendizaje de los alumnos a lo largo de su formación, por tanto, es parte constitutiva de la enseñanza y del aprendizaje”.

En materia normativa, el Acuerdo Secretarial 696 (SEP, 2013b), considera las formas en que deben desarrollarse estos. Así mismo, en la Ley General de Educación (SEP, 2013a), está comprendida entre otros aspectos la medición individual de los educandos, en lo referente a conocimientos, habilidades, destrezas; todo lo cual, se encamina al logro de los propósitos establecidos. Por lo tanto es importante destacar, que por un lado los lineamientos que definen en forma normativa los procesos de evaluación, consideran en todo momento tanto este carácter de obligatoriedad como el pedagógico en forma precisa.

Todo lo anterior nos lleva la necesidad de conocer a detalle los diferentes tipos de evaluación y de instrumentos sugeridos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través del Plan de estudios y de los programas de grado, con base en la propuesta pedagógica del mismo, y haciendo énfasis en el PE como herramienta de reflexión, que favorezca la evaluación formativa en los procesos de enseñanza y de aprendizaje, al igual que del proceso de evaluación en sí mismo, ya que se constituye como un vehículo que posibilita a los estudiantes involucrarse en su quehacer escolar, concientizándolos respecto a las fortalezas y áreas de oportunidad que se generen dentro del mismo proceso educativo, propiciando funcional e integralmente, la hetereoevaluación, la autoevaluación y coevaluación.

EVALUACIÓN FORMATIVA
Dentro de los 3 tipos de evaluación (SEP, 2011a), diagnóstica, sumativa y formativa, ésta última, hace énfasis en la mejora de los aprendizajes de todos los alumnos, y es denominada (SEP, 2011b:303) como las:

…acciones mediante las cuales se obtienen datos que permiten valorar el avance de los alumnos con respecto a los aprendizajes esperados o identificar los obstáculos que enfrentan al realizar las distintas actividades propuestas…

Desde este enfoque formativo de la evaluación, es necesario establecer criterios claros y precisos que vayan de acuerdo a los objetivos de las actividades realizadas durante todo el proceso, para tener argumentos lógicos y fundamentados, favoreciendo los mismos aprendizajes, como resultado de la experiencia, la enseñanza o la observación; por lo tanto, constituye un proceso de continuo cambio, producto de las acciones de los alumnos y de las estrategias de enseñanza implementadas por el docente (Barragán, 2005), lo que implica el análisis de lo que ocurre en el transcurso del periodo establecido, como un elemento básico para la mejora.

En congruencia con el principio pedagógico, Evaluar para aprender (SEP, 2011a); se destaca, que al considerar a la evaluación de los aprendizajes como un proceso que propicia la retroalimentación sobre los logros de los alumnos a lo largo de su formación, la concibe como parte constitutiva de la enseñanza y del aprendizaje. Esta relación es fundamental, porque aunque son procesos diferentes, tienen una interacción total y su desarrollo debe estructurarse desde los resultados que se obtengan en la práctica.

INTERVENCIÓN DOCENTE EN EL PROCESO DE EVALUACIÓN

Siguiendo en congruencia con el enfoque formativo, el docente lleva la responsabilidad de evaluar los aprendizajes (SEP, 2011c), para lo cual debe establecer estrategias sistemáticas de seguimiento en el aprovechamiento de sus alumnos y en su intervención debe crear oportunidades de aprendizaje, estableciendo los ajustes necesarios en su práctica, en atención a la particularidad de cada alumno. Es decir, la forma en que desarrolle sus procesos de enseñanza y de evaluación, determinará si esta última tiene un carácter formativo.

A lo largo del ciclo escolar, a partir de las Secuencias Didácticas implementadas por el docente, con los momentos y procesos que ésta considera (Flores, 2016), se desarrollan las acciones de evaluación, determinadas por el momento en que son realizadas y por quienes participan en ellas (SEP, 2011c). En este enfoque, se debe privilegiar entonces, que los docentes evalúen de manera interna y participativa (SEP, 2012a), al considerar los aprendizajes de los alumnos como el centro de atención de la evaluación en el aula.

