Usos múltiples

El timbre de las ocho

Armando Meixueiro Hernández
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


El precio de la educación pública

I

César Labastida imparte clase los sábados en una universidad formadora de docentes. Le asignaron la materia de “Política Educativa actual”. Esta por preparar el tema que sigue en el curso: Las Reformas Educativas.

El profesor Labastida supone que, dadas las políticas educativas actuales, debe hablar positivamente de tres cosas que le parece se deben discutir: los cambios exprés y recientes que se dieron en las leyes educativas impulsadas desde el gobierno y el legislativo; las evaluaciones a los maestros; y el enfoque por competencias. De hecho están en ese orden en los subtemas (1.1, 1.2, etc.), acompañadas de calificativos como irrenunciables o indispensables.

Es la noche del viernes y César está en su pequeño estudio frente a su Tablet, teclea en un buscador: “Reforma estructural educativa”. Inmediatamente aparece asociada a la frase escrita la palabra “privatización” en los diferentes sitios que le señala la búsqueda.

El profesor César recorre la lista de sitios sugeridos y abre un informe que le promete un mapa o cartografía de las formas en que se han desarrollado las reformas y privatizaciones educativas en distintos países de la región que habita. El estudio se titula: La privatización de la educación en América Latina y está firmado por Antoni Verger, Mauro Moschetti y Clara Fontdevila.

Lee en los primeros párrafos de la Introducción:

“La privatización de la educación es un fenómeno global que se presenta de forma especialmente acusada en algunas regiones del planeta. América Latina es la región en que la privatización de la provisión educativa ha crecido de forma más pronunciada y constante en las últimas décadas. América Latina destaca no sólo por tener la tasa de escolarización primaria privada más elevada del mundo, sino por ser además aquella en la que el crecimiento de la oferta privada ha sido más sostenido. En el nivel secundario, América Latina encabeza el ranking de regiones con mayor participación privada, pero en este caso comparte posición con los países del África subsahariana.”

En forma instintiva y decidida, el profesor Labastida enciende su computadora e inicia una presentación para exponer con una sola diapositiva, en la que va colocando las formas de privatización que le señala dicho trabajo. Anota:

  • La privatización educativa como parte de la reforma estructural del Estado
  • La privatización como reforma incremental
  • La privatización ‘por defecto’ y la emergencia de escuelas privadas de bajo costo
  • Alianzas público-privadas históricas
  • La privatización por la vía del desastre
  • La privatización latente
  • La contención de la privatización

César observa lo que apuntó, va por un té a la cocina y prende un cigarro. Y practica su juego favorito: pensar. Reflexiona en su país, México, más que en los otros ejemplos que describe la lectura. Nota que la mayoría de las formas de privatización educativa se han practicado, en mayor o menor medida, en su patria, en las últimas tres décadas. Se detiene a hacer inferencias: distingue que de las siete formas de privatización, seis son verdaderamente amenazantes y se han ido presentando en forma cada vez más voraz e incontenible.

Ingiere el té de un solo trago, hasta que la bolista con manzanilla deja de flotar y yace en el fondo de la taza. Apaga sus gadgets y se acuesta, aunque no logra dormir de inmediato.

II

Es de mañana en la universidad y César se siente desvelado. Entra al grupo y coloca el cañón y la computadora frente a los alumnos. Habla. Se extiende en contar la historia de una educación pública que después del proceso revolucionario fue creciendo hasta alcanzar casi todo el territorio. Que formó maestros, orgullosos de su oficio, para atender necesidades; que se inventó misiones culturales y profesores con un apostolado laico; que impartió millones de clases y regaló miles de libros; que dotó de edificios y equipamiento a las escuelas. Que les dio organización, seguridad, estructura y hasta cuadernos y desayunos. Una escuela pública que también implementó televisiones educando en lugares lejanos. El profesor Labastida Insistió en que las escuelas públicas fueron el corazón de las comunidades y la contención de abusos y privilegios de caciques y otros factores de poder. La escuela pública fue durante décadas el gran factor de movilidad social, dijo al final.

—Después —señala con aire descorazonado el profesor— vino la gran marea privatizadora, que es un hecho reciente en la historia de la educación de este país, y su impacto ha sido demoledor.

Les habla de las siete formas de privatización y va demostrando, una a una, cómo se han implementado en México. Ya exaltado, pregunta:

—¿Qué nos queda de este “tsunami” privatizador educativo? ¿Todavía podemos hacer algo?

El silencio se hizo presente en el salón hasta volverse incómodo, las miradas eludían al profesor y se dirigían al suelo, a las mesas o a los cuadernos.

Sólo María, después de un minuto, levantó su mano y expresó:

—Nos queda, profe, lo que ya nos ha dicho muchas veces: formarnos… Y también la resistencia, la organización y la esperanza, como aparece en el último punto de su presentación… ¿Nos lo podría explicar con más detalle?

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Anónimo. 07 de Marzo de 2018 11:40

la educación privada es un invento de la burguesía capitalista, clasista. la inglesa es el modelo: la educación media y la superior solo al alcance de la aristocracia y la alta clase media. Por siglos la educación primaria fue objeto del hogar, el taller y la calle. sus productos: los trabajos de servicio doméstico, la vagancia, las raterías, la prostitución y el crimen. Los ricos crearon escuelas privadas famosas, los pobres escuelas miserables normales privadas como las que formaron a las famosas novelistas inglesas hermanas bronte: autoras de Cumbres Borrascosas así como Orgullo y Prejuicio. En México Férnandez de Lizardi descubre al maestro particular a principios de la independencia, en la Reforma Liberal de 1857 creó la enseñanza libre, es decir el libre ejercicio de la docencia como una de las libertades constitucionales, la libertad de enseñanza con el solo requisito de presentarse ante la autoridad municipal para pasar un examen y recibir la licencia para fundar una escuela y vender sus servicios escolares. Con el positivismo se creó una escuela intermedia para acceder a la educación en las escuelas profesionales nacionales: la Escuela Nacional Preparatoria; los pedagogos del tercer tercio del siglo XIX lograron que algunos municipios de algunos estados crearan escuelas primarias públicas gratuitas, escasas por cierto, luego advirtiendo la necesidad social provocaron congresos educativos destinados a sustituir las escuelas lancasterianas privadas y oficiales por nuevos servicios escolares,lograron tesis estupendas: la educación como un servicio público a cargo del estado y la obligación de formar a a los maestros en escuelas normales. Pionero en esta modernidad fue el estado de Veracruz , el cual primero creó escuelas primarias y luego los procesos de actualización y finalmente la Escuela Normal Veracruzana. El Congreso de Higiene Escolar concluyó en normas para cuidar de el desarrollo saludable de los escolares como requisito para su fundación, no solo procuraban normas higiénicas, también recomendaciones de respeto a la personalidad infantil, antes objeto de castigos y maltratos físicos. Los Congresos Pedagógicos del tercer tercio del siglo XIX propusieron la obligación del estado y sus gobiernos para otorgar la educación pública con las garantías propuestas por la Revolución Francesa:laica, obligatoria y gratuita, México buscaba una democracia liberal y una educación para sostener ese modelo político, las clases burguesas reaccionaron trajeron maestros y modelos educativos europeos para no caer en las escuelas públicas, no unirse con la plebe a la que despreciaban y sostener un status de privilegio, incluso contrataban preceptores e institutrices europeas para distinguirse de las pretensiones democratizadoras del liberalismo y luego de la Revolución Mexicana. La escuela pública llegó a los públicos antes ignorados:los pueblos indígenas y los campesinos mestizos pobres con la creación de la Secretaría de Educación Pública, la cual fue rechazada por las clases “acomodadas”. La guerra cristera hizo que suspendieran también los privilegiados servicios escolares servidos por distintas órdenes religiosas, tras la pacificación del país, la escuela privada subsistió creando una actitud moral de superioridad frente a la escuela pública, hecha según su criterio para la plebe, la democracia no fue precisamente su modelo y para aumentar la diferencia, los mas ricos llevaron a sus hijos a las escuelas extranjeras, los menos sostuvieron escuelas privadas de maestros franceses, ingleses, alemanes, norteamericanos que se unieron a las de los jesuítas, los maristas,los protestantes y diversas órdenes religiosas católicas femeninas. El laicismo gubernamental toleró su existencia invitándolos a obligarse a los planes y programas de estudios públicos oficiales. México se partió así en dos partes desiguales: una que ocupaba la educación privada, otra: la obligatoria para las clases populares, en esta la pretensión democratizadora, constitucional; en la otra el cultivo del orgullo supremacista favorecedor de la actitud dirigente y excluyente. luego la educación se convirtió en mercancía, los padres de familia en clientela y los hijos en víctimas del mercado- si no les gusta, salgánse. La globalización neoliberal de fines del siglo XX llegó a proponer la supresión de las fronteras de los estados nacionales, incluso la supresión del estado y concretamente el financiamiento de los servicios logrados por “el estado de bienestar” logrado por las políticas socialdemócratas de todo el mundo y promovidos por la Organización de las Naciones Unidas y sus organismos para la educación, la ciencia, la cultura, la salud, los derechos laborales, los derechos humanos, los derechos de los niños, los derechos de los ciudadanos, todos objeto de presupuestos fiscales que según el neoliberalismo se restaban al desarrollo del supercapitalismo mundial, en este modelo político internacional ante las ganancias del capital en el mercado
comercial mundial se sumó el sistema de préstamos del Banco Mundial y del Fondo monetario Internacional a los estados nacionales con lo que se obtuvieron y obtienen ganancias financieras extraordinarias que capitalizan los grandes bancos norteamericano y europeos, incluso sobre las ganancias de la corrupción que ingenuamente los corruptos depositan en los presuntos refugios financieros, hoy sabido, partes del mismo sistema mundial. Así que: ¿para que sirve la educación? ¿a quien le sirve el magisterio? ¿solo la educación normal sirve para la educación que quiere el gobierno? ¿los educandos tenemos,
tendremos la educación que nosotros queremos, a la que aspiramos? y finalmente ¿qué haremos para tenerla?

Agregar comentario