El rol del docente en el proceso de confección del PE, consiste entonces, en realizar la recopilación selectiva, deliberada y variada de las producciones de los alumnos, que sean relevantes tanto para la comprensión del progreso de los aprendizajes, así como la calidad mediadora que implica, puesto que dependerá del profesor en gran medida la conducción, determinación de objetivos, evaluación individual y colectiva del instrumento que se propone, realizando el concepto que va de la mano con la idea de un andamiaje, situación de interacción entre un sujeto experto, o más experimentado en un dominio (Coll, 2003) y en otro novato o menos experto, en la que el formato de la interacción tiene por objetivo que el sujeto menos experto se apropie gradualmente del saber experto.

PORTAFOLIO DE EVIDENCIAS; USO Y ASPECTOS PEDAGÓGICOS

En un estudio realizado, López (2017) identifica que a pesar de que el 56% de los docentes en Educación Primaria refieren conocer y usar esta herramienta, el 47% señala que apenas empezó su implementación en el ciclo escolar pasado, y se detectó que el 65% de los profesores que lo utilizan, lo hacen como un elemento de “colección” de diversos productos realizados por sus alumnos.

Este análisis nos hace pensar que en realidad o no se utiliza el PE, o se desconoce las posibilidades pedagógicas que este ofrece para desarrollar una evaluación formativa, aspecto que subraya en la necesidad vital y congruente de la importancia de la formación docente (Flores, 2011), a la cual no suscribimos en forma total.

Para especificar estos elementos teóricos y metodológicos, en acuerdo con Hernández (2007), el portafolio constituye un método tanto de enseñanza como de evaluación, y debe integrarse (SEP, 2012b) por un conjunto de trabajos y producciones (escritas, gráficas, cartográficas o digitales) realizadas de manera individual o colectiva, que se constituyen como evidencias relevantes en el proceso del logro de los aprendizajes esperados de los alumnos, de sus avances y de la aplicación de los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales. De esta forma, la integración del PE, debe considerar las siguientes fases (SEP, 2012b:47):

  • _Fase 1 Recolección de evidencias
  • Fase 2 Selección de evidencias
  • Fase 3 Análisis de evidencias
  • Fase 4 Integración de evidencias_

La observación, revisión y análisis de las producciones de los alumnos (SEP, 2012b), permiten al docente contar con evidencias objetivas, no sólo del producto final, sino del proceso que siguieron para su realización, aspecto metodológico formativo.

CONCLUSIONES

Como hemos evidenciado, los portafolios representan una excelente alternativa para fortalecer los procesos de enseñanza de los profesores, a través de la reflexión, el análisis, la toma de decisiones, los planes de acción; y sobre los de aprendizaje del alumnado, promoviendo una evaluación auténtica, no centrada en la medición de estándares, sino en criterios, que unidos a otros instrumentos propiciarán esta evaluación formativa.

Por lo tanto, se infiere de acuerdo a todo lo analizando, que el objetivo del "Portafolio de Evidencias”, cuando este es empleado por el docente al interior de su función, presenta evidencias de cómo organiza y planifica eficientemente sus estrategias de enseñanza, cómo crea las condiciones propicias para el aprendizaje, y cómo desarrolla sus actividades, respetando la diversidad y generando así oportunidades de aprendizaje para todos los estudiantes. Por otro lado, desde el punto de vista del alumno, lo guía en sus actividades académicas y le permite que este perciba significativamente su propio progreso y a su vez, lo encamina continuamente para que sea participe de forma progresiva en su proceso de aprendizaje.

Algunas de las ventajas del portafolio se acicalan en la promoción y participación del estudiante en términos que monitoreé, se responsabilice y evalúe el propio aprendizaje de forma autónoma y bajo un pensamiento crítico reflexivo y, por ende, le permiten al docente explorar con base a esto las actitudes de los alumnos.

El maestro es un agente decisivo en el desarrollo de la sociedad, en la medida que su compromiso de formar ciudadanos transformadores de su entorno en beneficio de las mayorías, se vea plasmado en cada acción que realiza desde el aula. Cuando encontramos prácticas correspondientes a este fin, sin duda, habremos dado un paso firme en la posibilidad de un futuro menos limitante para estas mayorías.

CONSULTAS

  • Barragán, R. (2005). El portafolio, metodología de evaluación y aprendizaje de cara al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior. Una experiencia práctica en la Universidad de Sevilla, en; Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa, vol. 4, núm. 1. España.
  • Coll, C. (1993). El constructivismo en el aula. Edit. Garó. España.
  • Flores, D. (2011). Taller de formación en Educación Ambiental para los docentes de la Escuela Primaria “José Martí” 2010-2011: Una experiencia de intervención educativa. Tesis de Maestría. Universidad Pedagógica Nacional. México.
  • _____ (2016). El fortalecimiento de las secuencias didácticas como elemento esencial de la gestión directiva del supervisor, en el acompañamiento técnico pedagógico en el aula. Tesis de Especialidad en Gestión Directiva de Calidad en Educación Básica. Centro de Actualización del Magisterio en el Distrito Federal. México.
  • Hernández S. et al (2007). Metodología de la Investigación. Cuarta Edición. McGraw-Hill Interamericana. México.
  • López, S. (2017). Portafolio de evidencias como herramienta de reflexión y evaluación formativa del proceso de enseñanza y de aprendizaje, en la Escuela Primaria “Zambia”. Tesis de Maestría. Universidad Latina. México.
  • Murillo, G. (2012). El portafolio como instrumento clave para la evaluación, en educación superior_.; en Revista INIE, Volumen 12. http://revista.inie.ucr.ac.cr/uploads/txmagazine/portafolio-instrumento-clave-evaluacion-educacion-superio-murillo.pdf (fecha de consulta 08 de febrero de 2018).
  • López, S. Portafolio de evidencias como herramienta de reflexión y evaluación formativa del proceso de enseñanza y de aprendizaje, en la Escuela Primaria “Zambia”.
  • SEP (2011a). Plan de estudios 2011. Educación Básica. Primaria. México.
  • _____ (2011b). Programas de estudio 2011. Guía para el maestro. Educación Básica. Primaria. Cuarto grado. México.
  • _____ (2011c). Programas de estudio 2011. Guía para el maestro. Educación Básica. Primaria. Sexto grado. México.
  • _____ (2012a). El enfoque formativo en la evaluación. Libro 1. México.
  • _____ (2012b). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo. Libro 4. México. http://es.slideshare.net/paco62/las-estrategias-y-los-instrumentos-de-evaluacin-desde-el-enfoque-formativo (fecha de consulta 31 de enero de 2018).
  • _____ (2013a). Ley del Servicio Profesional Docente. México.

**_____ (2013b). Acuerdo Secretarial 696_. México. http://www.dof.gob.mx/notadetalle.php?codigo=5335233&fecha=07/03/2014 (fecha de consulta 02 de febrero de 2018).

Daniel Flores Salgado
Doctorante en Educación (UCI), Maestro en Educación Ambiental (UPN), Especialista en Gestión Directiva de Calidad en Educación Básica (CAM-DF), Especialista en Educación y Computación (UPN), Licenciado en Administración (UAM), Licenciado en Educación Primaria (BENM), Supervisor de Educación Primaria (SEP), Capacitador (IFIIE), Sinodal externo de la Licenciatura en Educación Primaria (CENEVAL).

Suri Sadaí López Sandoval
Maestra en Docencia (ULA), Licenciada en Educación Primaria (Esc. Normal La Florida), Profesora de grupo (SEP).

Agregar comentario